Kin-tsugi: el arte japonés de reparar cerámicas.

Por: Maria Alejandra

La primera vez que vi esta técnica fue en la obra de Tomomi Kamoshita en la que la artista quiso materializar la “esperanza de la reconstrucción” mezclando piezas que encontró en la playa (porque la exhibición tenía como tema las olas) con sus propias cerámicas quebradas para crear diferentes chopstick rests, que son los cositos en los que se ponen a descansar los palillos.

La palabra kintsugi significa “carpintería de oro”en japonés y se usa para reparar cerámicas rotas con barniz y polvo de oro. Lo que más me gusta de esta técnica es que el resultado es una pieza con una historia que le da más valor y belleza al objeto.

En este caso yo quice arreglar un plato que compré en Carmen del Viboral, un pueblo antioqueño muy famoso por sus cerámicas. Ir a comprar allá me dan ganas de arrancarme los cachetes de la emoción. Por eso en muchos de nuestros posts han visto platos y pocillos generalmente de fondo blanco y decorados con flores y líneas en colores vivos. Casi todos son míos y los amo. Pero este en particular, lo partió un día Ofe, la señora que nos ayuda limpiando en la casa. Y apenas me dijo que lo partió, pensé “¡perfecto para hacerle kin-tsugi!”.

El polvo de oro está, obviamente, fuera de nuestro alcance y por eso compré un polvo dorado que conseguí en la Panamericana. Si les queda imposible conseguirlo, se me ocurre que pueden usar sus sombras o iluminador como polvo metalizado. Si lo hacen y les funciona, por favor dejen un comentario.

  1. En un plato de plástico o de cerámica pon un poco de polvo dorado y pegante.
  2. Con un palillo, mezcla los dos materiales hasta que el pegante quede completamente dorado.
  3. Usa un pincel para aplicar el pegante sobre las dos piezas de cerámica.
  4. Deja secar por 30 segundos y une las dos partes. Haz presión por al menos otros 30 segundos y limpia los residuos que te hayan quedado.

Ahora cada vez que me sirvo el desayuno en el plato me acuerdo de Ofe, la señora que viene cada semana y nos deja la casa impecable y voy a empezar a contar los días que faltan para volverla a ver. La próxima vez que la vea, le voy a dar las gracias porque gracias a un error accidental, ahora tengo un plato divino y especial.

Si les gustó el trabajo de Tomomi Kamoshita pueden seguirla en Instagram @tomomikamoshita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s