Mi experiencia intentando dejar el champú de supermercado

Por: María Alejandra
Ilustraciones: Susana Velasco

Juliana propuso este post pensando en mí. Ya llevo unos años probando diferentes tipos de champú, al principio por dármelas de alternativa, ahora por cuidar el planeta. Mi pelo es muy resistente y por eso me doy el lujo de probar varias cosas sin darle tanta importancia, a veces me va mal pero en esos momentos pienso “el pelo crece” y ya. Les voy a contar mi experiencia con cada uno de ellos.

Champú “normal”

En esta categoría entra cualquier champú de supermercado, tienda de peluquero y salón de belleza. Este tipo de champú lo utilicé casi toda mi vida porque es el más fácil de conseguir y huele riquísimo. Les voy a explicar rápidamente las “categorías” de champú que he usado:

  • Sin sal: me lo recomendaron cuando me pinté el pelo de rosado para que la tintura durara más. En las palabras de Laura Camila: “La sal es la mano derecha del odiado frizz, le quita esencias naturales al cuero cabelludo y es la enemiga número uno de un cabello que ha pasado por un proceso de decoloración o tinte.”
  • Para cabello tinturado: cuando me pinté el pelo de negro hace mucho años, usé un champú especial para mi nuevo look. Efectivamente, este tipo de champú prolonga la duración de la tintura y le da muchísimo brillo al pelo. Mis favoritos para pelo tinturado son los de Naturaleza y Vida, que además tienen mascarillas que reviven el color.
  • Anticaspa: en mi lista de favoritos estaba Head&Shoulders, a diferencia de otros champús, con este siempre sentía el pelo suave y manejable, además duraba más tiempo entre lavada y lavada. A mí me fue muy bien pero he escuchado a personas que les sale caspa después de usar este champú, si quieren probarlo pueden comprar un sachet en una droguería y hacer la prueba.
  • Reparador: cuando empezamos el blog, L’Oreal en una alianza nos regaló champú Elvive, yo escogí el reparador (de empaque dorado). Durante el tiempo que lo use funcionó bien, la parte reparadora no fue tan notoria pero si me ayudo a tener el pelo más suave después de una decolorada horrible que me hicieron en una peluquería. Tal vez lo tenía tan dañado que no había forma de arreglarlo sino cortándolo.
  • Anticaída: personalmente no lo he usado pero en este link pueden leer la experiencia de Lola con este tipo de champú.
  • Aclarante: cuando salió el champú de Tío Nacho yo estaba matada porque quería tener el pelo más clarito pero fue más la expectativa que el resultado.
  • Seco: es muy útil, sobretodo cuando el pelo tiende a ser grasoso. Solo lo he comprado una vez y durante el mes que lo tuve me saco de afanes varias veces. Para las personas con capul, el champú seco es el mejor amigo porque evita que uno se esté lavando el pelo todos los días solo porque el capul se engrasa más rápido que el resto. En este post les explicamos su magia y como usarla a su favor.

Desafortunadamente la mayoría de estos champús, si es que no son todos, tienen derivados de aceite de palma entre sus ingredientes. El problema con el aceite de palma es gigantesco porque 1, está hasta en la sopa y 2, está destruyendo el planeta. La peor parte es que el aceite de palma está tan dentro de nuestra rutina que dejarlo es muy difícil: cosméticos, alimentos y hasta la gasolina. Esta es la razón por la que estoy en búsqueda de nuevas alternativas, que aunque son difíciles de encontrar, existen y se las quiero mostrar:

Champú en barra

Personalmente lo odio. Lo compré en una feria a una marca naturista que me prometió cielo y tierra con ese champú. La primera vez que lo probé ni siquiera sabía como usarlo, si restregándomelo en la cabeza o haciendo espuma en las manos y luego masajearme el cuero cabelludo. Durante las tres semanas que lo usé, salía con el pelo muy enredado y las manos y el pelo los sentía como si me hubiera echado desodorante, no resbalaba. Intenté darle la oportunidad pero no aguanté las ganas de botarlo y volví al champú normal.

Desde esa vez le cogí mucho fastidio y no he vuelto a probarlo pero me encantaría darle la oportunidad a algo que ustedes me recomienden. No darme por vencida.

Champú “hippie”

Después de la experiencia con el champú en barra quedé asustada pero hace un mes fui a una tienda especializada en consumo responsable y vi que vendían champú al granel, en frascos de vidrio reutilizables y decidí probarlo. La verdad es que me ha ido muy bien, el olor es mucho más suave que un champú normal y mi pelo queda igual de limpio que con los anteriores. Asusta un poco el color café y la textura espesa pero es una excelente alternativa, además que produce espuma y eso psicológicamente ayuda a que uno sienta que si está limpiando. El champú se llama In Vivo, es orgánico, hecho en Colombia y sus ingredientes están libres de químicos, tiene: aloe vera, jaboncillo (soapnuts), romero, quinua y linaza.

Sigo en la búsqueda de otras marcas de champú hippie para poder cambiarlo dentro de tres meses y no acostumbrar mi cuero cabelludo a ese mismo champú para que no empiece a engrasarse tan rápido. Si saben de alguien o tienen recomendaciones déjenlas en los comentarios, por favor (¡se los pido!).

Ir a comprar champú, cremas y jabones era todo un ritual para mi, me encantaba el plan y lo extraño mucho. Alejarme de ingredientes dañinos para el planeta fue una decisión personal que, aunque no es tan divertida, si me hace feliz y espero que en un futuro muy lejano el mercado de productos responsables con el medio ambiente sea más grande para que todas se animen.

Anuncios

2 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s