Trenzas de Daenerys Targaryen para el estreno de Game of Thrones

La octava y última temporada de Game of Thrones se estrena este domingo y yo estoy que no puedo con tantas emociones. Siento nervios, alegría, tristeza, nostalgia, desespero y un poco de alivio. El 17 de abril de 2011 empezó esta obsesión en mi vida y ahora, 8 años después, se terminará.

Por: Juliana Abaúnza

Y si ustedes son como yo, supongo que además de la historia y las actuaciones, se han obsesionado con los peinados de Game of Thrones. En Pinterest tengo un montón de trenzas de Cersei, Sansa, Margaery y, sobre todo, de Daenerys guardadas. Entonces, para celebrar que se vienen los últimos 6 episodios de esta serie que nos ha hecho gritar y llorar, decidimos mostrarles este peinado, uno de los clásicos de Daenerys. Es facilísimo y se puede hacer en casi todos los largos de pelo.

Lo único que necesitan es su cabeza, unos cauchitos y muchas ganas de quemarlo todo con fuego de dragón. Yo pienso hacérmelo el domingo para el estreno y así poder decirles a todos mis conocidos que me peiné como Daenerys Stormborn of the House Targaryen, First of Her Name, the Unburnt, Queen of the Andals and the First Men, Khaleesi of the Great Grass Sea, Breaker of Chains, and Mother of Dragons. Espero que ustedes también se animen.

1. Lo primero que tienen que hacer es coger mechones de pelo de cada lado de su cabeza y hacerse trenzas con ellos. Es importante que los cojan de bien arriba, porque o sino no tendrán espacio para las otras trenzas que haremos. Si les parece que las trenzas les quedan muy delgaditas, tranquilas, pueden volverlas más gruesas con nuestro truco de engordar trenzas.

2. Después, toman otros dos mechones de cada lado y hacen trenzas también. Esconden la trenza de arriba detrás de la segunda.

3. Y para terminar, toman otros dos mechones de cada lado y hacen la tercera línea de trenzas. Esconden detrás las dos anteriores y cortan con unas tijeras los cauchitos que sostenían a las otras.

IMG_6328

Nosotras terminamos el peinado con este accesorio metálico porque necesitaba sentirme como una verdadera Khaleesi y, ¿qué mejor forma que metal? Ahora solo me faltan los dragones y listo.

Si se hacen el peinado, por favor tómense fotos y nos taggean en Instagram @IdearioBlog

Ondas vintage para esta Navidad

Por: Laura Camila

Empieza uno de nuestros meses favoritos del año: el mes de Navidad. Además de comer y beber sin restricción, compartimos con la gente que más queremos y tenemos una excusa para maquillarnos y peinarnos diferente.

Hoy les mostraremos un peinado que probamos y que nos parece perfecto para estas fechas y, al estilo Ideario: facilísimo.

Es importante tener el pelo mojado para empezar. Si lo tienen seco, humedézcanlo con agua, un spray texturizador o si su pelo es muy rebelde, con laca.

La idea es que hagan una especie de culebra en los mechones del frente, mientras sujetan con bobby pins, así como se ve en las fotos de Lola.

Hagan esto hasta el final del mechón y repítanlo al otro lado. Pueden hacerse ondas en el resto de pelo con pinza o plancha para que se vea uniforme, dejen secar el pelo naturalmente ¡y listo!

Ya tienen un peinado súper fácil y elegante para estas fechas tan especiales. A nosotras este look nos parece perfecto para imaginarnos que estamos en una fiesta al estilo Great Gatsby, entonces lo pueden pimpear con un listón, con bobby pins dorados o con un Leonardo Di Caprio en sus brazos.

IMG_6063.JPG

 

 

Sí se puede superar la adicción a la plancha

PLANCHA1

 

Por: Laura Camila
Ilustraciones: Susana Velasco

Mi adicción a la plancha empezó cuando tenía más o menos 12 años. Mi mamá y mi hermana se cepillaban el pelo con secador todos los domingos y, de paso, yo también. Me encantaba cómo se veía el pelo así, no tenía que preocuparme por peinarme en toda la semana. Luego la plancha se puso de moda, mi hermana compró una y yo la usaba, después rogué en mi casa para que me compraran una (todavía tengo esa misma porque ya ni la uso). Me planchaba el pelo todos los días, de los 14 a los 19 años más o menos, no importaba si estaba limpio, sucio; si tenía sueño, si no iba a salir, me lo planchaba igual. ¿Por qué? Porque no soportaba ver mi pelo sin planchar.

