Cuidar plantas es cuidarte a ti misma

Siempre creí que era una de esas personas que con solo mirar una planta, la mata. Bueno, no era solo una creencia. En realidad, tuve una hace 3 años y la maté por regarla mucho. Pero después de la tusa, decidí que quería intentarlo una vez más. Me di la oportunidad de volver a tener plantas y, para mi sorpresa, resulta que no soy la asesina que creía ser. Y ahora, con 8 maticas en mi casa puedo decir que regarlas, cortarlas, arreglarlas o limpiarles las hojas puede ser una especie de terapia.

Por: Juliana Abaúnza

No importa dónde vivan: en un apartamento miniatura o en una casa gigante, las plantas hacen toda la diferencia. Llenan cualquier habitación de color y vida. Además, tienen unos efectos espectaculares en su salud. ¿Por qué? Porque a través de la fotosíntesis, las plantas producen oxígeno y purifican el aire de partículas como el benceno, el formaldehído y el moho. No lo digo solo yo, lo dice la NASA.

Pero además de beneficios como que mejoran cualquier decoración y que mejoran el aire que respiramos en nuestra casa, las plantas tienen efectos en nuestra mente que al menos yo no creía hasta que los experimenté. Después de pasar horas frente a nuestras pantallas, en trancones, en oficinas o salones de clase, llegar a la casa e interactuar con una planta, es un recordatorio de que tenemos que calmarnos.

La terapia hortícola es un método muy antiguo (data 2000 años antes de Cristo en Mesopotamia) que se usa para ayudarles a personas que tienen algún problema de salud mental. Los antiguos egipcios, recetaban caminatas por jardines y en las dos Guerras Mundiales, los soldados heridos y en recuperación trabajaban con plantas para recuperarse física y mentalmente.

Cuidar plantas me saca de mi cabeza así sea por un momentico y me hace concentrarme en algo externo, en un ser vivo que así como yo, a veces tiene momentos buenos y a veces tiene retrocesos. Cuidar mis matas me recuerda que debo prestar atención a los detalles y me hace caer en cuenta una y otra vez que así como con las personas, no puedo esperar que todas mis plantas se comporten igual.

2.1.png

Por eso las animo a que compren plantas. Cuando vayan a un vivero, háganse amigas de las personas que atienden y pregúntenles cuál es la mejor planta para ustedes. Sean honestas. En mi primera visita a Jardineros (mi lugar favorito para comprar maticas), le dije al vendedor: “Mire, señor, yo ya maté a una… así que necesito que me diga cuál planta es casi imposible de asesinar”. Entonces, hagan lo mismo, expliquen cuáles son sus condiciones: cuánta luz entra a sus casas, en qué lugar piensan poner la planta, cuánta atención le pueden dedicar.

Cuando ya escojan una, una que se adapte perfectamente a sus condiciones, una que las enamore apenas la ven y se la lleven a la casa y le pongan nombre y la cuiden, les prometo que la posibilidad de ver algo crecer las va a hacer tan felices como a mí.

Y si ya tienen plantas y las aman, tómenles fotos y etiquétennos en Instagram, queremos verlas todas ❤


Si quieren hacerse una idea de cuáles plantas podrían servirles, revisen nuestra guía de 4 plantas de interior muy fáciles de cuidar. 

1,1.png

Regala bolsitas de té reutilizables hechas por ti

Hola, me llamo Laura Camila y soy una adicta al café en recuperación, pero ahora que he cambiado mis hábitos de consumo y que me preocupo más por mi salud física y mental, he caído en los brazos amables y calmantes del té.

Por: Laura Camila

Mi adicción al café empezó en los primeros semestres de la universidad, cuando me di cuenta que me mantenía despierta y activa. “Perfecto para seguir derecho 3 días haciendo entregas”, pensaba. Muy saludable yo.

Luego, cuando empecé a trabajar, me tomaba de 5 a 7 mugs de café al día. Y me quejaba con mis compañeros cuando ellos hacían el café porque no les quedaba tan cargado como el que hacía yo. En fin. Sin darme cuenta me volví adicta.

