Decidí empezar a cambiar a una dieta vegetariana

Desde hace más de un año empecé a sacar de mi lista de mercado la comida de origen animal y eso me llevó a hacer un cambio drástico en la forma en la que consumía. Mi prima María Paula es vegana, su cambio fue a raíz de Cowspiracy y ese fue mi primer choque con la realidad. Aunque para nadie es un secreto que detrás de una hamburguesa hay un animal que muere, ver de una forma tan gráfica la realidad y sin censura, me rompió el corazón y me revolvió el estómago. El lado positivo es que me motivó a querer hacer el cambio y también a buscar información sobre todas las cosas que consumía por inercia y nunca me pregunté de dónde salían y si le estaban haciendo daño a una persona, a un animal o al planeta entero.

Por: María Alejandra

IMG_6228

Mi primer paso fue ese, buscar y buscar información, seguir blogs en internet, tratar de entender de dónde venían las cosas (sin ver muchos videos, eso más que motivarme me deprimía) y también me llené de recetas en Pinterest. Durante todo ese año hice la transición a mi ritmo y no avancé mucho porque nunca busqué ayuda profesional, hasta que en diciembre del año pasado me hicieron exámenes de colesterol y triglicéridos. Vi los resultados, pegué el grito en el cielo y luego pedí cita con una nutricionista.

A María José (@nutricionista.mariajose) me la recomendaron por redes sociales cuando estaba buscando una nutricionista vegana, que para mí era muy importante porque quería a una especialista que llevara el estilo de vida que yo estaba buscando.

Después de la primera cita recibí un plan nutricional con las dos primeras semanas de la dieta, una lista de mercado excluyendo los alimentos que no me gustan, una tabla con las medidas de las porciones y unas recomendaciones hechas a la medida para que mi gastritis y anemia estén controladas. En este momento estoy en la tercera semana de mi nueva “dieta” y estoy feliz porque estoy aprendiendo a armar el plan de comidas de cada semana y por fin estoy viendo resultados: una dieta más balanceada, tengo un poco más de energía, ¡y por fin dejé la leche y los huevos!, algo que para mí era algo casi imposible. Mi meta es dejar de comer pescados y mariscos para final de mes y creo que voy por buen camino 🙂

IMG_6214

Entonces, después de estas semanas, estas son mis recomendaciones:

Las redes sociales son muy inspiradoras pero nunca deberían sustituir la guía de un profesional (y justo ahora con el escándalo de Rawvana confirmo mi posición). Lo primero es que intenten hacer la transición acompañadas de un/a nutricionista desde el primer momento, así resuelven sus dudas y se aseguran de que su salud está en buenas manos.

Lo segundo es que sean muy comprometidas con su decisión. Cambiar la forma en la que han comido toda su vida es difícil y más si no es lo común en la sociedad. Seguramente va a ser un reto, muchas personas se reirán o las juzgarán pero mientras exista el compromiso y estén convencidas de lo que están haciendo van a poder seguir adelante sin problema.

Y tercero, sean amables con ustedes mismas y los demás. Mi hermano está estudiando zootecnia y a veces las conversaciones suben de temperatura pero con él he aprendido que no puedo pretender que todo a mi alrededor cambie de un día para otro por una decisión que yo misma tomé. Todo toma tiempo y hablar siempre será la solución. Mucha gente se está sumando a este cambio y prefiero mantenerme positiva y pensar que en algún momento todo va a cambiar.

IMG_6198

Para terminar, también quiero dejarles un mini directorio que iremos alimentando con todas las recomendaciones que ustedes nos hagan, pueden dejar un comentario acá abajo o escribirnos por instagram.