Ya les he contado en otros posts que cuando era joven e irreverente le hice mucho daño a mi pelo; me lo corté y maltraté de mil formas, por ponerme creativa estanqué su crecimiento. Luego, cuando empecé a investigar y a probar cuanta cosa, me di cuenta de que lo único que necesita el pelo para crecer y estar saludable es amor; ahí descubrí que la emulsión de Scott es milagrosa y otro montón de cosas que han hecho que ahora ame mi pelo y lo cuide como un tesoro. En ese proceso, la rehabilitación de la plancha fue protagonista, porque sí, plancharse el pelo es una adicción.

Y como con cualquier otra adicción, cuando quise dejar de depender de la plancha para que mi pelo me gustara, me di cuenta de que no era tan fácil. Mi pelo ya se había acostumbrado a la plancha, ya estaba completamente dañado y la única forma de que se viera bien era planchado, de lo contrario, parecía que me hubiera electrocutado de la cantidad de frizz que tenía, además de puntas abiertas y cero brillo.

Los días que intentaba dejar de planchármelo, me sentía la mujer más fea del mundo, incluso cuando mis amigos y mi familia me decían “te ves mejor con el pelo sin planchar”. Hasta que un día, me planché el pelo y sentí literalmente cómo se chamuscaba. El sonido de los pelos rostizados en la plancha era la voz de mi pelo diciendo “¡auxilio!”, así que paré.

PLANCHA2

Cuando pensaba “bueno, ya me dejé de planchar, lo que sigue es calvearme”, conocí el maravilloso mundo de los tratamientos, las mascarillas y los aceites. Superé mi adicción a la plancha y sé que ustedes también pueden hacerlo. Entonces acá les dejo algunas revelaciones y tips para que se animen a despedirse por un tiempo considerable de la plancha.

  • No será fácil y no verán los resultados en poco tiempo. Dependiendo del nivel de uso que hayan hecho de la plancha y de qué tan severa sea su adicción, la recuperación de su pelo tardará más o menos tiempo. Tienen que reconciliarse con esa idea porque no hay tratamiento que repare el pelo de la noche a la mañana (además de raparse la cabeza como Britney).
  • Las trenzas son sus mejores amigas. Para no sufrir por el frizz que se salía de control en los días que dejé de usar la plancha, yo me hacía trenzas y me sentía muy cómoda. Para potenciar los efectos, me echaba un poquito de aceite de almendras y luego sí me hacía la trenza.
  • Córtense las puntas. A lo que yo más me rehusaba cuando entre en rehabilitación era a cortarme el pelo. La gente me decía “córtate las puntas que así te crece más” y yo “jamás, my precious”. Así estuviera horrible, no sé por qué no quería cortármelo. Pero cuando lo hice, fue como renacer, en serio. Hay pelos que ya fallecieron y por más tratamientos que nos echemos, no se van a recuperar, entonces mejor podar esos pelos dañados y volver a empezar de cero.
  • Denle amor a su pelo. Dejar de usar la plancha no es suficiente. Si solo hacen esto, a los 3 días van a recaer porque su pelo va a parecer una escoba. Al menos dos veces a la semana, dedíquense a cuidar su pelo; háganse tratamientos, mascarillas, lo que sea. Lo que a mí más me funcionó fue nutrir las puntas, entonces échense aceite de coco, de almendras, de oliva, aguacate… todo lo que las repare para que el pelo pueda crecer sano.
  • Encuentren alternativas de peinado. Una de las cosas que me parecía más difícil de no plancharme el pelo era “¿Y ENTONCES CÓMO ME VOY A PEINAR?”. Las trenzas básicas eran una opción para el día a día pero no iba a ir con la misma trenza a una fiesta o a un matrimonio, entonces encontré otras alternativas; recogidos, moñas, cebollitas, de todo. Aquí pueden encontrar muchas opciones de peinados que hemos hecho en el Blog, para que se inspiren y guarden la plancha bajo llave.