Hace poco, pasé por una situación difícil con mi mamá y su salud mental, que me hizo caer en cuenta de lo mal que estaban muchos de mis hábitos de consumo. Cuando no es consumo desaforado de drogas o alcohol, creemos que todo está bien, y no. Tomar tanto café puede ser un detonante para enfermedades mentales; contribuye a que seamos más ansiosos, y afecta nuestro sueño, porque yo también creía que “el café no me hace nada”, “yo me puedo tomar un tinto y acostarme a dormir”, pero desde que le bajé (ahora me tomo 2 tintos a la semana, por mucho) sí he sentido que la calidad de mi sueño ha mejorado.

Esto no quiere decir que no necesite estar tomando algo todo el día, precisamente por mi ansiedad. Y con el agua no es suficiente, aunque tome bastante. Me hace falta algo con sabor, algo caliente. ¿Y qué tiene estas características? El té.

Empecé a conocer un poco más sobre esta bebida y sus maravillas, a stalkear tiendas, probar diferentes sabores y ahora me la paso tomando té. Algunos, como el té verde, cumplen la misma función que el café: mantenernos despiertos y ayudar a la digestión. Otros, como el de manzanilla o lavanda, nos ayudan a relajarnos. En fin, hay una variedad increíble, para todos los gustos y necesidades.

Por eso, hoy les queremos enseñar a hacer estas bolsitas de té que son reutilizables, así podemos sorprender a nuestros amigos adictos al café para que entren en rehab, y además, le ayudamos así sea un poquito al planeta. Lo único que necesitan es té, un colador de café, una cuerda de algodón y alguna etiqueta de adorno que pueden hacer con un pedacito de cartón.

IMG_5802

Echen un poquito de té en la mitad del colador y ciérrenlo como si fuera un dulce.

Corten lo que sobre del colador en la parte de arriba y amárrenlo con la cuerda de algodón.

IMG_5831

Asegúrense de cerrarlo bien para que no se salgan los pedacitos de té y caigan en el agua. También procuren que la cuerdita sea lo suficientemente larga para luego meter la etiqueta.

Ábranle un hueco a la etiqueta en la parte de arriba y amárrenla a la misma cuerda con la que amarraron el colador.

IMG_5893

IMG_5924

¡Y listo! Ya está listo para usar. Nosotras hicimos un corazón en la etiqueta pero ustedes pueden poner algún mensaje o dibujarle lo que quieran. Después, regálenselo a alguien que quieran o a ustedes mismas.

Haz tu propio brazalete de canutillos

Por: María Alejandra

Desde que era niña he tenido una caja llena de hilos, chaquiras y pinzas. Hace 15 años estaba obsesionada con las piedras gigantes, de colores brillantes; con formas de flores y corazones. Me llenaba los brazos con las pulseras que yo misma hacía con ayuda de mi mamá.

El año pasado, encontré un brazalete espectacular con piedras doradas y me antojé de hacer pulseras otra vez. Hoy con este tutorial, regreso a mi juego favorito de la infancia.

Para hacer este tipo de brazaletes, deben tener una base en la que puedan tejer; nosotras hicimos una muy básica con balso.

1. Tomen una tabla de balso que mida 25cm de largo y 15 cm de ancho. Peguen dos palos de balso de 15cm de largo, cada uno en un extremo. Con un bisturí, hagan cortes muy superficiales cada 0,25cm en los dos palos.
2. Corten 6 hilos de 30 cm y acomódenlos en las ranuras que hicieron en los palos de balso.

3. Con ayuda de un gancho, aseguren ambos extremos de los hilos a la tabla.
4. Con unas tijeras, corten aproximadamente 1 metro de otro pedazo de hilo (a este hilo lo llamaremos hilo de tejer). Enhebren una aguja muy delgada y pongan 5 canutillos en ella.

5. Pasen el hilo de tejer por debajo de los hilos que están en la base y acomoden los canutillos entre los espacios que quedan entre los hilos. Pueden usar un gancho para sujetar el extremo del hilo de tejer a la base para que quede templado y sea más fácil.
6. Hagan presión con el dedo por debajo de los canutillos y pasen la aguja por dentro de estos. Asegúrense que cuando pasen la aguja dentro de los canutillos, pase por encima de los hilos que están en la base, así quedarán sujetados.

