Cuidar plantas es cuidarte a ti misma

Siempre creí que era una de esas personas que con solo mirar una planta, la mata. Bueno, no era solo una creencia. En realidad, tuve una hace 3 años y la maté por regarla mucho. Pero después de la tusa, decidí que quería intentarlo una vez más. Me di la oportunidad de volver a tener plantas y, para mi sorpresa, resulta que no soy la asesina que creía ser. Y ahora, con 8 maticas en mi casa puedo decir que regarlas, cortarlas, arreglarlas o limpiarles las hojas puede ser una especie de terapia.

Por: Juliana Abaúnza

No importa dónde vivan: en un apartamento miniatura o en una casa gigante, las plantas hacen toda la diferencia. Llenan cualquier habitación de color y vida. Además, tienen unos efectos espectaculares en su salud. ¿Por qué? Porque a través de la fotosíntesis, las plantas producen oxígeno y purifican el aire de partículas como el benceno, el formaldehído y el moho. No lo digo solo yo, lo dice la NASA.

Pero además de beneficios como que mejoran cualquier decoración y que mejoran el aire que respiramos en nuestra casa, las plantas tienen efectos en nuestra mente que al menos yo no creía hasta que los experimenté. Después de pasar horas frente a nuestras pantallas, en trancones, en oficinas o salones de clase, llegar a la casa e interactuar con una planta, es un recordatorio de que tenemos que calmarnos.

La terapia hortícola es un método muy antiguo (data 2000 años antes de Cristo en Mesopotamia) que se usa para ayudarles a personas que tienen algún problema de salud mental. Los antiguos egipcios, recetaban caminatas por jardines y en las dos Guerras Mundiales, los soldados heridos y en recuperación trabajaban con plantas para recuperarse física y mentalmente.

Cuidar plantas me saca de mi cabeza así sea por un momentico y me hace concentrarme en algo externo, en un ser vivo que así como yo, a veces tiene momentos buenos y a veces tiene retrocesos. Cuidar mis matas me recuerda que debo prestar atención a los detalles y me hace caer en cuenta una y otra vez que así como con las personas, no puedo esperar que todas mis plantas se comporten igual.

2.1.png

Por eso las animo a que compren plantas. Cuando vayan a un vivero, háganse amigas de las personas que atienden y pregúntenles cuál es la mejor planta para ustedes. Sean honestas. En mi primera visita a Jardineros (mi lugar favorito para comprar maticas), le dije al vendedor: “Mire, señor, yo ya maté a una… así que necesito que me diga cuál planta es casi imposible de asesinar”. Entonces, hagan lo mismo, expliquen cuáles son sus condiciones: cuánta luz entra a sus casas, en qué lugar piensan poner la planta, cuánta atención le pueden dedicar.

Cuando ya escojan una, una que se adapte perfectamente a sus condiciones, una que las enamore apenas la ven y se la lleven a la casa y le pongan nombre y la cuiden, les prometo que la posibilidad de ver algo crecer las va a hacer tan felices como a mí.

Y si ya tienen plantas y las aman, tómenles fotos y etiquétennos en Instagram, queremos verlas todas ❤


Si quieren hacerse una idea de cuáles plantas podrían servirles, revisen nuestra guía de 4 plantas de interior muy fáciles de cuidar. 

1,1.png

Una base divina para tus materas

final_2.jpg

Por: Lola MNaranjo

Empezaré este post contándoles que para las matas, tengo mano de abuelita. Planta muerta que tengan por ahí, me la dan y con mi cuidado se pone divina. No es un super poder pero me gusta tener seres vivos a mi cargo y que no mueran.

Por otro lado, estoy a punto de mudarme y quiero darle un toque diferente a las mismas materas que tengo desde hace rato. Por eso decidí hacer el tutorial de hoy, para el que solo necesitan: balso, colbón, un bisturí y la matera que quieren decorar.

1

Lo primero que tienen que hacer es medir las dimensiones de la matera.

Después cortan palitos para hacer la estructura de un cubo alrededor de la matera. Tienen que medir el alto y el ancho para calcular las medidas de los palitos interiores.

2.png

Después de que hayan cortado los palitos, los lijan y empiezan a armar el cubo alrededor de la matera pegando palito por palito con colbón.

3.png

Por último, tienen que dejar secar bien las uniones y sembrar la matica dentro de la matera que quedó en el cubo.

¡Y listo!

4 plantas de interior fáciles de cuidar

Plantas-01

Por: Juliana Abaúnza

Cuidar plantas puede ser difícil. El año pasado tuve una planta (se llamaba Uma Thurman). La regaba dos veces a la semana, le hablaba, le daba amor… pero aun así, después de 6 meses, murió. “¿Qué hice mal?”, me pregunté a mí misma y también le pregunté al señor del vivero en el que la compré. Él me explicó que mi error había sido darle mucha agua. En mi intento de cuidarla, la ahogué.

Podría decir que Uma murió porque le di mucho amor, pero la realidad es que murió porque no supe cuidarla. Ahora, con el paso del tiempo y mis lagrimales ya secos, me siento preparada para comprar una nueva. Por eso, hice una investigación de plantas que pueda tener dentro de la casa y que no mueran con solo mirarlas.

ALOE / SÁBILA / ACÍBAR
(Aloe vera)

Aloe Vera

El aloe es famoso por sus propiedades medicinales. Si arrancan una hojita, verán que sale un gel que sirve para aliviar heridas y quemaduras. Además de ser bueno para la piel y de ser una planta linda, es muy fácil de cuidar. Si ustedes son de esas personas olvidadizas a las que se les olvida regar sus plantas, inténtenlo con el aloe.

