Nuestra experiencia en Hot Yoga

Por: Lola MNaranjo y Laura Camila.
Ilustraciones: Susana Velasco.

HOT-yoga

LA EXPERIENCIA DE LOLA

Hace más o menos un año me dio por hacer yoga. Tengan en cuenta que siempre he sido la peor en lo que a actividad física se refiere. En el colegio era de las que me metía a todos los equipos de todos los deportes pero solo para hacer bulto porque era grandota, nada más. No corro, no meto goles, no hago cestas, no tapo balones… mejor dicho. Y ni hablemos del gimnasio.

Pero llega un momento de la vida en el que uno dice “o hago ejercicio o esta nalga se va a salir de control”.  Aproveché que estaba entusada, triste, sin esperanzas y decidí meterme a yoga. También lo hice porque hace mucho sufro de dolores fuertes de espalda por la posición en la que duermo y porque no hacer nada de ejercicio trae sus consecuencias.

Pues ¡me encantó! En yoga todo parecía estar diseñado para mí. Me encantaron los ejercicios de respiración y el no pensar en nada más que inhalar y exhalar al ritmo de mantras que me hacían perderme en el tiempo y salir como nueva.

Practiqué HATHA RADJA uno de los tipos de yoga más dinámicos y KUNDALINI, un tipo de yoga mucho más espiritual, durante un poco más de 6 meses, todos los días. Mi cuerpo se acostumbró y estaba muy feliz porque sentía que había encontrado algo que me daba la dosis de actividad física que necesitaba.

Ya sé que deben estar pensando “No nos importa que te hayas encontrado a ti misma, ¿a qué hora hablas del hot yoga?” Bueno. Pues un día una compañera de trabajo me habló de un lugar donde hacían yoga en una especie de sauna. De una quise intentarlo con María Alejandra porque nos parecía chevere la idea de hacer yoga diferente y porque queremos hacer todo juntas.

Fuimos a una clase de prueba y yo me sentía completamente preparada en cuerpo y mente. Nosotras íbamos vestidas para una clase de yoga normal y el resto de las personas estaban en vestido de baño con super cuerpazos. Pensamos “Okaaaaay”, pero seguíamos motivadas.

En Hot Yoga se empieza con una serie de respiraciones para calentar y luego hacer las posturas. Hot yoga a diferencia de Kundalini, se enfoca en el cuerpo. Las posiciones y la respiración son desafíos físicos más que de meditación. Fue muy difícil para mí concentrarme casi todas las veces que iba porque el calor es muy fuerte. En las primeras posturas siempre sentía que iba a vomitar y tuve que sentarme un par de veces para controlar mi respiración.

Con el pasar de las clases, mi resistencia mejoró y empecé a ver resultados en mi cuerpo muy pronto. Como sudaba incontrolablemente y al mismo tiempo tonificaba pues ¡funciona! No sé si más rápido que otros ejercicios pero me sentía muy bien conmigo misma y con mi cuerpo.

Me gustó pero no quiere decir que a todas les vaya a pasar igual. Nuestros cuerpos son diferentes y por ejemplo a María Alejandra no le gustó para nada. El Hot Yoga le alborotó la sinusitis, le producía muchos dolores de cabeza y le parecía muy pesado en general por lo que dice que no volvería.

Yo lo hice durante 2 meses, dos veces por semana y luego volví a Kundalini y Hatha porque me gusta más la idea de desconectarme, concentrarme en la meditación y no tanto en el esfuerzo físico que estoy haciendo. Sin embargo, me pareció una gran experiencia y sin duda volvería sin dejar de lado las prácticas de yoga que me gustan.

YOGA

LA EXPERIENCIA DE LAURA CAMILA

Yo soy de esas viejas que lo prueba todo, dura una semana y renuncia. Lo sé, a veces me odio. Pero es porque aún no he encontrado esa actividad física que me motive. Me da mucha mamera salir de trabajar, ponerme unos leggins y hacer ejercicio. La idea me aterra. Y ni me mencionen la posibilidad de bañarse en el gimnasio, ponerse los tacones e ir a trabajar con el pelo mojado.