7. Repitan el paso 5 y 6 con 5 canutillos por hilera y hagan tantas hileras como quieran.
8. Suelten los hilos de la base y hagan un nudo resistente justo donde queda la primera y la última hilera.

9. Cierren los dos extremos con herrajes de presión. Nosotras dejamos dos hileras dentro de cada herraje.
10. Para terminar, en uno de los herrajes pongan una cadena y en el otro pongan un broche.

¡Y listo! Llénense de brazaletes de canutillos hasta el hombro.

Si les gustó este post, les recomendamos que estén pendientes de Artesanías de Colombia; ellos hacen talleres gratuitos y entre esos está tejeduría con chaquiras.

Dile adiós a los desechables con esta tela encerada para envolver comida.

Por: María Alejandra

El papel aluminio, el vinipel y las toallas de papel han estado presentes en nuestras vidas desde la época en la que nos empacaban el jugo de guayaba, el sándwich de jamón y queso y los pedazos de frutas en la lonchera. Veinte años después y un poco más conscientes de nuestro bolsillo y del planeta, no encontramos justificación para que mes a mes tengamos que comprar materiales deschables para empacar la comida. Es por eso que los envases de vidrio y las telas enceradas son los empaques reutilizables perfectos. Hoy les explicaremos en 3 pasos cómo hacer sus propios envoltorios usando tela de algodón y cera de abejas.

  1. Con unas tijeras, corten rectángulos de tela de algodón de diferentes medidas para diferentes alimentos.
  2. Rayen, partan o corten la cera de abejas, como les quede más fácil, en pedazos pequeños.

3. En una refractaria o bandeja para el horno, pongan la tela y encima pongan los pedacitos de cera distribuidos por toda la superficie. Metan la refractaria al horno por 15 minutos a la temperatura mínima. Cuando vean que la cera está completamente derretida saquen la tela del horno y dejen secar a temperatura ambiente. Para emparejar la cera pueden utilizar un pincel grueso mientras siga caliente. Y si le tienen miedo a las abejas cierren las ventanas porque seguro recibirán una visita.

Eso es todo, van a poder usar esta tela “impermeabilizada” cuantas veces quieran, solo tienen que lavarla entre comidas. Y después de bastantes usos pueden renovar la tela encerándola nuevamente.

*La cera de abejas pueden conseguirla con Diego Silva en el siguiente número: ‭(321) 313-5330‬

Una base divina para tus materas

final_2.jpg

Por: Lola MNaranjo

Empezaré este post contándoles que para las matas, tengo mano de abuelita. Planta muerta que tengan por ahí, me la dan y con mi cuidado se pone divina. No es un super poder pero me gusta tener seres vivos a mi cargo y que no mueran.

Por otro lado, estoy a punto de mudarme y quiero darle un toque diferente a las mismas materas que tengo desde hace rato. Por eso decidí hacer el tutorial de hoy, para el que solo necesitan: balso, colbón, un bisturí y la matera que quieren decorar.

1

Lo primero que tienen que hacer es medir las dimensiones de la matera.

Después cortan palitos para hacer la estructura de un cubo alrededor de la matera. Tienen que medir el alto y el ancho para calcular las medidas de los palitos interiores.

2.png

Después de que hayan cortado los palitos, los lijan y empiezan a armar el cubo alrededor de la matera pegando palito por palito con colbón.

3.png

Por último, tienen que dejar secar bien las uniones y sembrar la matica dentro de la matera que quedó en el cubo.

¡Y listo!

En defensa de las cartas nunca enviadas

JULIANA ENTRE CARTAS

Por: Juliana Abaúnza
Ilustraciones: Susana Velasco

Desde hace muchos años hago algo que no sé si sea normal. Cuando pasa algo triste, estresante o malo en mi vida, especialmente cuando involucra a alguien más, me siento en mi escritorio y le escribo una carta a esa persona… pero nunca la mando. Esa práctica va en contra de las ideas que tenemos de “hay que enfrentar siempre a las personas” o “tienes que decir lo que piensas”, pero les juro que funciona para tener paz mental.