PLANCHA3

Lo bueno de superar la adicción a la plancha, no solo es tener un pelo bonito. Más allá de eso, es no depender de algo externo para sentirse bien. Que se nos pueda hacer tarde con confianza, poder salir sin maquillarnos y sin arreglarnos el pelo, e igual sentirnos bien.

No quiere decir que tengan que vetar la plancha de sus vidas o que tengan que botarla apenas lean este post (de verdad no la vayan a botar). Claro que si quieren hacerse ondas, verse diferentes y alisarse el pelo la pueden usar, solo que mientras superan su adicción es mejor que no la vean en un tiempo prudente. Yo que me acuerde, la dejé de usar por completo 2 meses.

Cuéntennos en los comentarios o en nuestro Instagram: @idearioblog, si ustedes son adictas a la plancha o al secador. Y si deciden entrar a rehab, acá tendrán 5 mujeres que las apoyan incondicionalmente.

 

 

Decora tus trenzas con este truco fácil

Por: Juliana Abaúnza

No les voy a mentir: este está en el top 3 de tutoriales más fáciles que hemos hecho. Ni siquiera sé si pueda clasificar como un tutorial; es más un consejito. Si algún día sienten que a la trenza que se acaban de hacer le falta algo, ponerle bobby pins es la respuesta.

Yo me hice una trenza cola de pescado y después empecé a poner bobby pins dorados en algunas de las secciones. Escogí dorados porque resaltan más que los negros, pero ustedes pueden escoger los que quieran (hay unos rosados divinos).

Para terminar, me puse un caucho que tiene un moño dorado. ¡Eso es todo! ¿Mi parte favorita? Que además de ser diferente, esta trenza sirve como arma. Probé pegándole en el brazo a una de mis amigas y me odió; entonces, funciona y se ve divina.

Cebollitas noventeras

IMG_5410

Por: Juliana Abaúnza

Empecemos esta semana con un tutorial fácil, rápido y que nos transporta con nostalgia a los 90: las cebollitas. Este es el tipo de peinado que se haría Emma, de las Spice Girls (A.K.A. Baby Spice); por eso me encanta y quise hacérselo a Lola.

Además, es perfecto para las personas que como ella, no tienen el pelo largo ni muy abundante. Con solo unos cauchitos y unos bobby pins ya van a estar listas.

Lo primero que tienen que hacer es hacerse dos medias colitas. A nosotras, como ya a estas alturas deben saber, nos gustan los peinados desordenados. Por eso no partimos con una peinilla la línea recta, sino que cogimos a la loca.

Después, denle vueltas a la colita y sujeten el pelo con bobby pins. ¡Eso es todo! Así de sencillo. Este es un look que le hemos visto a Ariana Grande y a varias bloggeras que seguimos. ¡Inténtenlo!

#RetoIdeario: Me hice cinco peinados en cinco días

Por: Juliana Abaúnza

Una de nuestras cosas favoritas en Ideario es hacer peinados. Trenzas, rollitos, ondas, peinados para oficina, peinados para matrimonios, en fin. Lo hemos hecho todo. Pero muchas veces es muy fácil decir “hazte este peinado para la oficina” y en la práctica uno no tiene casi tiempo. Por eso quise hacer el experimento de hacerme cinco peinados en cinco días, para ver si el tiempo me alcanza y si algo en mi vida cambia.

LUNES

IMG_4553

Ayer me lavé el pelo, como dicta mi calendario semanal de cuidado de pelo, entonces hoy me levanté con el pelo lindo. Por eso, los lunes casi siempre me dejo el pelo suelto. Pero como soy una persona que cumple con su palabra, me tenía que hacer un peinado. Opté entonces por esta trenza de lado que hicimos hace unos años en el pelo de Lola.

