Un peinado elegante para pelo delgado o poco abundante

Processed with VSCOcam with hb1 preset

Este peinado es uno de mis favoritos. Lo pensamos un día en el que Lola tenía un matrimonio y no sabíamos qué hacer para que se viera elegante pero no llegara con el pelo suelto y liso. Si recuerdan, hace unas semanas publicamos otro peinado muy parecido para pelo corto. Esta es una versión un poquito más fancy de ese peinado. La diferencia es que este es mucho más crespo y tiene una cosa de decoración en la cabeza porque Lola tiene muy poquito pelo y es muy delgado, entonces nos inventamos este peinado porque queríamos que su melena se viera llena y elegante.

  1. Como Lola tiene poquito pelo y, además, es muy delgado, usamos un mousse para darle volumen. Toma la cantidad que sea necesaria según el largo de tu pelo y espárcelo sin dejar residuos. El mousse hará que tu peinado tenga más forma.
  2. Toma mechones de tu pelo y y encréspalos con una pinza. Nosotras usamos una máquina encrespadora de marca BaByliss porque nos ahorra el trabajo de hacer el crespo. Si tienen la oportunidad de comprarla, háganlo. Es una muy buena inversión. Cuando hayas terminado los crespos, échate laca por todo el pelo.
  3. Deja que el pelo se enfríe durante 5 minutos y después despeina un poco los crespos con tus manos. La idea es que queden un poco más sueltos para que se vean naturales pero no tan sueltos como para que parezcan ondas. Esto dará la sensación de que hay mucho más pelo del que realmente tienes en la cabeza.
  4. Toma un mechón de cada lado de la cabeza y enróllalos. Junta los dos mechones con bobby pins en la parte de atrás de tu cabeza.
  5. Agrega un accesorio para darle un toque más elegante. En este caso usamos una corona de hojas doradas que Lola compró en Parfois (una amiga tiene una igual que compró en Zara). Busca accesorios que resalten: una corona, un gancho grande y brillante, una flor, lo que quieras.

¡Listo! En ese matrimonio Lola recibió muchos piropos por su peinado y ni siquiera tuvo que ir a una peluquería a que le hicieran algún peinado de primera comunión o a que le cepillaran el pelo como una mamá. Inténtalo la próxima vez que tengas un evento elegante.

Ombré en tus labios

El ombré es el efecto de paso gradual de un color a otro. Casi siempre es de un color oscuro a uno más claro, un degradé. Tal vez has visto el ombré en el pelo de muchas personas o tal vez tú lo tienes: el pelo oscuro va en degradé hasta ponerse claro en las puntas. Pues hoy haremos lo mismo pero en tus labios. Tengo el pelo corto y sin ombré así que me encanta llevar esta moda a mis labios. Lo único que necesitas es un lápiz de labios y dos coloretes: uno oscuro y uno más claro.

  1. Delinea tus labios con el lápiz. Usar delineador ayuda a que el labial dure más tiempo y no se corra. Con los labiales cremosos o muy brillantes corres el riesgo de terminar pareciendo el Guasón, por eso el lápiz es tu nuevo mejor amigo.
  2. Échate el labial más oscuro en toda la boca y encima del delineador.
  3. Ahora, toma el labial más claro y échatelo solo en la parte interna de tus labios. La idea es que los bordes queden con el color más oscuro.
  4. Si te parece que la transición de un color a otro se ve rara, usa un pincel de labios o un hisopo para mezclar los dos colores.

¡Terminaste! Ahora tus labios tienen profundidad y el efecto hará que parezcan más carnosos.

Tres desayunos que debes probar esta semana

IMG_2015-10-20 23:39:54

Materiales

Ya una vez hablamos de cuánto cansa desayunar todos los días el mismo cereal de caja que tiene por mascota un animal. Como el desayuno es la comida más importante del día, hoy les traemos tres desayunos para que prueben en lo que queda de semana. Cada uno tiene un ingrediente principal distinto: Semillas de chía, avena y granola. Esos ingredientes, además de saludables, combinan perfecto con frutas y productos lácteos que me encantan.