IDEAS PARA RECETAS #foodporn

@nutricionista.mariajose
@que_comiste_hoy
@vegappetizing
@nosequecenar
@midietavegana
@lagloriavegana
@nutritionisthenewblack
@veggiesalpoder
@elglutenyyo

INFORMACIÓN IMPORTANTE

@laguiaveg
@livelifenutrition
@marianamatija
@dr.mauriciogonzalez
@organicus
@revocucharamedellin

TIENDAS Y RESTAURANTES

@veggiemap
@lentejaexpress
@ceresmercado
@latortugalaliebre
@deraiz_cocina_cafe
@sunacolombia
@elverdugovegetal
@cardamomorestaurante
@purozumooficial
@loveinghutbogota
@flordelotovegano
@casa_lelyte
@freshiicolombia
@mestizo_vegano
@lucocinavegana
@restaurante_verdeo
@vegstation

Biscuits hechos en casa para esta navidad

Por: María Alejandra

¿Alguna vez han probado los biscuits de KFC? Si no lo han hecho, paren todo y vayan. A mí me encantan, pero por razones muy misteriosas, NUNCA hay cuando voy a comprarlos. Me cansé de que me rompieran el corazón y no quiero que se lo rompan a ustedes, así que hoy en el blog les vamos a dar una receta para imitar esos biscuits. Preparen un tarro gigante de mermelada, una película y ¡listo!

IMG_5780.JPG

  1. Precalienten el horno a 250 grados centígrados.
  2. En un bowl, pongan dos tazas de harina, media cucharadita de sal, una cucharada de azúcar y dos cucharadas de polvo para hornear.
  3. Derritan 6 cucharadas de margarina y pónganlas en el bowl con los demás ingredientes.
  4. Agreguen media taza de leche al bowl y mezclen hasta que la masa quede consistente y sin grumos.
  5. Con margarina, unten moldes para hacer cupcakes y pongan 5 cucharadas de la mezcla en cada molde.
  6. Metan el molde en el horno por 20 minutos. Con un pincel o un cuchillo, unten de mantequilla la parte superior del biscuit y vuelvan a ponerlos en el horno por 10 minutos.
  7. Saquen los moldes del horno y cuando los biscuits estén tibios, desmolden. Sirvan con mermeladas de todos los sabores.

IMG_5793.JPG

Es una receta muy fácil, perfecta para sorprender a sus invitados en las novenas o para un desayuno de domingo. Eso sí, no hagan pocos porque son adictivos.

 

 

Hacks de cocina para una vida más fácil

HACKS COCINA 1

 

Por: Susana Velasco
Ilustraciones: Susana Velasco

Durante unos años viví en Francia y tuve que recurrir a mi creatividad para facilitar mi vida. El tiempo que tenía para cocinar era muy poco y salir a comer era demasiado caro.

 

 

Estos son algunos trucos que usaba cuando tenía tiempo de cocinar y dejar la comida casi lista para los días que estuviera de afán.

LEGUMBRES

  • Los granos como fríjoles, lentejas y garbanzos,  pueden cocinarlos solo en agua hasta que estén blandos, los dejan enfriar a temperatura ambiente y luego los meten al congelador porcionados. Así cuando los vayan a preparar, se ahorran un montón de tiempo.

CARNES

  • El pollo pueden cocinarlo y posteriormente congelarlo con o sin adobo. Tienen opciones para guardarlo porcionado en diferentes cortes como desmechado, en cubitos, julianas, o si quieren, el muslo entero. Para preparar solo necesitan descongelarlo, sofreírlo y ¡listo!
  • Con la carne de res pasa exactamente lo mismo, en este caso, también tienen la opción de guardar la carne molida o hacer hamburguesas, por ejemplo.

VERDURAS Y FRUTAS

  • En el microondas pueden cocinar rápidamente champiñones, zanahorias y espinacas para utilizarlas en una pasta o arroz con verduras.
  • También es buena idea que tengan hojas de lechuga ya lavadas; las guardan en la nevera empacadas en un recipiente con tapa. Asegúrense de poner adentro papel de cocina húmedo para que no se deshidraten las hojas.
  • Las frutas congeladas y partidas en cuadritos son perfectas para hacer smoothies al desayuno o a la hora que quieran.

SALSAS Y CONDIMENTOS

  • El ajo es a la comida como el bicarbonato es a la limpieza. Metan dos ajos picados en un recipiente de vidrio y agreguen suficiente aceite de oliva para que se forme una pasta. Así cada vez que vayan a cocinar sacan un poquito y adoban los alimentos. Este tarro siempre debe estar en la nevera, con tapa.