No les mentiré. No alcancé a hacérmela en la casa porque me levanté tarde, pero llevé los cauchitos y los bobby pins a la oficina y me la hice allá. Fue fácil y rápido y pude dejarme el resto del pelo suelto. Y le di un toque especial con un gancho de abeja que compramos en Gef y que hace mucho no me ponía.

MARTES

IMG_4550

Hoy en la mañana fui a hacer ejercicio a pesar de que tengo una gripa horrible y una alergia en los ojos que me tiene como Quasimodo. Para subirme un poco el ánimo y sentirme menos horrible, me tomé el tiempo de hacerme unas trenzas de boxeadora. Así como en ese post, empecé haciéndolas con la técnica de french braid, pero cuando ya llegué a la nuca, decidí parar, poner un cauchito y terminarlas como fishtail, parecido a como hicimos en este post de doble trenza.

Para hacer ejercicio, este es el peinado perfecto porque 1) no se me viene el pelo a la cara y 2) no se me ensucia tanto. Quedé feliz. Y para rematar una buena mañana, cuando estaba desayunando en Buenas Migas, se me acercó una chica y me dijo “están divinas tus trenzas” ❤

MIÉRCOLES

IMG_4549

Hoy me di cuenta de que este experimento es más difícil de lo que creía. Me levanté tarde y como no alcancé a hacerme ningún peinado en la casa, pensé “me peino en la oficina”. Pero todo el día estuve ocupadísima y no pude hacerme ni una simple trenza. Cuando ya eran las 9:00 p.m. caí en cuenta de que no había podido cumplir con el reto.

Lo bueno de esto es que ahora soy consciente de que muchas veces escribo acá en el blog consejos a la ligera. He escrito “Ay, miren este peinado tan lindo, es como pa’ hacérselo para la oficina”, sin caer en cuenta de que no todo el mundo tiene el tiempo suficiente de estarse peinando cada mañana. Ni tampoco es una obligación. Por eso decidí no darme mucho palo; peinarse debería ser algo divertido y no una tarea más del día. Entonces, mi consejo es: háganlo cuando les nazca y cuando el tiempo les alcance.

JUEVES

IMG_4551.JPG

Ahora que tengo mi nueva filosofía de “me haré el peinado cuando pueda”, decidí que iba a pasar todo el día con el pelo suelto, pero en la noche tenía la despedida de un amigo y para eso sí quería peinarme. Entonces me hice una trenza milkmaid, que hace un tiempo les mostramos cómo hacer. 

Esta es una de mis trenzas favoritas y casi nunca me la hago. Decidí que al menos una vez al mes me lo haré. Decidí hacerlo hoy porque los jueves es el día de segundo lavado y todo el mundo sabe que el día que uno se lava el pelo queda esponjoso y horrible.

VIERNES

IMG_4552

Ya hoy se termina este experimento. Siento que han pasado 54 meses desde que empecé. Pero para conmemorar que logré terminarlo, me hice uno de mis peinados favoritos: esta fusión de dos trenzas. Estuve peinada todo el día y un par de personas en la oficina me dijeron que la trenza estaba divina, que se veía muy complicada de hacer.

Mi consejo entonces para ustedes, mujeres ocupadas, trabajadoras, estudiosas o que andan de afán, es que si quieren hacer este experimento, escojan desde el principio de la semana los cinco peinados que quieren. Y que ojalá esos cinco peinados sean fáciles de hacer… o que les sobre el tiempo, porque llevar este ritmo y crear el hábito de hacerse un peinado diario no es cosa fácil.

 

¡Por fin! 4 peinados para niñas

Por: Laura Camila

Ya perdí la cuenta de las veces que nuestras seguidoras nos han pedido que hagamos un post con peinados para niñas. De hecho, varios padres de familia nos han hecho la misma solicitud. Sabemos que muchas de las personas que nos siguen tienen hijas y peinarlas, más que algo estético, es una cuestión de supervivencia; para que no se llenen el pelo de comida, tierra o cualquier otro elemento con el que jueguen. De hecho, tuvimos la oportunidad de conocer a una abuela y una mamá en el taller de trenzas que fueron exclusivamente para aprender a hacerle trenzas a su niña.