PARFAIT DE GRANOLA

  • 5 cucharadas de granola
  • Un tarrito personal de yogur griego
  • Arándanos deshidratados
  • Una cucharadita de miel

En esta receta los ingredientes van por capas para que vayas mezclando la proporción de sabores como más te gustan. Si quieres una capa más gruesa de miel, hazlo. Si quieres que la capa de arándanos sea más pequeña, hazlo también. La idea es que lo organices como prefieras.

PUDÍN DE SEMILLAS DE CHÍA

  • 3 cucharadas de semillas de chía
  • Medio pocillo de leche de almendras
  • Medio pocillo de leche
  • Frambuesas
  • Un banano

Para esta receta es necesario que 4 horas antes mezcles las semillas de chía con la leche regular y la leche de almendras. En ese tiempo, las semillas se van a expandir y la mezcla va a tomar la textura de pudín. Puedes hacer la mezcla antes de salir a estudiar o trabajar y comer el pudín 4 horas después cuando te azote el hambre de media mañana.

AVENA TRASNOCHADA

  • Medio pocillo de avena
  • 3 cucharadas de quinoa
  • Medio pocillo de leche
  • Miel
  • Duraznos
  • Una cucharada de mantequilla de maní (opcional)

Este desayuno debe ser preparado la noche anterior. Mezcla la avena, la quinoa y la leche. Guarda el recipiente en la nevera durante toda la noche. Al día siguiente, pon unos duraznos cortados en cuadritos con un poco de miel encima de la mezcla. También puedes revolver un poco de mantequilla de maní, si te gusta.

Dona de pelo

Este peinado me gusta porque tiene nombre de comida y a mí me gusta la comida. Cualquier persona que tenga el pelo de los hombros para abajo puede hacerlo. Lo importante es que consigas una dona del tamaño perfecto para tu pelo. Si lo tienes por los hombros o un poquito más corto, compra una dona chiquita. Si lo tienes ya por la cintura, compra una dona gigante. Esas donas las puedes conseguir en tiendas de peluquero, en droguerías e incluso en almacenes de ropa como Forever 21. Desenreda tu pelo y empecemos la semana con un peinado por el que todo el mundo te preguntará.

  1. Desenreda tu pelo y cógetelo en una ponytail alta.
  2. Mete la ponytail en la dona.
  3. Abre la ponytail y cubre la dona con tu pelo. Fíjate que quede bien cubierta y que no haya partes en las que se vea el color real de la dona.
  4. Con un caucho, sujeta el pelo que cubre la dona.
  5. Toma todo el pelo que sobra y únelo en un solo mechón.
  6. Dale la vuelta a ese mechón alrededor de la base de la dona para que cubra el caucho.
  7. Sujeta todo con muchos bobby pins.
  8. Si no quieres que el peinado quede demasiado pulcro, saca unos cuantos mechones y despéinalo sin destruirlo.

¿Ves? Es muy fácil y rápido de hacer. Además, me encanta que es un peinado que queda bien para ir en saco a estudiar o trabajar pero también queda divino con un vestido elegante.

Limpia tus brochas

Para limpiar las brochas no hay que comprar líquidos carísimos en tiendas de maquillaje, con lo que tienen en sus casas basta. Hoy les enseñaremos a limpiar sus brochas con vinagre y agua, ¡nada más!

Limpiar las brochas es muy importante. Si no lo hacen con regularidad, todo el maquillaje viejo y la suciedad se van acumulando. O sea que cada vez que pasen la brocha por sus caras, estarán pasando mugre. De solo pensarlo se me pone la piel de gallina. Entonces, ¡a limpiar! Esto es lo que necesitan:

Processed with VSCOcam with hb1 preset

  1. Pongan en un recipiente dos partes de agua.
  2. Ahora, agreguen una parte de vinagre. Esa tiene que ser la proporción: una de vinagre por dos de agua.
  3. Tomen una de sus brochas y métanla en la mezcla de agua y vinagre.
  4. Ahora, hagan remolinos con la brocha. Al darle vueltas a la brocha, la suciedad empezará a salir. Es muy importante que no dejen las brochas remojando, solo denles vueltas dentro del agua y sáquenlas. Dejarlas remojando las daña y hace que las cerdas se caigan.
  5. Después, sequen las brochas con una toalla.
  6. Y finalmente dejen secar durante toda una noche.