Digamos que ustedes tenían una relación y terminaron. Por equis o ye razón, ya no se hablan con su ex, pero todavía tienen un montón de cosas dentro de su cabeza y de su corazón que quieren decirle. “Ese día que hiciste eso me sentí así y asá”, “cuando pasó tal cosa pensé esto otro”, “creo que eres una persona que tin y tan”. Pero resulta que decírselo a su ex es una mala idea porque tal vez pelearon y no se hablan o porque tal vez ustedes se prometieron a sí mismas que no le iban a hablar más. Es ahí cuando llega la hermosa carta nunca enviada a salvarlas.

JULIANA ENTRE CARTAS 1.jpg

Yo creo que tengo cartas escritas para todos mis exes (ex-cuentos, ex-amores, ex-tormentos, ex-loquesea, ex-amigos), todas muy guardadas. Algunas son cartas de desahogo de frustración y rabia, otras explicando mi tristeza y otras son de agradecimiento por cosas buenas. Pero nunca las entregaré porque más que para ellos, esas cartas son para mí. Para poder desahogarme, para dejar un registro de cómo me siento en un día determinado e incluso para poder organizar mis pensamientos en momentos de confusión.

Así que las invito a que escriban lo que sienten. A sus parejas, ex parejas, amigos, ex amigos, familiares, a quien sea. Pueden hacerlo en un e-mail nunca enviado o en un mensaje de texto larguísimo que siempre se quedará en borrador, pero en mi experiencia todo cambia cuando uno coge un papel y un lápiz y deja que todo salga. Cuando hayan terminado de escribir todo lo que tienen adentro, dóblenla, pónganla en un sobre y escriban “Carta para _____ que nunca enviaré”. Si quieren guardarla, la decisión de leerla meses o años después es suya, a veces eso sirve mucho. Pero si lo único que necesitaban es desahogarse, pueden quemarla o romperla y dejar ir. Les aseguro que se sentirán mucho mejor.

¿Qué estrategias tienen ustedes para aliviar tristezas o dejar ir cosas que no las dejan descansar? Cuéntennos en los comentarios o en nuestro instagram, @IdearioBlog

5 formas diferentes de usar una pañoleta

Por: Laura Camila

Soy amante de los accesorios. No solo de las joyas sino de las bufandas, los pines (mis favoritos obviamente son los que hace María Alejandra), las medias y por supuesto: las pañoletas. Estas le dan a cualquier atuendo el toque que uno quiera; es increíble cómo se puede transformar completamente un atuendo con un pedacito de tela.

Hoy les queremos mostrar 6 formas distintas de usar la misma pañoleta, para que tengan ideas cuando no sepan dónde ponérsela además de amarrársela en el cuello o en la cabeza.

EN EL TOBILLO

IMG_4966.JPG

Probamos haciendo un amarre con la pañoleta en los tobillos y nos encantó el resultado. Aunque yo, personalmente, no lo haría todos los días porque no soy tan arriesgada, me parece una gran manera de usar una pañoleta.

Con botas se ve espectacular, pero también la pueden usar con suecos o tennis. Si se visten completamente con un color plano (negro, blanco) y se ponen una pañoleta colorida en el tobillo, perfectamente pueden salir a una pasarela de NY Fashion Week.

EN LA PRETINA DEL PANTALÓN

IMG_4944.JPG

Otra forma es amarrarla a un cosito por donde se pasa el cinturón en la pretina del pantalón (lo sé, sueno como una diseñadora de modas). Así pimpean el pantalón más simple y, de hecho, pareciera que la pañoleta viniera con el pantalón.

Nos imaginamos esta forma de usar una pañoleta para un outfit informal pero también para uno elegante, dependiendo del pantalón y la pañoleta. Si tienen una pañoleta grande, también pueden probar usándola como cinturón: la enrollan toda y la pasan por los huequitos, luego la amarran al frente ¡y listo!

EN UNA CARTERA

IMG_4960.JPG

Seguro algunas de ustedes ya usan las pañoletas amarradas a los bolsos y concuerdan conmigo en que se ve di-vi-no. Sobretodo a una cartera como la de la foto, de una fibra y color crudo, el color le viene muy bien, pero también la pueden amarrar a una cartera más elegante de cuero negra y se va a ver espectacular.

