Queremos explicarles nuestra relación con las marcas

img_9888

Hace poco Lola recomendó algunos productos que le han funcionado para solucionar su problema de caída del pelo. En la publicación de instagram, hubo un comentario que nos llamó la atención: «¿Pero los productos son de verdad o es publicidad? Tengo mi casa llena de productos que compro según recomendaciones en redes sociales que no me han servido para nada y luego me doy cuenta de que era pura publicidad bien empaquetada». Meses después, en nuestro chat seguimos hablando de ese comentario y entendemos la confusión. Por eso, decidimos escribir este post para aclararles si nuestras recomendaciones nos salen del corazón o del bolsillo.

Nuestra idea al crear Ideario hace casi dos años fue que nuestras lectoras pudieran encontrar tutoriales y consejos escritos desde la perspectiva de una amiga más. Nosotras no somos maquilladoras expertas ni peluqueras estudiadas, entonces casi siempre las cosas que recomendamos y los productos que usamos, son los que tenemos en nuestras casas, o sea, los que usamos a diario. Pero es importante también que sepan que desde el principio hemos estado abiertas a trabajar con ciertas marcas y recibir algo ($$$) a cambio.

En estos casi dos años del blog, hemos hecho alianzas y colaboraciones con marcas y sí, nos han pagado o nos han regalado productos. Lo que queremos asegurarles hoy es que hasta ahora nunca hemos recomendado cosas que no nos gusten o que no nos funcionen. Somos afortunadas porque hemos trabajado junto a marcas de las que ya éramos fans (como Maybelline o Gef) y porque hemos conocido otras independientes que nos conquistaron (como Frases o AWA). Entonces, si recomendamos cosas de nuestras marcas aliadas, es porque de verdad nos gustaron; nunca recomendaríamos algo solo porque nos lo regalaron o nos pagaron.

De todas maneras, para que sea más fácil para ustedes discernir si recibimos algo a cambio por alguna de nuestras recomendaciones, todos nuestros posts pagados tendrán un aviso al principio que dice «Este post fue hecho en colaboración con (INSERTEN MARCA)». Además, podrán encontrarlos todos bajo la sección MARCAS en el blog, que está en la barra superior junto a nuestras otras secciones.

Entonces recapitulemos: ¿Recomendaciones de maquillaje cruelty-free? Ninguna de las marcas nos pagó. ¿El día que les mostramos nuestras cartucheras de maquillaje con nuestros esenciales? De verdad esos productos son nuestros favoritos personales. ¿Looks nude hechos con una paleta específica de Maybelline? Sí es una alianza pero, ¡de verdad amamos esa paleta! ¿Recomendación de un vestido de baño? Sí, AWA nos lo dio pero jamás lo habríamos incluido en una foto si no nos hubiera parecido espectacular.

Esperamos que con este post aclaren sus dudas y sepan que pueden confiar en lo que les decimos. En Ideario estamos en contra de la publicidad engañosa y (sin ganas de ser pasivo agresivas) no estamos de acuerdo con las influencers que «aman» un maquillaje que acaban de destapar o que «dan la vida» por una prenda que nunca han usado. Amamos a las marcas con las que trabajamos y nos gustaría expandir aun más nuestros horizontes, siempre y cuando implique trabajar con productos que nos apasionen.

Un abrazo a todas.

Equipo Ideario

¿Por qué usar tintes sin amoniaco?

dsc_0637

Post hecho en alianza con L’Oreal.

Después de muchas investigaciones, los profesionales de salones de belleza y las marcas encargadas de hacer tintes decidieron desde hace un par de años que necesitamos más productos naturales y que no sean tóxicos. Después de vendernos tintes con amoniaco ahora también nos venden tintes sin amoniaco y nosotros, los consumidores, muchas veces quedamos confundidos y nos preguntamos cosas como: ¿Es malo el amoniaco? ¿Los tintes sin amoniaco sí sirven? o ¿Cómo se supone que voy a tomar esta decisión sin sufrir una crisis nerviosa?

Nuestra relación con el amoniaco es difícil. Por una parte, lo amamos porque ayuda a que los tintes penetren el pelo pero por otra parte, lo daña y lo deja poco saludable. Déjanos explicarte cómo funciona esa dualidad y cómo un compuesto químico puede ser al mismo tiempo tan bueno y tan malo.

DSC_0613_1.JPG

Cuando tinturas tu pelo, la cosa no es tan sencilla como que el color «pinta» el pelo por encima y ya. Realmente lo que pasa es que el amoniaco eleva el pH del pelo y al hacerlo relaja y levanta la cutícula para entrar en la corteza. El problema es que al mismo tiempo hace que pierda proteínas e hidratación. Por eso muchas personas que se pintan el pelo lo tienen seco, frágil, poroso, con frizz o con horquilla.

Los tintes sin amoniaco son mucho más suaves con el pelo porque aunque también tienen componentes que abren la cutícula, lo hacen de una forma menos agresiva entonces al final el pelo termina viéndose mucho más saludable. Pero no todo es risas, maravillas y arcoíris. Así como pasa con la mayoría de cosas en el mundo, los tintes sin amoniaco tienen sus pros y sus contras.

DSC_0624.JPG

Además de que son mucho menos agresivos que los tintes con amoniaco, otros pros son que durante el proceso no va a haber un olor tan fuerte y que el resultado final se verá mucho más natural. En cambio, en la lista de contras está el hecho de que realmente no penetran tanto en el pelo (precisamente porque no abren la cutícula de una forma tan drástica). Entonces es normal que después de unas cuantas lavadas (el número varía dependiendo de la marca), el color empiece a desaparecer.

En este punto tal vez dirás: «ok, me han dicho cosas buenas de los dos tipos de tintes pero entonces no me han dicho cuál de los debería escoger» y tienes la razón. No podemos decirte cuál escoger porque eso depende de qué es lo que quieres lograr con el tinte y qué tipo de pelo tienes.

Si tienes un pelo grueso, saludable y lo que quieres es lograr un cambio radical como pasar de pelinegra a rubia, entonces deberías escoger un tinte que te asegure que sí te va a cambiar el color del pelo. Si, en cambio, eres como Lola (que se ofreció a tinturarse el pelo para este post) y tu pelo tiene color natural y además frágil y no muy abundante, vete por la opción sin. Los tintes sin amoniaco son mejores cuando es la primera vez que te vas a pintar el pelo o cuando quieres tapar tus primeras canas o cuando quieres agregarle un brillo o una calidez sutil a tu pelo sin tener que estar preocupándote por la raíz que te va a salir.


Para este post usamos Casting Creme Gloss, un tinte sin amoniaco de L’Oreal.