11 errores comunes al usar sombra de ojos

DSC_0881

Hay un sentimiento que no tiene nombre pero que seguramente conoces. Es esa sensación de que uno está haciendo algo mal al usar maquillaje. Tal vez no sabes qué es exactamente pero una parte de tu cerebro dice “La estás embarrando. Esto fijo no se hace así. No sabes nada de maquillaje”. Tranquila. Nosotras tres también hemos estado en esa posición.

Afortunadamente, nuestro mejor amigo Google existe y podemos buscar todo lo que nos pone a dudar para asegurarnos de que lo estamos haciendo bien. Hoy te ahorramos googleada y te reunimos en una lista los 11 errores más comunes que hemos cometido al usar sombra de ojos.

1. USAR EL APLICADOR QUE VIENE CON LAS SOMBRAS

Casi todas las cajas de sombras vienen con aplicadores de plástico que tienen esponjitas en los extremos. Esos aplicadores sirven para momentos de emergencia o para retocarte cuando llevas la sombra en tu cartera pero es hora de que sepas que lo mejor que puedes hacer es invertirle a un juego de brochas. Si no estás segura de para qué sirve cada brocha, revisa nuestra guía.

2. NO USAR PRIMER

Usar primer es uno de esos pasos que mucha gente se salta pero que no deberían porque hace toda la diferencia. Si estás confundida y no sabes qué es, fresca, no es como que nosotras llevemos décadas usándolo. El primer (se lee con pronunciación anglosajona, o sea: prai-mer) es una sustancia que uno se aplica en los párpados y que sirve para crear una capa base sobre la cual se fijarán las sombras y no se correrán con tanta facilidad.

3. NO MEZCLAR BIEN LAS SOMBRAS Y DEJAR QUE SE VEAN LAS LÍNEAS DE SEPARACIÓN ENTRE LOS COLORES

Mezclar y difuminar son dos verbos que debes empezar a grabarte en la cabeza. El maquillaje se verá muchísimo más profesional si difuminas los bordes y mezclas los colores. Si, por ejemplo, usaste un color claro como base y ahora vas a hacer un smokey eye o una línea oscura, ¿qué debes hacer? Muy bien. Adivinaste. Mezclar y difuminar. La idea no es que quede todo como un mazacote de un solo color, pero sencillamente que las transiciones entre tonos no sean tan obvias.

DSC_0876

4. NO ARREGLARSE LAS CEJAS

De nada sirve tener el smokey eye más increíble que la humanidad haya visto, si encima están dos cejas despeinadas y desarregladas. Las cejas son una parte muy importante de la mirada, entonces préstales mucha atención. Esto va a sonar cursi pero haz de cuenta que tus párpados son el lienzo, las sombras son las pinturas y tus cejas son el marco. Si no tienes ni idea de cómo maquillar tus cejas, practica con nuestro tutorial.

5. USAR SOMBRAS VIEJAS

Los ojos tienen la piel más delgada y sensible de toda la cara, por eso hay que cuidarlos. Untarse unas sombras que llevan 6 años guardadas en un cajón no clasifica como “cuidarlos”. Las sombras líquidas o en crema se deben botar a los 12 meses; las sombras en polvo pueden usarse por dos años. Por favor, revisa todo tu maquillaje, intenta hacer memoria y deshazte de todo lo viejo.

6. USAR SOMBRAS MUY EXAGERADAS PARA OCASIONES INAPROPIADAS

Nosotras apoyamos la experimentación y si quieres comprar sombras neón, te aplaudiremos y gritaremos “you go, girl!”. Pero lo que no podemos apoyar es que las uses para ir a la oficina (a menos que tu oficina sea un ambiente relajado en el que hacen fiestas los martes a las 11 de la mañana). Entonces, en general, deja los estilos exagerados o que llaman mucho la atención para fiestas o cenas u ocasiones en las que no sea inapropiado usarlos. Ya sabes, ese smokey eye no sirve para ese funeral.

DSC_0885

7. COMBINAR EL COLOR DE LAS SOMBRAS CON EL COLOR DE LOS OJOS

Las sombras deberían resaltar tus ojos y una de las mejores formas de hacerlo es con contraste de colores. Si tienes ojos azules, no uses sombras azules; intenta con colores que hagan que el tono natural se dispare.

8. USAR SOMBRAS BRILLANTES EN PÁRPADOS ARRUGADOS

No queremos que esto suene criticón así que lo diremos como es: con la edad, los párpados se van arrugando. Es un hecho. Las sombras brillantes o con escarcha, aunque son divinas, empiezan a acumularse en las arrugas. Si quieres evitar que eso te pase, usa solo sombras en polvo. Aunque si eres pro-arrugas y no quieres disimularlas, disfruta de tu sombra plateada y siéntete divina.

9. NO USAR DELINEADOR

No queremos extendernos mucho con la explicación de por qué deberías usar delineador así que vas a tener que creernos: el look se va a ver muchísimo mejor si después de las sombras haces una línea con delineador.

10. NO USAR PESTAÑINA

Si no te saltas la pestañina cuando te maquilles, no solo harás que tus ojos se vean mucho más grandes y abiertos sino que podrás tapar las pestañas que quedaron llenas de sombra. Andar por el mundo con pestañas untadas de sombra morada no es un look que recomendamos.

11. DEJAR LOS OJOS PARA EL FINAL

Ya tienes base, corrector, polvos, rubor, iluminador, ¿y hasta ahora te vas a pintar los ojos? ¡Error! ¡Error! ¡ERROR! Por favor maquilla tus ojos antes de aplicar el iluminador y el corrector de ojeras y el rubor y los polvos porque si llega a ocurrir un accidente y te untas el cachete de pestañina, corregirlo será mucho más fácil.

DSC_0873

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s