EN LA MUÑECA

IMG_4969.JPG

Tengo muchas amigas que odian los anillos e incluso las pulseras (no sé cómo somos amigas porque yo los amo) porque para escribir en el computador o hacer cualquier cosa, se sienten incómodas. Bueno, pues amarrarse una pañoleta en la muñeca puede ser una solución y se ve muy lindo.

En Pinterest pueden encontrar miles de formas de hacer el nudo, nosotras esta vez no dejamos ninguna parte de la pañoleta suelta para sentirnos más cómodas y que se viera más elegante.

Nota: no tienen que odiar los anillos para probar esta forma. Creemos que incluso con anillos se ve divino.

LA NEOCLÁSICA: EN EL CUELLO

IMG_4952.JPG

No podíamos dejar de mostrarles una forma diferente de usar la pañoleta en el cuello para las menos arriesgadas. Me enamoré de Lola cuando vi su pelo corto acompañado de la pañoleta ¿ustedes no? (Tranqui Lols, es un decir).

La forma clásica es amarrarla normal y dejar las colitas de la pañoleta colgando. Esta vez la enrollamos toda y metimos lo que sobraba en la misma pañoleta. Tengan cuidado de no apretar mucho para que no se desmayen enala mitad del día.

¿Han probado otras formas de usar una pañoleta? muéstrennos en nuestro Instagram: @IdearioBlog.

Aprende sobre las piedras y sus propiedades

 

post-03

Por: LolaM Naranjo
Ilustraciones: Susana Velasco

El yoga y el contacto con la espiritualidad llegaron a mí cuando ya estaba muy grande, sin embargo, siempre he creído, en diferentes cosas ¿o en todo? no sé, pero me considero una persona creyente; en la gente, en los sentimientos, en las buenas intenciones y acciones, en el zodiaco y el esoterismo… también creo en Dios y creo que la luna no está simplemente flotando sino que todas las cosas que están en el universo tienen fuerzas y propiedades que nos afectan de una forma u otra. Espero que a las que creen en todo esto como yo, les encante esta información, tanto como a mí.

Antes de empezar a hablarles de las piedras quiero explicarles un concepto que les va a ayudar a sacar el mayor y mejor provecho de ellas y es que para que las piedras sirvan o hagan efecto en nosotras, debemos creer. No es solamente comprarlas y tenerlas ahí, esperando a que hagan milagros; hay que hacer algo con ellas y acá es donde aparece mi palabra favorita: rituales.

Las piedras tienen mayor impacto si se ubican en el área del cuerpo correcta. Aquí es donde vienen los famosos chakras.

post-05

Los chakras son centros de energía no medibles que se encuentran en el cuerpo humano e influyen en nosotros a nivel psicológico y físico. Todas las cosas o seres, tenemos energía dentro que puede contenerse, liberarse o transformarse y dentro de nosotros hay 7 campos de esa energía que se alinean en nuestra columna vertebral.

Esos 7 puntos son remolinos que se encargan de movilizar esa energía contenida a través del cuerpo físico. A cada uno de ellos se le atribuyen “campos de acción”/situaciones de la vida y partes de nuestro cuerpo; cuando alguno de esos chakras está bloqueado es porque alguno de esos aspectos de la vida o del cuerpo no está bien. Por eso es importante saber cuáles son y qué podemos hacer para desbloquearlos.

No voy a hablarles de cada chakra porque nunca terminaría el post, pero hay mucha información en internet por si quieren profundizar más sobre qué son y a qué se refiere cada uno. Esta vez les hablaré de algunos que considero importantes y de cómo pueden usar las piedras para sacarles más provecho.

post-01

post-02

Para activar las piedras pueden recostarse en una ambiente tranquilo; si quieren, pueden encender un incienso o una vela y poner música tranquila, luego toman la piedra en su mano dominante (si son diestras, es la derecha, si son zurdas, pues la izquierda). Visualicen cómo sale de ella una luz del color del chakra (cada piedra corresponde a su chakra, como pueden ver en el gráfico) y cuando la luz haya crecido bastante, pueden poner la piedra en la parte del chakra que están activando.