Nuestra invitada especial y modelo de hoy es Juanita, mi sobrina, que tiene un pelo estándar de niña: delgado, al que se le hacen ondas perfectas de forma natural. A Juana le hicimos 4 peinados siguiendo el mismo principio: divino, fácil, rápido y efectivo para no tener el pelo en la cara.

4 ROLLITOS

peinados niñas_1.jpg

  1. Peinen a la niña de lado, haciendo una carrera con una peinilla.
  2. Luego cojan porciones de pelo de arriba de la cabeza y agárrenlos con cauchitos. No los apreten tanto para no jalarle el pelo y desatar su llanto en el siguiente paso.
  3. Abran un huequito en cada porción de pelo, antes de donde pusieron el caucho.
  4. Y metan la porción de pelo por ahí, para darle la vuelta.
  5. Apreten los cauchos para que los rollitos se ajusten ¡y listo!

No solamente tienen un peinado en menos de 10 minutos, sino que parece que la hubieran llevado a la peluquería. Este peinado es muy versátil; queda perfecto para el colegio como para un cumpleaños o alguna celebración.

MEDIA COLA VERSIÓN 2.0

peinados niñas_2

  1. Tomen una porción de pelo de arriba de la cabeza y separen 4 porciones, esta vez de frente.
  2. Agárrenlas con cauchitos que queden bien apretados, pero teniendo cuidado de no causarle migraña a la niña a sus 4 años.
  3. Luego unan esas colitas a otra porción de pelo más grande, que sería la  media cola.
  4. Agarren todo con una moña.

Si no quieren que su hija/sobrina/hermanita tenga el pelo en la cara, este es el peinado perfecto. Nosotras jugamos con cauchitos de colores para que se viera más chevere.

CRUZ DE TRENZAS

peinados niñas_3.jpg

  1. Dividan el pelo de la niña por la mitad, como si fueran a hacer dos colitas.
  2. Tomen media colita a cada lado con una moña, en la parte de arriba de la cabeza.
  3. Luego hagan una trenza básica en cada una de las colitas. Si son más pro, pueden hacer la trenza que quieran.
  4. Sujétenlas con un cauchito.
  5. Tomen el pelo que quedo sobrando y hagan dos colitas en la parte de abajo de la cabeza, pero metiendo la trenza del lado contrario que hicieron arriba, es decir, a la colita de la izquierda le meten la trenza derecha y viceversa ¡y listo!

El truco de estos peinados es hacerlos en varias fases, para que no haya riesgo de que se suelte el pelo.

CULEBRAS DE COLITAS

peinados niñas_4.jpg

  1. Dividan el pelo por la mitad y tomen dos porciones de pelo a cada lado, en la parte de arriba.
  2. Luego tomen una porción de pelo de la mitad y únanla a la de arriba.
  3. Lo mismo con una tercera porción.
  4. Hagan lo mismo al otro lado ¡y listo!

Ya tienen 4 peinados a prueba de juego para sus niñas. Pruébenlos y nos muestran cómo quedan en nuestro instagram: @idearioblog.

Tipos de tinte para el pelo

Por: Laura Camila
Ilustraciones: Susana Velasco

Me he pintado el pelo desde que tengo 13 años. A esa edad lo hacía con papel crepe rojo y no solo quedaba pintado el pelo sino la ropa, los zapatos, la cara… entonces, no lo hagan. Luego me empezó a gustar el tema del pelo y hoy en día les pinto y corto el pelo a mis amigas, solo por hobbie. Es como una terapia para mí. Eso me ha llevado a aprender mucho sobre tintes, pelos, técnicas, etc.

He probado varios tipos de tinte y aunque el más conocido es el permanente, no es la única opción. Hay otras alternativas que se pueden acomodar mejor a su tipo de pelo y estilo de vida.

 

permanente.jpg

Este es el más usual y, como su nombre lo indica, es el tipo de tinte que más duración tiene en el pelo. Hay un mito sobre el tinte permanente y es que daña el pelo porque produce una oxidación; es decir, abre la fibra capilar para que el producto entre y se mantenga en él. Sin embargo, las técnicas se han especializado y ahora hay quienes dicen que la oxidación, precisamente, ayuda a revitalizar el pelo: darle más brillo. Además, las fórmulas de tinturas permanentes ahora vienen con componentes hidratantes, minerales, etc, así que realmente no les van a destruir el pelo.

