El Bon Rescate es nuestro salvador

Hoy les queremos hablar de unas goticas de esencias florales que nos han ayudado en momentos de estrés o angustia. Se llaman Bon Rescate y son un remedio natural pensado para rescatar (duh) a personas que se encuentren en momentos de crisis. ¿De dónde salieron? ¿de qué están hechas? ¿cómo funcionan? ¿sí funcionan en serio? y ¿para qué nos han servido a nosotras? son algunas de las preguntas que les responderemos en este post.

BonRescate.jpg

¿DE DÓNDE SALIÓ EL BON RESCATE?

A principios del siglo XX, un doctor y homeópata inglés llamado Edward Bach se dedicó a estudiar los fines terapéuticos de las esencias florales. Entre el montón de esencias que preparó, hay una en especial que es de la que hablaremos hoy, el “Rescue Remedy” o rescate. El doctor Bach hizo este remedio como una medida de primeros auxilios para personas que afrontan situaciones difíciles.

El señor Bach creía que los problemas físicos de las personas eran manifestaciones de desequilibrios emocionales. Él creía que al tratar estos desequilibrios, la gente se recuperaría más rápido de sus problemas físicos. O sea, en resumen: que entre mejor esté uno emocionalmente, mejor está físicamente.

TUSA, TESIS, TODO LO MALO: LA EXPERIENCIA DE MARÍA ALEJANDRA

Hace unos años estuve muy triste porque había terminado con un novio y era mi primera tusa. Intentaba llorar solo cuando estaba en la casa con mi mamá y nunca lloré delante de otras personas de mi familia porque no quería preocuparlos. Un domingo en un almuerzo familiar la abuelita de mi hermano me entregó un tarrito de Bon Rescate (aunque no me vio llorando, seguro yo tenía cara de tragedia) y me dijo que me tomara 10 gotas, que me iba a sentir mucho mejor. Esa noche dormí deli. Me sentí tan aliviada que decidí andar con mi tarrito para usarlo en el momento en el que mis preocupaciones y angustias se apoderaran de mi.

La tusa pasó y de regalo me quedaron mis gotas mágicas. No uso Bon rescate todos los días, únicamente lo uso cuando estoy muy angustiada o tengo mil cosas en la cabeza. Ahora que estoy más grande, mis angustias casi siempre vienen atadas a presiones académicas o laborales, por ejemplo mi tesis. Todos los que me conocen saben que sufrí, lloré, no dormí, vivía nerviosa y en lo único que podía pensar los últimos tres meses del semestre era en que no me iba a graduar. ¡Pero sí me gradué! Con muchas manos ayudándome a hacer planos y maquetas y con mis góticas siempre al lado de la escala y el rapidógrafo. Eventualmente cuando tengo días de mierda no veo la hora de llegar a mi casa, quejarme con mi mamá, pedir sushi y acostarme a ver series mientras me clavo mis 10 gotas de rescate debajo de la lengua.

No sé si están científicamente comprobadas o de dónde salieron las gotas pero las amo y siempre se las recomiendo a personas que están en medio de alguna crisis existencial, como a Juliana cuando estaba planeando todo para irse a Nueva York y en su cuerpecito no cabía toda su angustia.

¿PERO SÍ FUNCIONA O ES PURA CHÁCHARA? LA EXPERIENCIA DE JULIANA

El Bon Rescate no es un medicamento, así que si alguien les dice que está probado científicamente que hace tal y tal cosa a nivel molecular, les está hablando mierda. Preparándonos para este post e investigando para escribirlo, leímos varios estudios científicos y todos llegaron a la misma conclusión: que lo más probable es que el Rescate y otros remedios florales tengan un efecto placebo.

Pero eso no significa que no funcione. La palabra “placebo” a veces se lee con desconfianza y muchos la ven como sinónimo de “mentira”. Pero para mí, Juliana, descubrir que el Bon Rescate es un placebo es una oportunidad para reflexionar sobre qué es lo que realmente hace.

Jamás les diríamos que usen el Bon Rescate como terapia para enfermedades que necesiten de una intervención médica. Si sufren de depresión, trastorno límite de la personalidad o cualquier otra enfermedad mental, unas gotas de esencias florales no son la solución. Para esos casos existen medicamentos y terapias con profesionales de la salud.

Pero si lo que ustedes tienen es un caso puntual de estrés, si en las noches no son capaces de dormir con facilidad porque algo les está angustiando, tal vez el Bon Rescate les pueda ayudar. No porque actúe como antidepresivo o como ansiolítico, sino porque es una especie de recordatorio, al menos para mí, de que debo calmarme y que yo tengo el poder de hacerlo. Empecé a usar Bon Rescate en los meses antes de mudarme a Nueva York, como ya les contó María Alejandra, porque sentía que el cerebro me vibraba de tanto estrés acumulado. Desde eso, lo he usado cada vez que me he mudado, que son los momentos en los que más estrés he sentido.

En lo que a mí concierne, podrían ser gotas de agua pero lo importante es que se han convertido en una especie de ritual de calma para momentos en los que siento que la cabeza me va a estallar de tanto pensar. Abrir el frasco, contar las gotas de Bon Rescate y parar por unos minutos, es un proceso que me obliga a estar más presente, a ser más consciente de cómo me siento y a frenar mi angustia. Hagan de cuenta que estas gotas son como un abrazo de la mamá acompañado de un susurro que dice “calma, todo va a estar bien”.

 

LA EXPERIENCIA DE LOLA Y UN MANTRA PARA TERMINAR

Crecí viendo a mi abuela hacer muchas cosas y como ya lo he escrito miles de veces, gran parte de lo que hago es gracias a ella. Por ejemplo, por mi abuelita soy una entusiasta del café y ahora en mis años adultos soy fan del Bon Rescate y la valeriana.

En mi oficina siempre se burlaban porque para mí el Bon Rescate es la solución A TODO. ¿Para qué lo uso yo? Vengan les cuento: Cuando he estado entusada es lo único que puede traer un poco de paz a mi mente. Cuando no puedo conciliar el sueño por pensamientos angustiantes me las tomo. Cuando tengo mucho estrés por el trabajo, unas gotas me ayudan a hacer una pausa y tomar las cosas con calma. Todavía no sé si es efecto placebo pero de que funcionan, funcionan.

En cada empaque dice cuántas gotas hay que tomar debajo de la lengua. Gracias a mis clases de yoga y a querer ser un ser zen, agregué un mantra que repito mientras me las tomo y hoy quiero compartirlo con ustedes. Cierro los ojos, me tomo unos minutos para respirar y repito en mi mente mientras tomo las gotas de Bon Rescate lo siguiente:

Que el eterno sol te ilumine (respira profundo y traga un poquito)
Que el amor te rodee (respira y traga otro poquito)
Y la luz pura interior guíe tu camino (respira profundo y traga)


 

Pueden encontrar el Bon Rescate en tiendas naturistas y en algunas farmacias.

¿Lo han probado? ¿Cuál ha sido su experiencia con las esencias florales? Cuéntennos en los comentarios o en nuestro instagram @IdearioBlog

Anuncios

2 thoughts

  1. Hola me encanta su block, las felicito👏 y he seguido alguno de sus consejos 🙏me podrías decir tu donde las compras las me ayudaría a relajar la mente ya que estoy pasando por un momento no fácil. Gracias y sigan publicando muchas cosas interesantes un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s