 

HACKS COCINA 2

 

TRUCOS GENERALES

  • Nunca boten comida. El congelador es su mejor amigo y siempre van a poder guardar lo que les sobró de la noche anterior para el almuerzo siguiente.
  • Compren alimentos que duren mucho como los cereales, pastas y legumbres.
  • Cada vez que abran los enlatados, guarden lo que les sobra en un recipiente de vidrio. Nunca los dejen en la lata. Repito: NUNCA
  • A todo pónganle fecha de congelación para que tengan un control y la comida dure máximo dos meses en la nevera.
  • Cocinar cosas en moldes refractarios es el mejor consejo que les puedo dar. Pueden meter pollo, verduras, agregar adobo y ¡al horno!, la comida queda muchísimo más rica, no tiene tanta grasa y mientras se cocina pueden hacer otras cosas, eso sí, sin que se les olvide que tienen el horno prendido.

Si tienen más trucos compártanlos con nosotras en los comentarios o en nuestro Instagram: @idearioblog.

Cómo hacer los mejores calamares apanados

Por: María Alejandra

Todo lo que implique harina freída es el paraíso para mí y si la harina tiene por dentro calamares no hay pierde. Sin duda esta es mi favorita forma de comer anillos de calamar y esta receta es tan fácil que en el primer intento ¡me salió bien! Sólo necesitan calamares (duh), harina, huevo, agua y aceite.

  1. En un recipiente batan la clara de un huevo hasta que lleguen a punto de nieve.
  2. Vayan agregando poco a poco la yema, 1/2 taza de harina y 1/3 de taza de agua y mezclen haciendo movimientos suaves y circulares para que la clara de huevo no pierda la consistencia. Agreguen sal y pimienta al gusto.
  3. Pongan los anillos de calamar en la mezcla, revuelvan y dejen reposar por 5 minutos.
  4. Mientras tanto, pongan aceite de girasol en una olla y calienten a fuego medio.
  5. Pongan en el aceite caliente los calamares uno por uno y déjenlos freír por lado y lado.
  6. Como todos los apanados, escúrranlos muy bien cuando los saquen del aceite y pónganlos sobre una servilleta para que absorba toda la grasa extra.

Esta preparación se llama “a la romana” y se caracteriza por ser un apanado muy esponjoso. Pueden utilizar la misma receta con cualquier alimento y les va a quedar deli. Sirvan los calamares como entrada, hagan sushi o combínenlos en una ensalada con mango y mucho queso.

¿Flores que se pueden comer? ¡Sí!

flores.jpg

Por: María Alejandra
Ilustraciones: Susana Velasco

Hace unos meses publicamos un post de cocina mexicana en el que les conté mi experiencia en una clase de cocina que tuve en Oaxaca. Desde ese día quedé matada con las flores de calabacín y buscando dónde comprarlas encontré que hay muchísimas más flores comestibles. Casi siempre, en la cocina las flores se usan para decorar los platos y ya, pero la verdad es que aparte de ser lindas también saben rico e incluso aportan nutrientes a nuestra dieta. Acá van 10 flores con las que pueden empezar a experimentar:

calabacin.png

Hola, te amo. Sabes increíble. Esta flor de color naranja es muy usada en la gastronomía mexicana e italiana, queda muy bien en sopas y ensaladas porque su textura es increíble (crujiente y suave a la vez) y resalta mucho en este tipo de platos. La flor de calabaza tiene propiedades antioxidantes y es rica en Vitamina C.

albahaca.png

A diferencia de la flor de calabacín, las flores de la albahaca son muy aromáticas. Existe una gran variedad de albahacas pero en general sus flores son blancas o moradas. Estas flores funcionan muy bien en ensaladas, sopas, carnes e incluso postres porque su principal sabor es refrescante que combina perfecto con sal o dulce.

azahar.png

La flor de azahar florece en naranjos, cidros y limoneros y es muy fácil de reconocer porque es grande y blanca. Es una flor aromática muy utilizada a la hora de hacer infusiones porque ayuda a relajar y calmar los nervios. Además con el agua de azahar, que se hace hirviendo los pétalos en agua, se pueden hacer ponqués, masmelos y helados para que queden con un sabor perfumado. Como es tan buena controlando la ansiedad pueden utilizar esta flor para preparar snacks, por ejemplo unas galletas.