En el colegio practicaba voley ball, pero lo abandoné apenas me gradué. He ido al gimnasio muchas veces en mi vida pero no soy constante porque soy una perezosa que prefiere dormir y ver series que ejercitarse. Esa es la verdad. Además, hay algunos deportes o actividades físicas que tengo vetadas de mi lista por ser muy aburridas como pilates o yoga. No soporto la idea de estar quieta más de 5 minutos.

Yo trabajo cerca a la zona T en Bogotá y por ahí hay muchos sitios de yoga. Una amiga de la oficina que es un poco hippie (Hola Kat, eres lo máximo), me propuso que probáramos hot yoga y mi respuesta fue “hot what?”. Investigamos y me llamó la atención, como a Lola, el tema del calor. Uno cree que cuando suda, el ejercicio está surtiendo más efecto y así sea falso me parecía magnífico sudar y botar todas esas toxinas que acumulamos en el cuerpo todos los días. Además había una promoción de esas absurdas que se encuentran 1 vez cada 10 años, entonces acepté.

Yo sabía que no podía irme en leggins y camiseta porque me iba a ahogar del calor, pero no me atrevía a irme en vestido de baño, así que no me importó. Las primeras veces que lo intenté me dio mucho mareo e incluso cuando salía me daba una migraña insoportable. Me sorprendí gratamente porque no renuncié sino que seguí yendo hasta que se normalizó la cosa. Todo es cuestión de costumbre. Sin embargo, como es con calor, esforzaba mi cuerpo al máximo, sudaba mucho y lo suspendí porque como iba en la noche, salía demasiado cansada. Dormía muy profundo y eso me encantaba pero en algún momento tenía que despertarme para trabajar y no me sentía capaz.

Así como Lola, fui a Bikram Yoga. Queda en la 82. En cuanto a resultados, lo hice durante 2 meses también y no sé si vi cambios contundentes en mi talla, pero sí me sentía más flexible y liviana.

YOGA 2

Con Lola, queremos darles algunas recomendaciones por si les llama la atención el Hot Yoga y lo quieren probar. Estos son errores que cometimos para que no los cometan ustedes y tips para que vivan la experiencia como debe ser.

  1. Hay que tener paciencia. Los movimientos se hacen despacio. Uno no está compitiendo con nadie entonces no hay afán. El objetivo es hacer las posturas lo mejor posible y concentrarse en cada movimiento del cuerpo.
  2. El error que cometimos las dos fue irnos en ropa que no era adecuada ni para el clima ni para los movimientos. No se imaginan la forma en la que uno suda, entonces lo del vestido de baño es en serio. Si se sienten incómodas váyanse en short y top porque si no va a ser muy incómodo tener la ropa pegada en la piel mientras se encuentran con ustedes mismas.
  3. Lleven un petaco de agua. Cojan el termo más grande que tengan en sus casas, llénenlo de agua y métanlo en la nevera o congelador todo el día. Así podrán tomar agua fría durante la sesión y no tendrán que tomar agua caliente o morir deshidratadas.
  4. Lleven una toallita para secarse la cara y el cuello. Créannos, no quieren tener gotas de sudor bajando por su cara y desconcentrándolas mientras hacen las posturas.
  5. Dedíquenle tiempo. La sesión de hot yoga dura más o menos una hora. Lo que les recomendamos es no contar solo con esa hora sino con 20 minutos antes para prepararse (cambiarse, mentalizarse, llegar a tiempo) y media hora después para volver en sí. Esto es importante sobretodo las primeras veces. Cuando salgan de las sesión es importante sentarse, respirar profundo y tomar agua para que no les dé un patatús en la mitad de la calle ya que el ritmo cardiaco sube muchísimo y hay que normalizarlo.
  6. Las primeras clases usen el mat que les dan allá, pero si luego les gusta y quieren incluir el hot yoga en su rutina, compren su propio mat. Es más higiénico y cómodo.
  7. El Hot Yoga sirve para conocer su cuerpo. Las ayuda a volverse más flexibles y fuertes y si van con frecuencia, seguro van a conseguir resultados en tallas pero esta no es la prioridad. No es como el crossfit o el kickboxing que uno siente que bajó 10 kilos en una sesión, entonces de nuevo, sean pacientes y organicen sus prioridades antes de inscribirse.

Si ya practican Hot Yoga y tienen más recomendaciones, cuéntennos en los comentarios o en Instagram: @IdearioBlog. También si lo odian, queremos saber por qué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s