De todas formas, yo pienso que cualquier proceso que invada la forma o procesos naturales del cuerpo, le va a hacer daño en alguna medida. Entonces tengan eso en cuenta a la hora de tomar una decisión.

Este tinte es el clásico que venden en las distribuidoras. Puede durar muchos meses en el pelo, pero el color se va oxidando y salen raíces, entonces hay que retocar cada mes o mes y medio.

Este tipo de tinte es recomendable si tienen un pelo resistente y están pendientes de su cuidado; si se hacen tratamientos, mascarillas, se lo despuntan con regularidad, etc. Además, si les gusta tener un color de pelo por mucho tiempo, este es el adecuado. Si por el contrario, les gusta cambiar radicalmente de color o no tienen el tiempo para cuidárselo tanto, opten por algunas de las siguientes alternativas.

Cabe anotar que si están embarazadas o tiene algún tipo de alergia como dermatitis, por ningún motivo se apliquen tinte permanente.

 

henna.jpg

La henna es un tinte natural que proviene de un árbol famoso en India y algunos países de África. La ventaja de este tipo de tinte es que tiene una excelente cobertura, tanto así que lo recomiendan para cubrir canas. La desventaja es que hay muy poca variedad de colores; aunque se consigan en el mercado, el tinte siempre dará reflejos rojos, cobrizos o caobos.

Algunas personas utilizan la hierba directamente para pintarse el pelo. Yo prefiero comprarla ya en forma de tinte, normalmente en una tienda naturista, aunque algunos supermercados ya la venden también.

Este tipo de tinte es recomendable si no quieren aplicar ningún químico en su cuero cabelludo pero sí quieren una buena cobertura. También si tienen alergias o afecciones en la piel, la henna puede ser la opción más adecuada. Por último, este tipo de tinte es famoso por controlar la grasa del pelo, entonces si tienen cabello graso, pueden intentar tinturarlo con henna.

semi.jpg

No estoy de acuerdo con el nombre de este tipo de tinte, ya que, a mi parecer, no son semi-permanentes. Duran mucho menos en el pelo que un tinte permanente. Son popularmente conocidos como tintes fantasía y funcionan simplemente para poner color en la capa más externa del pelo (como el papel crepe).

Este tinte, usualmente, se pone sobre el pelo decolorado, precisamente porque sobre el pelo natural o tinturado, no alcanza a adherirse.

El tinte fantasía o semipermanente es recomendable si les gusta cambiar de color de pelo muy seguido, y, sobretodo, si les gusta que esos colores no sean comunes. Si les gustan los rosados, verdes, azules, este es el tipo de tinte para ustedes. También se los recomiendo si se decoloraron alguna parte de su pelo y quieren cambiar, pueden aplicar este tipo de tinte en ese mechón y transformar su look.

enjuague.jpg

 

El enjuague está hecho a base de ingredientes vegetales y funciona igual que un champú. Algunas lo conocerán como “champú-color”. Como su nombre lo indica, solo aplica un poco de color en el pelo. Sirve también para retocar el tinte permanente si no lo quieren aplicar tan seguido.

Este tinte es recomendable si simplemente quieren darle unos visos muy naturales a su pelo sin toda la logística que implica aplicarse una tintura normal. Es necesario que sea uniformemente aplicado de raíz a puntas, pero también puede quedar con partes sin pintar a propósito, para un look más natural.

Hay más opciones de tinte pero esas son las 4 más populares y diversas. Vuélvanse locas en La Tienda del Peluquero o en alguna distribuidora de belleza y prueben hasta que encuentren el tipo de tinte que se adapte a lo que ustedes son y necesitan.

Mi experiencia intentando dejar el champú de supermercado

Por: María Alejandra
Ilustraciones: Susana Velasco

Juliana propuso este post pensando en mí. Ya llevo unos años probando diferentes tipos de champú, al principio por dármelas de alternativa, ahora por cuidar el planeta. Mi pelo es muy resistente y por eso me doy el lujo de probar varias cosas sin darle tanta importancia, a veces me va mal pero en esos momentos pienso “el pelo crece” y ya. Les voy a contar mi experiencia con cada uno de ellos.