La frase que deben tener en mente al comprar una matica de aloe es “menos es más”. Desde que la tengan en un espacio pequeño al que le entre la luz del sol, todo estará bien. Además de luz indirecta, esta planta no necesita mucha agua. Si viven en lugares húmedos, eso significa que tal vez tengan que regarla solo una vez cada dos o tres semanas. Lo importante es que siempre revisen que la tierra está completamente seca antes de volver a regarla.

La recomendación es que compren una matera de terracota (porque son porosas) que tenga huequitos abajo. Y además, es mejor comprar una tierra especial para cactus y suculentas porque permite que el agua escurra bien.

El único defecto que le encontré a esta planta mágica es que puede ser tóxica para gatos y perros, según la ASPCA (American Society for the Prevention of Cruelty to Animals).

PinterestPinterest

CINTA / MALAMADRE / ARAÑA
(Chlorophytum comosum)

Spider Plant

Esta planta sería el centro de atención de cualquier habitación. Pueden ponerla en un lugar alto o colgarla de una canasta para dejar que su hojas alargadas caigan. Además de eso y de lo fácil que es cuidarla, es buena para tener en interiores porque limpia el aire.

No necesita mucho: luz media a brillante y tierra húmeda (riéguenla con regularidad pero dejen que la tierra se seque entre regadas). Como crece tan rápido, tal vez tengan que cambiarla de matera una o dos veces al año.

Otra cosa chévere de esta planta es que saca sus propias maticas “bebés”. Pueden coger una, ponerla en un vaso de agua, esperar a que forme raíces y después de un par de semanas, pueden transplantarla a una matera nueva. Podrían ser regalos perfectos para sus amigos o conocidos.

Lo único es que deben prestarle atención a las puntas de las hojas porque a veces se les pueden poner cafés. Esto es muy común, pero de todas formas fíjense y corten las hojitas dañadas con unas tijeras. La causa de eso puede ser porque el agua tiene fluoruro, porque le echaron mucho fertilizante a la tierra, porque hay poca humedad o porque la tierra está seca. Si sospechan que el agua con la que la riegan es la culpable, usen agua de lluvia o agua destilada.

Esta sí es segura para gatos y perros.

PinterestPinterest

LENGUA DE SUEGRA / ESPADA DE BOLÍVAR
(Sansevieria)

Snake Plant

Aunque odio que se llame “lengua de suegra” porque perpetúa ese chiste idiota de que todas las suegras son unas serpientes, esta planta me parece divina. Sus hojas son gruesas y rectas, se ve divina en cualquier tipo de matera y al parecer le encanta que la ignoren, lo que la convierte en la planta perfecta para las personas que nos vamos de viaje por un par de semanas. Y para rematar, purifica el aire, entonces es perfecta para tenerla en la habitación.

La sansevieria puede crecer bien con poca o mucha luz, en frío o en calor, es una todoterreno. Lo único en lo que hay que fijarse es en que la tierra nunca esté mojada, es mejor tenerla casi seca. A veces podrán pasan hasta 3 semanas sin que tengan que regarla.

Su único defecto es que puede ser tóxica para gatos y perros, según la ASPCA. Entonces a menos de que tengan animales muy bien comportados que no se la comerían, es mejor que la eviten.

PinterestPinterest

ÁRBOL DE CAUCHO / SIRINGA
(Ficus elastica)

Rubber Plant

Esta planta me parece espectacular porque sus hojas verdes oscuras tienen un brillo que las hace parecer de mentiras. Además, si tienen paciencia, pueden cogerla desde chiquita y en un par de años tendrán su propio mini árbol interno. Si prefieren que no crezca tanto, pueden controlar su crecimiento si la ponen en materas chiquitas o si le podan las ramas más largas.

De las cuatro plantas esta es la que necesita más cuidado pero tampoco es tanto. La luz debe ser brillante pero indirecta; sabrán si necesita más luz porque los tallos se empiezan a caer, las hojas pierden el brillo y las hojas de abajo se empiezan a caer.

Además, necesitan agua con regularidad. Si meten el dedo y sienten que al menos 5 cm están secos, es hora de regar. Si le están echando mucha agua, las hojas van a empezar a ponerse más claritas. Apenas vean que se están poniendo medio amarillas, paren el agua durante un rato. Entonces es de encontrar un balance: luz pero no mucha, húmeda pero no mojada.

PinterestPinterest

Mi propósito este año es comprar estas cuatro plantas y ver cómo me va. En unos meses les contaré si murieron o si de verdad son tan fáciles de cuidar como todas mis fuentes juraron. Si deciden intentarlo con alguna de estas, vayan a un vivero y asesórense bien. Algo que aprendí es que es mejor preguntar mucho que dejar pasar algún detalle por alto. Pregunten cada cuánto hay que regarla, cuánta luz necesita, si necesita un tipo de tierra especial, si necesita fertilizante, qué mantenimiento hay que hacerle. En fin. Pregunten, pregunten, pregunten y asegúrense de que saben todo lo que su planta necesita.

¿Ustedes tienen alguna de estas plantas? ¿Qué tal les ha ido? ¿Cuál otra planta me recomiendan para comprar y que no me romperá el corazón con una muerte prematura? Cuéntenme en los comentarios aquí o en nuestro instagram @idearioblog