¡Eso es todo!

Processed with VSCOcam with hb1 preset

Brazalete tejido

materiales pulsera-04

Me gustan los brazaletes, las manillas, las pulseras o cualquier cosa que me pueda amarrar a la muñeca. Un momento importante de mi vida fue cuando, en la adolescencia, descubrí que yo misma podía hacer mis propias manillas. Desde eso, he experimentado con materiales, colores y tamaños para hacer accesorios que decoren mis brazos. Hoy les voy a compartir una que mezcla hilos y cadenas.

  1. Escoge tres colores de hilos. Puedes irte por lo monocromático o por una combinación con la que te identifiques. Cuando los tengas en la mano, por cada color toma 2 hilos del largo de tu brazo (del hombro a la muñeca). Alinea los 6 hilos, dóblalos por la mitad y haz un nudo. Con una cinta, pega el extremo de los hilos a cualquier superficie estable (yo usé mi mesa). Antes de empezar, te recomiendo que organices los hilos de esta forma: 2 de cada color a un lado distinto.
  2. Toma el hilo que esté en el extremo derecho y usándolo haz dos nudos con cada hilo que esté en la mitad derecha. Hacer este brazalete termina siendo pura mecánica. Tal vez al principio no te quedará perfecto, pero con muy poca práctica vas a convertirte en una experta.
  3. Cuando acabes la mitad derecha, pásate a la izquierda. Toma el hilo del extremo izquierdo y haz dos nudos con cada hilo hasta llegar al centro.
  4. En la mitad se encontrarán los dos hilos con los que tejiste a cada lado. Haz dos nudos con esos hilos y de esa forma asegura la primera hilera.
  5. Vuelve al lado derecho y repite el paso 2 pero ahora con el hilo que te quedó en el extremo.
  6. El hilo que queda en el extremo cambiará a medida que tejes y cuando te des cuenta habrás formado una flechita de colores.
  7. Cuando uses los 6 hilos de cada lado, este es el tejido que debes tener. Es importante que hagas cada nudo con firmeza para que el brazalete quede compacto.
  8. Haz cuantas hileras que quieras. Yo hice las suficientes para que me cubrieran solo la parte de arriba de la muñeca.
  9. Cuando acabes el tejido, pasaremos a la parte de la cadena. Con unas pinzas, ponle una argolla a uno de los extremos de la cadena. Esa argolla debe ser lo suficientemente grande como para que quepa al menos uno de los hilos. Al otro extremo de la cadena, pon un broche. Yo quise tener doble cadena delgada pero existen muchas opciones: una cadena gruesa, triple cadena delgada, cadena cuádruple, doble cadena gruesa. En fin, la cantidad de cadenas del color y grosor que quieras.
  10. Pasa un hilo por la argolla. Este es un hilo suelto, no de los que ya están en el brazalete tejido.
  11. Con ese mismo hilo, haz un nudo alrededor de las mechitas que te sobraron en el extremo del brazalete y ajusta la argolla.
  12. En este momento ya debes tener una sola pieza: el brazalete tejido y la cadena ya están unidos.
  13. Pasa un hilo, diferente a los otros, por otra argolla. Yo usé un dije que encaja con el broche para que mi brazalete se viera más lindo.
  14. Así como en el paso 11, haz un nudo que amarre la argolla con las mechitas del otro extremo del brazalete.
  15. En este paso ya debes tener ambos extremos del brazalete con sus respectivas argollas ajustadas.
  16. Finalmente, corta las mechitas de cada extremo para que te queden unas borlas cortas y lindas.

Ahora sí, sal a mostrarle a tus amigas un brazalete hecho por ti misma. O incluso sorprende a la próxima cumpleañera con un regalo como este: personalizado, hecho a mano y cargado de amor.

Usa un lápiz como sombra

A veces uno sale de la universidad o del trabajo y se le aparece una fiesta. En ese momento, el pensamiento más común es “maldita sea, mis sombras negras están en la casa, ¿ahora cómo me maquillo?” porque no todas cargamos con un estuche de maquillaje que tiene todos los implementos que alguien puede necesitar.  Tranquilas. Me ha pasado. En ese caso, un lápiz negro de ojos puede ser la salvación de cualquier mujer que quiera tener maquillaje de fiesta en pocos minutos.