Sigan respirando conscientemente, sintiendo cómo la energía de la piedra armoniza su chakra, luego cuando terminen, agradezcan al cristal y límpienlo. Esto lo pueden hacer una vez al mes o cada vez que se los dicte su corazón.

Yo aún no tengo mucha experiencia con las piedras y el mundo espiritual, así que si saben de alguna otra técnica que quieran compartir para usar las piedras, cuéntennos en los comentarios o en nuestro Instagram: @idearioblog.

 

Pinta tus propios tenis de leopardo

Por: María Alejandra

La razón por la que ven solo un zapato en la foto es porque fracasé en el primer intento; quedó tan mal que ni siquiera les voy a mostrar. La historia va a sí: compré para mi mamá y para mí dos pares de zapatos iguales pero a ella le quedaron chiquitos entonces me los dio. La idea de pintarlos y hacerlos diferentes era buena pero fallé en la ejecución. La lección es: la próxima vez que quiera rayar algo con marcadores permanentes tengo que hacer una prueba o un boceto antes porque soy pésima improvisando.

IMG_5311

Si tienen un par de tenis viejos, que ya se cansaron de verlos en el closet o, les pasó como a mí, que los tienen repetidos, pueden darles vida pimpeándolos. Después de mi fracaso en el primer intento, Juliana me sugirió pintar manchas de leopardo y en este post les voy a explicar cómo hacerlas.

Paso a paso print

  1. Escojan un tono claro y un tono oscuro de una misma gama de color. Con el tono claro hagan un círculo deforme.
  2. Con el tono oscuro hagan 2 manchas tratando de imitar un frijol, rodeando el círculo anterior.
  3. Repitan el paso 1 y 2 pero cambiando la forma del círculo y las líneas en cada mancha. También pueden hacer manchas sueltas de un solo tono para llenar espacios vacíos.

Si son artistas no necesitarán estos tres pasos porque les saldrán las manchas de leopardo naturalmente. Si les gusta pintar pero no son expertas, las guía les pueden funcionar.

El objetivo de este post es que se inspiren para reutilizar un par de tenis que tienen guardados hace mucho y renovarlos; pueden utilizar marcadores permanentes, pintura, parches, lentejuelas, lo que se les ocurra. Si lo que les gustó fueron las manchas, ya saben como hacer un print de leopardo sobre cualquier cosa.

Ahora, si saben como quitar marcador permanente sobre cuerina y tela, escriban en los comentarios; me va a ser muy útil esa información para la próxima.

Acá abajo les dejo más ejemplos de zapatos pimpeados y muy lindos para que se motiven.

Aretes con tela y cuerina

Por: María Alejandra

Desde que tengo 12 años me ha gustado hacer mis propios aretes y pulseras. Desde esa edad he acumulado herramientas, piedritas y herrajes. Por ejemplo, para este tutorial usé la misma cuerina y retazos de tela que hemos usado en Ideario desde hace tres años.

 

1. Para hacer un arete deben cortar dos círculos de cuerina pequeños y dos medianos. También deben cortar dos círculos pequeños de la tela estampada. Pueden ayudarse de un lápiz para hacer los trazos y luego recortar.
2. Corten los círculos de cuerina medianos a la mitad. Luego con silicona o súper bonder peguen las parejas de círculos. La idea es que en la parte de atrás del arete no se vea el revés de las telas.

 

3. Con ayuda de una aguja hagan un hueco en el círculo de cuerina pequeño. Pongan una argolla en ese hueco para conectar el círculo con el broche del arete.
4. Ahora conecten el círculo de tela estampada con una argolla.

 

5. Con otra argolla, conecten el círculo de tela con el medio círculo de cuerina.
6. Para conectar lo que llevan con el medio círculo restante, utilicen dos argollas en los extremos. Ya tienen su primer arete, ahora repitan todos los pasos y ¡listo!

Salgan a lucir sus nuevos aretes y quién sabe, tal vez consigan clientes para su nueva joyería DIY.