calendula.png

La caléndula sí es una flor que ha estado más a nuestro alcance porque por generaciones ha sido protagonista en los remedios caseros por sus propiedades antioxidantes, desinflamatorias, cicatrizantes, antisépticas y antitusas. Pueden cocinar con aceite de caléndula o utilizar directamente los pétalos para darle color al arroz. También pueden usarla en pastas, pizzas, ensaladas, postres, decorar cócteles con la flor completa o hacer hielos como los que hicimos en uno de nuestros primeros tutoriales.

Crisantemo.png

Utilicen los pétalos crudos del crisantemo para el toque final de ensaladas y postres. Como es una flor que no exige mucho cuidado pueden tener sus propias reservas en casa, para que no solo decoren el centro de mesa si no también todos sus platos.

dientedeleon.png

Esta flor tiene propiedades diuréticas por lo que es perfecta para personas con problemas renales. También ayuda a desinflamar el estómago y controla el estreñimiento (ayuda con problemas gástricos en general). Utilícenla para hacer salsas y dips, sopas, panes, jugos, tés e incluso he visto que las apanan y son un snack completamente diferente.

lavanda.png

A ti también te amo, sobre todo en postres y combinada con limón. La lavanda aparte de ser lindísima, es deliciosa. Seguramente ustedes ya han probado limanda o té de lavanda pero hay infinidad de posibilidades; por ejemplo: pasteles rellenos con salsa de lavanda, cheesecakes, gelatinas, en general cualquier postre o pan queda increíble con lavanda. En platos salados pueden utilizar la flor para adobar carnes y pescados, preparar arroces y salsas que acompañen ensaladas.

viola.png

Esta flor seguramente la han visto decorando muchos platos, su variedad de colores siempre resalta con la comida. Las de color morado son utilizadas hace muchos años en la repostería francesa porque tienen un sabor dulce y sutil. Por otro lado, las violas amarillas tienen un efecto de laxante que puede ser pesado en algunos estómagos. Si quieren sorprender a alguien con un postre no duden en usar violas como ingrediente principal.

Begonia.png

La textura de la begonia es crujiente y su sabor muy ácido. Utilícenla cruda sobre carnes, pescados, mariscos y ensaladas. Como tiene ese saborcito a limón también pueden utilizarla en jugos naturales y en cócteles suaves como el mojito o la caipirinha.

Rosa.png

Desde hace muchos años mi helado favorito es el de pétalos de rosa pero siempre escucho a la gente decir que sabe a perfume. Y tienen razón, es un sabor que en el cerebro de la mayoría está asociado con perfumes pero no por eso deja de ser delicioso. Las rosas son flores muy fáciles de conseguir entonces pueden aprovechar para hacer de todo con sus pétalos: cristalícenlos para decorar ponqués, preparen salsas para untar en galletas, horneen panes con agua de rosas o mezclen los pétalos con cócteles para aromatizarlos.

En Carulla, Surtifruver y Frutiver van a encontrar las más populares: rosas, caléndula, violas y azahar. La lavanda, la flor de calabacín y las demás pueden pedirlas online a Natunova o Bio Bio. Si ustedes conocen más lugares donde se consigan estas flores comestibles por favor dejen un comentario y así entre todas vamos armando un directorio.

Ya saben que cuando les sirvan un plato con flores no es para que las dejen a un lado… ¡son para comer! Con las siguientes fotos se van a inspirar tanto que todas las que lean este post (incluyéndome) seremos tendencia cuando abramos la coca del almuerzo en la oficina. Antes muertas que sencillas.

Fotos tomadas de Pinterest.

DIY: leche de almendras

Por: María Alejandra

En el post de sustitutos para una dieta vegana les conté un poco sobre la leche de almendras y en este post quiero mostrarles cómo pueden hacerla en sus casas. Generalmente la leche de almendras que venden en supermercados es muy dulce (para mi gusto) y la cantidad de fibra y proteína es muy baja si la comparamos con los nutrientes que tiene puñado de almendras.

