Belleza a la coreana

En Semana Santa me deshice de toda noción de culpa y comí todas las harinas y grasas que pude. Fui una persona feliz. Mi actitud positiva cuando llegué a mi casa y vi los granitos que me salieron en la quijada después de mi dieta fat, hizo que viera la oportunidad de probar una rutina de belleza coreana que hace rato queríamos hacer en Ideario.

Por: María Alejandra

Para mí, las coreanas son genias, ¿han visto la piel que tienen?, ¿cómo se maquillan? No me sorprende que sus secretos de belleza ahora sean tendencia a nivel mundial y, por eso, hoy en el blog les vamos a compartir la rutina para lograr una cara con Glass Skin. 

DOBLE LIMPIEZA

DSC_0441

Este paso, como lo dice el título, se divide en dos: lo primero es hacer una limpieza con un producto a base de aceite (yo uso aceite de coco tal cual viene del tarro); uso una toallita desmaquillante con suficiente aceite y, con mucha delicadeza, la paso por toda mi cara. El segundo paso es hacer otra limpieza con un jabón facial o un tónico limpiador (yo uso agua de Tea tree); hago tres splash sobre mi cara y con otra toallita desmaquillante me limpio la cara. Para terminar, me enjuago con suficiente agua fría y con una toalla me seco a topecitos.

EXFOLIACIÓN

DSC_0469

Este paso aplica dos o tres veces a la semana, dependiendo de la sensibilidad de la piel de cada una. A mí me encantan las luffas y con eso tengo suficiente para exfoliarme; lo único que hago es humedecer la luffa y usar un poco de jabón facial para pasarla en círculos ascendentes por toda la cara (en especial en la mandíbula y nariz que es donde por lo general me sale un brote o puntos negros). Igual que en el paso anterior, me enjuago y me seco la cara con una toalla.

TÓNICO

DSC_0454

Yo todavía no tengo muy clara la función del tónico: ¿limpia?, ¿hidrata?, ¿las dos? Así que para este paso, uso mi original, mágica, sagrada, única, adorable e inigualable agua de arroz *introducir gif de Lady Gaga*. Siguiendo las recomendaciones de la receta (que encontré en Playful Beautiful) vuelvo a enjuagar mi cara y continúo con el siguiente paso.

MASCARILLA

Una vez a la semana, la recomendación de esta rutina es que usen una mascarilla. En Ideario, probamos nuevas recetas todo el tiempo porque las opciones son ilimitadas, pero, sin duda, mis favoritas son: la recomendadísima arcilla bentonita y cualquiera de Hills Garden.

HIDRATACIÓN

DSC_0506

En este paso me enfoco en 3 objetivos: hidratación general, boca y pestañas. Para la hidratación general uso Amazon Primer de Lush, una crema/primer en barra que aplico con movimientos ascendentes en cachetes, nariz, boca y frente. Amo esta crema porque Lush es una de mis marcas favoritas y además dura MUCHO, si tienen la oportunidad de viajar a algún país donde esté Lush y pueden comprarla ¡háganlo! no se van a arrepentir.
Para la boca uso manteca de cacao (de esas que valen $1.000 en cualquier droguería), me ha ayudado mucho a evitar mis problemas en la boca: fueguitos que me salen porque sí y comisuras abiertas. Tip extra: si sufren de lo mismo les recomiendo ungüento Merey para curar las heridas, es una maravilla y también lo consiguen en cualquier droguería, una joya milenaria de la farmacéutica colombiana.

El aceite de ricino es mi último paso de hidratación, mi bonus track de esta rutina. Con un cepillo de pestañina reciclado (porque no se me ocurre con qué más), me pongo un poquito aceite de ricino en las pestañas y luego me las encrespo, tal vez no tenga sentido pero me gusta hacerlo.

Esta rutina es más larga de la que generalmente hago yo en las noches, pero los resultados han valido la pena. Después del tercer día mi cara ya tomaba ese aspecto de cristal con solo la doble limpieza. Hoy, ocho días después, mi brote en los cachetes se ha reducido muchísimo y ya no tengo la piel reseca alrededor de la boca. Estoy emocionada por ver los resultados de la próxima semana y leer lo que opinen ustedes de esta rutina. ¡Cheers por una piel saludable!

DSC_0377