Reconcíliate con las frutas y verduras deformes

Por: Juliana Abaúnza
Fotos: @ImperfectProduce

Cierren los ojos e imaginen un tomate. Tal vez a ustedes les pase como a mí: lo que ven en su mente es un tomate rojo perfecto, liso, brillante y simétrico. Un tomate que cumple ciertos criterios visuales establecidos por una sociedad obsesionada con la perfección. La realidad es que las frutas y las verduras no son perfectas. Algunas zanahorias tienen varias puntas, las manzanas vienen con manchas cafés y las papas tienen tumores. Estos alimentos podrían perder en el reinado de belleza de las frutas y las verduras, pero son tan nutritivos como los alimentos lindos.

Por eso desde hace unos años empezó un movimiento que cada vez ha cogido más y más fuerza: el Ugly Food Movement. Esta semana que estamos celebrando el día de la Tierra en Ideario, queremos que ustedes se unan también. No me refiero a que compren comida que se está pudriendo o que ya se venció, es solo que ignoren las cosas superficiales y entre todos ayudemos a que menos comida se desperdicie.

En Estados Unidos, la mitad de las frutas y las verduras es botada. No encontré cifras de cuánta comida se pierde en Colombia pero estoy segura de que también es mucha. Y todo lo que botamos termina en vertederos de basura donde se pudre muy rápido. Ese proceso de descomposición de la comida desperdiciada, contribuye a la creación de metano, un gas invernadero muy satánico que acelera el cambio climático.

Además, producir comida que nadie se come malgasta agua, fertilizantes, pesticidas, semillas, combustible y terreno. ¿Cuánto de estos recursos se malgasta? Un reporte que leí en National Geographic tiene unas cifras que me dejaron un poquito traumatizada. Primero, la producción global anual de comida que después será desperdiciada gasta tanta agua como la que hay en la corriente anual del Volga, el río europeo con más volumen. Segundo, cosechar las 133 billones de libras de comida que se descartan en Estados Unidos anualmente, se chupa el equivalente de 70 veces el crudo que se perdió en el desastre de Deepwater Horizon en el Golfo de México. Y tercero, si el desperdicio de comida fuera un país, sería el tercero en el ranking de emisión de gases después de China y Estados Unidos.

Varias organizaciones han hecho campañas que promueven el consumo de la comida fea y existen compañías dedicadas exclusivamente a venderlas. Hungry Harvest e Imperfect Produce son empresas gringas que venden cajas de frutas y verduras feas en Estados Unidos. No sé si en Colombia o en países de Latinoamérica existan pequeñas compañías como esas (si saben de alguna, cuéntenme) pero me parece una idea maravillosa.

Los alimentos deformes son populares no solo en empresas chiquitas como esas; las cadenas de supermercados grandes también encontraron la forma de convencer a los clientes de comprarlas: las venden más baratas. En Giant Eagle, una cadena de supermercados en Pensilvaina, las frutas y verduras feas (a las que llaman “Produce with Personality”) tienen un descuento del 50%. Empresas como Walmart y Whole Foods ahora tienen pasillos dedicados a la comida deforme, después de que unas peticiones en Change.org los convencieron.

Pero no podemos esperar a que las empresas grandes, que siempre son manejadas por corporaciones a las que lo que más les importa es la plata, sean las que solucionen el problema. Los supermercados no van a empezar a vender solo frutas feas si nosotros, los consumidores, no cambiamos nuestros hábitos. Todos somos parte del problema: desde las personas que cosechan y botan los vegetales deformes, pasando por los dueños de los supermercados que no compran las frutas feas, hasta nosotros que no escogemos nada que no sea perfecto.

La clave está en crear cultura ciudadana. ¿Recuerdan esa época en la que era normal botar basura por la ventana del carro? Gracias a muchas campañas de educación pública, eso ya no es aceptable. Tenemos que hacer lo mismo. Tenemos que desaprender lo que hemos aprendido y crear una generación de personas que sean sensibles al desperdicio de comida. Si recordamos constantemente que las frutas no tienen por qué ser simétricas o que el pepino no tiene que ser liso para ser delicioso, seremos más responsables social y ambientalmente. Si no saben por dónde empezar, estas son algunas cosas que todos podemos empezar a hacer para generar cambios:

  • En el supermercado: Fíjense en cuánto compran; mucha de la comida se desperdicia porque la gente compra de más y deja que se dañe en la nevera. No hagan una compra grandota al mes; si pueden vayan una vez a la semana a hacer pequeñas compras. Cuando estén en el supermercado, escojan conscientemente las frutas y las verduras que no son perfectas.
  • En los restaurantes: Pidan lo que se van a comer y ya. Compartan platos con sus amigos. Si no se les antoja, díganle al mesero que no quieren pan. Si les sobra comida, llévensela a la casa o regálenla en la calle. Pregunten si los restaurantes donan lo que sobran. Esa pregunta puede ser incómoda de hacer pero tiene que ser hecha.
  • En la casa: Cuando los alimentos estén a punto de dañarse, hagan como la mamá de Laura que cuando los bananos están negros hace torta de banano. Aprovechen que las frutas están ya muy maduras y hagan smoothies. Descarguen la FoodKeeper App, que les ayuda a llevar la cuenta de cuándo se les van a dañar las cosas que compraron en el mercado (la consiguen para Android y para iOS). Si pueden, consigan libros de recetas como este que se llama Waste Free Kitchen Handbook, que les enseña a planear recetas sin gastar tanta comida.

Llámenlas como quieran: deformes, defectuosas, raras o simplemente feas, el punto es que lo que importa es el sabor y no la apariencia. La próxima vez que hagan mercado, tómenle fotos a las frutas y a las verduras feas que compren y menciónennos en instagram como @idearioblog. ¡No más body-shaming a las frutas y a las verduras!

 

Anuncios

2 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s