DSC_0007

Para empezar tienen que dejar una taza de almendras remojando durante un día en agua. Cuando ya tengan esto pueden empezar con lo siguiente:

  1. Laven las almendras que remojaron y boten el agua donde las tenían.
  2. En una licuadora, mezclen las almendras con dos tazas de agua hasta que las almendras estén completamente trituradas.
  3. Este paso es opcional: agregar el endulzante de su preferencia para darle un poquito más de sabor a la leche.
  4. En un filtro de tela (lo consiguen en este link) sobre una jarra pongan la mezcla y con las manos empiecen a escurrir hasta que en el filtro sólo quede el ripio de almendra.
  5. Pueden reenvasar en una botella de vidrio que pueda cerrarse para que la guarden en la nevera sin problema. Es importante que la consuman en máximo 3 días, porque como no tiene conservantes se daña más rápido que cualquier leche.

DSC_0016_1

Con el ripio de almendra pueden hacer varias recetas. Acá les dejo un link de Pinterest con ideas que van desde galletas hasta salsas. La ventaja de hacer la leche en sus casas es que pueden aprovechar absolutamente todo y no van a desechar nada.

DSC_0014_1

Dile adiós a los desechables con esta tela encerada para envolver comida.

Por: María Alejandra

El papel aluminio, el vinipel y las toallas de papel han estado presentes en nuestras vidas desde la época en la que nos empacaban el jugo de guayaba, el sándwich de jamón y queso y los pedazos de frutas en la lonchera. Veinte años después y un poco más conscientes de nuestro bolsillo y del planeta, no encontramos justificación para que mes a mes tengamos que comprar materiales deschables para empacar la comida. Es por eso que los envases de vidrio y las telas enceradas son los empaques reutilizables perfectos. Hoy les explicaremos en 3 pasos cómo hacer sus propios envoltorios usando tela de algodón y cera de abejas.

  1. Con unas tijeras, corten rectángulos de tela de algodón de diferentes medidas para diferentes alimentos.
  2. Rayen, partan o corten la cera de abejas, como les quede más fácil, en pedazos pequeños.

3. En una refractaria o bandeja para el horno, pongan la tela y encima pongan los pedacitos de cera distribuidos por toda la superficie. Metan la refractaria al horno por 15 minutos a la temperatura mínima. Cuando vean que la cera está completamente derretida saquen la tela del horno y dejen secar a temperatura ambiente. Para emparejar la cera pueden utilizar un pincel grueso mientras siga caliente. Y si le tienen miedo a las abejas cierren las ventanas porque seguro recibirán una visita.

Eso es todo, van a poder usar esta tela “impermeabilizada” cuantas veces quieran, solo tienen que lavarla entre comidas. Y después de bastantes usos pueden renovar la tela encerándola nuevamente.

*La cera de abejas pueden conseguirla con Diego Silva en el siguiente número: ‭(321) 313-5330‬

Nuestra nueva receta favorita de arepas

Por: María Alejandra

De navidad mi papá me compró una wafflera increíble con la que estuve obsesionada por ahí tres meses. Compré todas las harinas, salsas y toppings existentes y como es de costumbre, terminé juntando todos los ingredientes que me quedaban por ahí para cocinar algo decente, en este caso un desayuno para mis idearias.

Usé la harina de maíz amarillo y la harina de coco que había comprado para experimentar en la wafflera, quinoa, que pareciera que se multiplicara en mi alacena y queso de cabra para acompañar. Quedaron muy ricas, así que decidí no ser egoísta y compartir la receta con ustedes:

  1. Mezclen 1 taza de harina de maíz con 1/4 de taza de agua hasta que tengan una mezcla homogénea. A mí me gusta ponerle a la masa un poquito de aceite, pero es opcional.
  2. Agreguen 2 cucharadas de harina de coco y sigan amasando. Tienen que tener cuidado con este ingrediente porque si se pasan, sus arepas pueden quedar polvorosas y secas.
  3. Agreguen 3 cucharadas de quinoa, queso paipa rayado y sal al gusto, incorporen estos últimos ingredientes a la mezcla para terminar la masa.
  4. Con las manos secas cojan una porción de la masa y háganla bolita. Luego aplanen la bolita y vayan dándole forma de arepa.
  5. Pongan mantequilla en un sartén y cuando ya esté caliente pongan las arepas hasta que queden doradas por ambos lados.
  6. Sirvan las arepas en un plato para compartir con una bolita de queso de cabra que combina perfecto.