  1. Échate lápiz negro en la mano. Si tienes rabia o estrés por algo, aprovéchalo y desahógate. Haz una mancha grande.
  2. Con un pincel, revuelve la mancha de lápiz hasta difuminarla y que su textura se parezca a la de una sombra de ojos. Unta bien todos los lados del pincel.
  3. Haz la forma que quieres lograr con la sombra. En este caso, escogimos un cat-eye impactante.
  4. Repite el proceso varias veces para que la sombra quede bien oscura.
  5. Con un copito, limpia los excesos de lápiz que quedó por los lados y refina la forma de tu cat-eye.
  6. Delinea en la línea de pestañas inferiores para que el maquillaje sea más impactante.
  7. Échate pestañina para que el look se vea más oscuro y más… ¿ya dije impactante? Bueno, más impactante. Pestañina pestañina pestañina por siempre.

¡Estás lista! Ve a esa fiesta, pásala bien, tómate algo, no te rasques los ojos y sé la envidia de todas con tu maquillaje.

Chorizos & Espárragos con hojaldre

Esta receta la hice en diciembre con una amiga y quedé enamorada. Nos comimos toda una bandeja entre las dos. Pero en Ideario no necesitamos la excusa de “oh, estamos en navidad” para comer mucho, así que antójense y hagan toda una bandeja para ustedes.

  • Estira el hojaldre sobre una superficie con harina para que no se pegue ( el hojaldre lo puedes conseguir ya hecho en la sección de congelados de cualquier supermercado).
  • Corta tiras de hojaldre un poco menos anchas que los chorizos.
  • Enrolla los chorizos y los espárragos con las tiras de hojaldre.

  • Pon a precalentar el horno a 180 grados.
  • Unta de mantequilla un molde o refractaria. Pon los chorizos y espárragos ahí.
  • Revuelve un huevo con finas hierbas.

IMG_9802

  • Con un pincel, unta los chorizos y los espárragos.
  • Mete la refractaria al horno. Revisa con frecuencia hasta que el hojaldre crezca y esté dorado.

¡Listo! Cómete tus chorizos y espárragos hojaldradas con tu salsa favorita o así solos uno tras otro hasta que no te quepa uno más en la boca.

Flores de papel

materiales-Flores-de-papelAlgunas personas somos distraídas y después de comprar unas flores divinas olvidamos echarles agua. Es una pequeña tragedia doméstica. Las flores de papel, en cambio, nunca mueren y por eso me encantan (a menos que les eche agua accidentalmente porque en ese caso se vuelven una masa deforme de papel). El papel crepé viene en todos los colores imaginables, entonces puedes hacer flores de un solo color o puedes combinar varios. Hazlas como quieras, yo no soy una dictadora de las flores de papel que va a prohibirte experimentar.

FLOR #1

Flores-de-papel-1-01

1. Con unas tijeras afiladas, corta el papel crepé en forma de pétalos.
2. Toma todos los pétalos por la punta y forma un abanico.
3. Enrolla la punta del abanico de pétalos y cósela con un hilo.
4. Despeina los pétalos y con tus manos dale forma a la flor.

FLOR #2

Flores-de-papel-2-01

1. Corta el papel crepé en rectángulos pequeños. Dales un giro por la mitad y une sus extremos para formar un pétalo.
2. Dale forma al pétalo para que no quede tan arrugado.
3. Toma los pétalos por la punta y cóselos con un hilo.
4. Con colbón, pega pétalo con pétalo siguiendo un orden circular y remata con una bolita de papel en el centro de la flor.

FLOR #3

Flores-de-papel-3

1. Toma el papel todavía doblado como viene de la tienda y corta una franja ancha. El ancho de esta franja será el tamaño de tu flor.
2. A esa franja le cortas flecos que serán los pétalos.
3. Despeina un poco los flecos para darle textura a la flor.
4. Pon colbón a lo largo de la base.
5. Enrolla cuidadosamente asegurándote de que la base de la flor esté bien pegada.