5 formas diferentes de usar una pañoleta

Por: Laura Camila

Soy amante de los accesorios. No solo de las joyas sino de las bufandas, los pines (mis favoritos obviamente son los que hace María Alejandra), las medias y por supuesto: las pañoletas. Estas le dan a cualquier atuendo el toque que uno quiera; es increíble cómo se puede transformar completamente un atuendo con un pedacito de tela.

Hoy les queremos mostrar 6 formas distintas de usar la misma pañoleta, para que tengan ideas cuando no sepan dónde ponérsela además de amarrársela en el cuello o en la cabeza.

EN EL TOBILLO

IMG_4966.JPG

Probamos haciendo un amarre con la pañoleta en los tobillos y nos encantó el resultado. Aunque yo, personalmente, no lo haría todos los días porque no soy tan arriesgada, me parece una gran manera de usar una pañoleta.

Con botas se ve espectacular, pero también la pueden usar con suecos o tennis. Si se visten completamente con un color plano (negro, blanco) y se ponen una pañoleta colorida en el tobillo, perfectamente pueden salir a una pasarela de NY Fashion Week.

EN LA PRETINA DEL PANTALÓN

IMG_4944.JPG

Otra forma es amarrarla a un cosito por donde se pasa el cinturón en la pretina del pantalón (lo sé, sueno como una diseñadora de modas). Así pimpean el pantalón más simple y, de hecho, pareciera que la pañoleta viniera con el pantalón.

Nos imaginamos esta forma de usar una pañoleta para un outfit informal pero también para uno elegante, dependiendo del pantalón y la pañoleta. Si tienen una pañoleta grande, también pueden probar usándola como cinturón: la enrollan toda y la pasan por los huequitos, luego la amarran al frente ¡y listo!

EN UNA CARTERA

IMG_4960.JPG

Seguro algunas de ustedes ya usan las pañoletas amarradas a los bolsos y concuerdan conmigo en que se ve di-vi-no. Sobretodo a una cartera como la de la foto, de una fibra y color crudo, el color le viene muy bien, pero también la pueden amarrar a una cartera más elegante de cuero negra y se va a ver espectacular.

EN LA MUÑECA

IMG_4969.JPG

Tengo muchas amigas que odian los anillos e incluso las pulseras (no sé cómo somos amigas porque yo los amo) porque para escribir en el computador o hacer cualquier cosa, se sienten incómodas. Bueno, pues amarrarse una pañoleta en la muñeca puede ser una solución y se ve muy lindo.

En Pinterest pueden encontrar miles de formas de hacer el nudo, nosotras esta vez no dejamos ninguna parte de la pañoleta suelta para sentirnos más cómodas y que se viera más elegante.

Nota: no tienen que odiar los anillos para probar esta forma. Creemos que incluso con anillos se ve divino.

LA NEOCLÁSICA: EN EL CUELLO

IMG_4952.JPG

No podíamos dejar de mostrarles una forma diferente de usar la pañoleta en el cuello para las menos arriesgadas. Me enamoré de Lola cuando vi su pelo corto acompañado de la pañoleta ¿ustedes no? (Tranqui Lols, es un decir).

La forma clásica es amarrarla normal y dejar las colitas de la pañoleta colgando. Esta vez la enrollamos toda y metimos lo que sobraba en la misma pañoleta. Tengan cuidado de no apretar mucho para que no se desmayen enala mitad del día.

¿Han probado otras formas de usar una pañoleta? muéstrennos en nuestro Instagram: @IdearioBlog.

Brazalete tejido

materiales pulsera-04

Me gustan los brazaletes, las manillas, las pulseras o cualquier cosa que me pueda amarrar a la muñeca. Un momento importante de mi vida fue cuando, en la adolescencia, descubrí que yo misma podía hacer mis propias manillas. Desde eso, he experimentado con materiales, colores y tamaños para hacer accesorios que decoren mis brazos. Hoy les voy a compartir una que mezcla hilos y cadenas.

  1. Escoge tres colores de hilos. Puedes irte por lo monocromático o por una combinación con la que te identifiques. Cuando los tengas en la mano, por cada color toma 2 hilos del largo de tu brazo (del hombro a la muñeca). Alinea los 6 hilos, dóblalos por la mitad y haz un nudo. Con una cinta, pega el extremo de los hilos a cualquier superficie estable (yo usé mi mesa). Antes de empezar, te recomiendo que organices los hilos de esta forma: 2 de cada color a un lado distinto.
  2. Toma el hilo que esté en el extremo derecho y usándolo haz dos nudos con cada hilo que esté en la mitad derecha. Hacer este brazalete termina siendo pura mecánica. Tal vez al principio no te quedará perfecto, pero con muy poca práctica vas a convertirte en una experta.
  3. Cuando acabes la mitad derecha, pásate a la izquierda. Toma el hilo del extremo izquierdo y haz dos nudos con cada hilo hasta llegar al centro.
  4. En la mitad se encontrarán los dos hilos con los que tejiste a cada lado. Haz dos nudos con esos hilos y de esa forma asegura la primera hilera.
  5. Vuelve al lado derecho y repite el paso 2 pero ahora con el hilo que te quedó en el extremo.
  6. El hilo que queda en el extremo cambiará a medida que tejes y cuando te des cuenta habrás formado una flechita de colores.
  7. Cuando uses los 6 hilos de cada lado, este es el tejido que debes tener. Es importante que hagas cada nudo con firmeza para que el brazalete quede compacto.
  8. Haz cuantas hileras que quieras. Yo hice las suficientes para que me cubrieran solo la parte de arriba de la muñeca.
  9. Cuando acabes el tejido, pasaremos a la parte de la cadena. Con unas pinzas, ponle una argolla a uno de los extremos de la cadena. Esa argolla debe ser lo suficientemente grande como para que quepa al menos uno de los hilos. Al otro extremo de la cadena, pon un broche. Yo quise tener doble cadena delgada pero existen muchas opciones: una cadena gruesa, triple cadena delgada, cadena cuádruple, doble cadena gruesa. En fin, la cantidad de cadenas del color y grosor que quieras.
  10. Pasa un hilo por la argolla. Este es un hilo suelto, no de los que ya están en el brazalete tejido.
  11. Con ese mismo hilo, haz un nudo alrededor de las mechitas que te sobraron en el extremo del brazalete y ajusta la argolla.
  12. En este momento ya debes tener una sola pieza: el brazalete tejido y la cadena ya están unidos.
  13. Pasa un hilo, diferente a los otros, por otra argolla. Yo usé un dije que encaja con el broche para que mi brazalete se viera más lindo.
  14. Así como en el paso 11, haz un nudo que amarre la argolla con las mechitas del otro extremo del brazalete.
  15. En este paso ya debes tener ambos extremos del brazalete con sus respectivas argollas ajustadas.
  16. Finalmente, corta las mechitas de cada extremo para que te queden unas borlas cortas y lindas.

Ahora sí, sal a mostrarle a tus amigas un brazalete hecho por ti misma. O incluso sorprende a la próxima cumpleañera con un regalo como este: personalizado, hecho a mano y cargado de amor.