Estas arepas son perfectas para el desayuno con un cafecito o para las onces con un chocolate bien caliente. La idea es que mezclen harina de maíz con cualquier cosa que les provoque y hagan su propia receta de arepa que, si resulta exitosa, pueden transmitirla generación tras generación.

 

 

Probamos el hummus de Mucho

Por: María Alejandra

Cada vez que nos reunimos para tomar las fotos de Ideario hacemos una o dos recetas para almorzar o desayunar juntas y que sirvan para los posts que publicamos en la sección de cocina.

Juliana y yo decidimos probar Mucho, una app que se describe a si misma como “un experimento de consumo responsable”. La idea de Mucho es vender kits de recetas o mercados ajustados a la medida y los gustos del comprador. Lo que más me gustó, aparte de que le compran directamente a los productores, es que las recetas realmente quedan como si uno fuera un chef muy pro.

En nuestra última reunión hicimos la receta de hummus de balú, un frijol gigante que tiene mucha proteína. El hummus quedó tan rico que terminamos raspando el plato con el pan. Aquí está la receta que alcanzó para 4 personas:

unnamed (2)

  1. Pongan agua a hervir en una olla y luego cocinen ahí 250 gramos de balú para ablandarlo. Nosotras lo dejamos 30 minutos.
  2. Después de que saquen el balú, esperen a que esté un poco frío y pélenlo con las manos. Vayan poniéndolo en un procesador de alimentos.
  3. Junto al balú pelado pongan una cucharada de aceite de oliva, un diente de ajo y zumo de un limón. Procesen hasta que tengan una mezcla homogénea.
  4. Ahora agreguen el resto de ingredientes: un cuarto de cucharadita de achiote en polvo, una pizca de pimienta, 3 cucharadas de tahine y sal al gusto. Vuelvan a mezclar en el procesador.
  5. Terminen el hummus con un poquito de aceite encima, perejil y si quieren pueden agregar marañones picados, como para que quede crujiente. Pueden comérselo con pan, galletas o la mano. Nosotras probamos el pan que venía en la receta: DE LI.unnamed

De las recetas que hemos probado en Mucho, les podemos recomendar el pollo al marañón (que hizo quedar a Juliana como la cocinera experta en su oficina), el mac n’cheese de langosta, la sopa de zanahoria y por supuesto, este hummus.

La leche dorada y la magia de la cúrcuma

Por: María Alejandra

La leche dorada se ha convertido en una de mis bebidas favoritas para acabar el día. Todo empezó con un post de Mía Astral en Instagram, en el que habló sobre las maravillas de la leche dorada. Yo, como soy una antojada, busqué los ingredientes para hacerla y ¡tarán! ahora soy fiel a esta milenaria bebida Ayurveda.

En la medicina tradicional de India, la cúrcuma es un ingrediente muy completo que equilibra nuestro cuerpo tanto física como psicológicamente. Además, es una especia que tiene un importante contenido de vitamina C, hierro, zinc y vitamina B3; es antiinflamatoria y antioxidante, mejor dicho: todo en uno.

Para prepararla solo deben mezclar una taza de leche (yo uso de almendras), una cucharadita de aceite de coco y una cucharadita de cúrcuma. Pueden usar miel para endulzar.

Seguramente esta no es la única receta para hacer leche dorada, hay miles de combinaciones y varios sustitutos que pueden escoger según sus preferencias. Lo principal de esta receta es la cúrcuma, lo demás puede variar.

Yo les recomiendo que la tomen en las noches antes de dormir; la leche caliente al final del día ayuda a que descansemos y nos relajemos más. Si quieren explorar más la tradición Ayurveda, lean este post sobre oil pulling.

Y si han probado otra receta de leche dorada, ¡compártanla con nosotras!