Champú “normal”

En esta categoría entra cualquier champú de supermercado, tienda de peluquero y salón de belleza. Este tipo de champú lo utilicé casi toda mi vida porque es el más fácil de conseguir y huele riquísimo. Les voy a explicar rápidamente las “categorías” de champú que he usado:

  • Sin sal: me lo recomendaron cuando me pinté el pelo de rosado para que la tintura durara más. En las palabras de Laura Camila: “La sal es la mano derecha del odiado frizz, le quita esencias naturales al cuero cabelludo y es la enemiga número uno de un cabello que ha pasado por un proceso de decoloración o tinte.”
  • Para cabello tinturado: cuando me pinté el pelo de negro hace mucho años, usé un champú especial para mi nuevo look. Efectivamente, este tipo de champú prolonga la duración de la tintura y le da muchísimo brillo al pelo. Mis favoritos para pelo tinturado son los de Naturaleza y Vida, que además tienen mascarillas que reviven el color.
  • Anticaspa: en mi lista de favoritos estaba Head&Shoulders, a diferencia de otros champús, con este siempre sentía el pelo suave y manejable, además duraba más tiempo entre lavada y lavada. A mí me fue muy bien pero he escuchado a personas que les sale caspa después de usar este champú, si quieren probarlo pueden comprar un sachet en una droguería y hacer la prueba.
  • Reparador: cuando empezamos el blog, L’Oreal en una alianza nos regaló champú Elvive, yo escogí el reparador (de empaque dorado). Durante el tiempo que lo use funcionó bien, la parte reparadora no fue tan notoria pero si me ayudo a tener el pelo más suave después de una decolorada horrible que me hicieron en una peluquería. Tal vez lo tenía tan dañado que no había forma de arreglarlo sino cortándolo.
  • Anticaída: personalmente no lo he usado pero en este link pueden leer la experiencia de Lola con este tipo de champú.
  • Aclarante: cuando salió el champú de Tío Nacho yo estaba matada porque quería tener el pelo más clarito pero fue más la expectativa que el resultado.
  • Seco: es muy útil, sobretodo cuando el pelo tiende a ser grasoso. Solo lo he comprado una vez y durante el mes que lo tuve me saco de afanes varias veces. Para las personas con capul, el champú seco es el mejor amigo porque evita que uno se esté lavando el pelo todos los días solo porque el capul se engrasa más rápido que el resto. En este post les explicamos su magia y como usarla a su favor.

Desafortunadamente la mayoría de estos champús, si es que no son todos, tienen derivados de aceite de palma entre sus ingredientes. El problema con el aceite de palma es gigantesco porque 1, está hasta en la sopa y 2, está destruyendo el planeta. La peor parte es que el aceite de palma está tan dentro de nuestra rutina que dejarlo es muy difícil: cosméticos, alimentos y hasta la gasolina. Esta es la razón por la que estoy en búsqueda de nuevas alternativas, que aunque son difíciles de encontrar, existen y se las quiero mostrar:

Champú en barra

Personalmente lo odio. Lo compré en una feria a una marca naturista que me prometió cielo y tierra con ese champú. La primera vez que lo probé ni siquiera sabía como usarlo, si restregándomelo en la cabeza o haciendo espuma en las manos y luego masajearme el cuero cabelludo. Durante las tres semanas que lo usé, salía con el pelo muy enredado y las manos y el pelo los sentía como si me hubiera echado desodorante, no resbalaba. Intenté darle la oportunidad pero no aguanté las ganas de botarlo y volví al champú normal.

Desde esa vez le cogí mucho fastidio y no he vuelto a probarlo pero me encantaría darle la oportunidad a algo que ustedes me recomienden. No darme por vencida.

Champú “hippie”

Después de la experiencia con el champú en barra quedé asustada pero hace un mes fui a una tienda especializada en consumo responsable y vi que vendían champú al granel, en frascos de vidrio reutilizables y decidí probarlo. La verdad es que me ha ido muy bien, el olor es mucho más suave que un champú normal y mi pelo queda igual de limpio que con los anteriores. Asusta un poco el color café y la textura espesa pero es una excelente alternativa, además que produce espuma y eso psicológicamente ayuda a que uno sienta que si está limpiando. El champú se llama In Vivo, es orgánico, hecho en Colombia y sus ingredientes están libres de químicos, tiene: aloe vera, jaboncillo (soapnuts), romero, quinua y linaza.

Sigo en la búsqueda de otras marcas de champú hippie para poder cambiarlo dentro de tres meses y no acostumbrar mi cuero cabelludo a ese mismo champú para que no empiece a engrasarse tan rápido. Si saben de alguien o tienen recomendaciones déjenlas en los comentarios, por favor (¡se los pido!).

Ir a comprar champú, cremas y jabones era todo un ritual para mi, me encantaba el plan y lo extraño mucho. Alejarme de ingredientes dañinos para el planeta fue una decisión personal que, aunque no es tan divertida, si me hace feliz y espero que en un futuro muy lejano el mercado de productos responsables con el medio ambiente sea más grande para que todas se animen.

Ondas sin calor con chumis

Por: Juliana Abaúnza

La palabra chumi o su plural chumis no existen en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Por otro lado, en Estados Unidos se les conoce como flexi rods. Pero lo realmente importante no es cuál sea su nombre oficial, sino las maravillas que hacen en el pelo.

Los chumis, como los conocemos en Colombia, son unos tubitos flexibles de espuma que tienen un cable en el centro. Dependiendo del tamaño del tubito, de qué tan mojado esté el pelo, de la textura del pelo y de cuánto tiempo se los dejen, los resultados pueden ser desde unas ondas sueltas hasta unos crespos voluminosos.

IMG_4423.JPG

Yo los amo porque me dejan unas ondas como de chica que estuvo muchas horas en la playa surfeando y luego dejó que el pelo se le secara naturalmente. Además que gracias a ellos puedo darle un respiro a mi pelo y no lo someto al calor de una pinza encrespadora o de un secador, que aunque son herramientas más rápidas, pueden hacer mucho daño. Entonces hoy les quiero contar cómo los uso yo.

Como ya les dije, los chumis se pueden usar en pelo húmedo o seco. Yo lo que hago casi siempre es que cuando tengo el pelo seco, me pongo un poquito de spray texturizador en cada mechón de pelo. Hace un tiempo les enseñamos a hacer 5 sprays caseros, entonces pueden usar su favorito. Puede ser spray, acondicionador del que no se quita o simplemente el pelo húmedo después de salir de la ducha.

IMG_4426.JPG

Después de humedecer el pelo de la forma que prefieran, llega el momento de enrollar. Les voy a mostrar dos métodos para que practiquen y vean cuál les parece más cómodo. Yo combino las dos formas de enrollado para que cada onda quede distinta a la que está al lado.

MÉTODO #1: DESDE ABAJO

Ponen el tubito en el extremo del mechón de pelo y van enrollando hacia arriba. Cuando ya terminen, sencillamente doblan el chumi (¿se dirá “el chumi” o “el chumis”?) y lo aseguran dándole una vueltica.

MÉTODO #2: DESDE ARRIBA

En este método, ponen el tubito en la parte de arriba del mechón y lo dejan quieto mientras enrollan el mechón de pelo en él. Y cuando terminen, lo aseguran de la misma forma, dándole vuelta al chumi.

 

Después de llenar su pelo con chumis (a mí me caben 10), llega el momento de esperar. Este es un método que es mejor no usar cuando están de afán porque los crespos no se hacen de una. El mínimo tiempo que aconsejo esperar es 45 minutos (quedan con unas ondas suelticas pero lindas y naturales). Yo para este post esperé una hora y media. Estos fueron los resultados:

 

¿Ustedes han usado los chumis? ¿Les han funcionado? ¿También les dicen chumis o les tienen otro nombre? Cuéntenme sus experiencias en los comentarios o en nuestro instagram @IdearioBlog