8 tips para tener el pelo decolorado y sano

DSC_0250

Por: Laura Camila

Quiero que se pregunten: ¿cuántas veces se han dejado de hacer algo nuevo en el pelo porque había que decolorar?. No sé ustedes pero muchas veces me abstuve de cambiar mi look por el miedo de dañarme el pelo y cuando por fin me atrevía, me arrepentía al día siguiente porque en la peluquería me dejaban divina pero una vez me bañaba, mi pelo parecía una escoba. Estaba completamente deshidratado, se caía y me lo tenía que planchar todos los días para verme medio decente. Pensé por mucho tiempo «todo es culpa de la decoloración».

Distintas situaciones de la vida me llevaron a aprender sobre el pelo y a investigar. Resulta que el pelo está compuesto por muchas capas. La más externa se llama cutícula y cuando lo decoloramos las escamas de esa capa se abren para que el producto entre a lo más profundo de nuestro cabello. Claro que se deshidrata y sufre, por lo que hay que buscar no solo hacerle el menor daño posible, sino cuidarlo al máximo. Es una parte de nuestro cuerpo y como a nuestra cara o nuestras manos, tenemos que cuidarlo, pero sin tener que abstenernos de cambiar.

Por eso escribimos este post. Para que vayan por ese rubio platinado o ese rosado pastel sin miedo, pero paso a paso y con mucha paciencia. Les daremos algunos tips para que se decoloren el pelo como debe ser.

DSC_0228

  1. Todas quisiéramos parpadear y tener un nuevo look y la verdad es que eso no da buenos resultados, por eso es mejor planearlo. Alcanzar un rubio extremo como el de las fotos no se logra de la noche a la mañana. Si tienen una celebración importante en un mes, empiecen ya con los tratamientos y el proceso de decoloración.
  2. Creen el hábito de cuidarse el pelo. Es difícil pero una vez que se tiene, todo es maravilloso, sobretodo porque no las echan del trabajo por estar planchándose el pelo todos los días. Para esto, pónganse un recordatorio al menos una vez a la semana para aplicarse tratamientos, aceites o cualquier menjurje que hidrate el pelo, así podrán decolorárselo sin problema. Acá pueden encontrar 3 mascarillas naturales que hidratarán su pelo y lo rescatarán.
  3. No le pongan la cabeza a cualquier persona. Asegúrense de que alguien que sepa lo que está haciendo les decolore el pelo. Es difícil porque esto se sabe casi siempre por una mala experiencia, pero asesórense bien antes de tomar la decisión y salgan corriendo si les dicen frases como «Tranquila, con oxigenta de 40 vol y mucho calor tienes tu rubio extremo en dos horas» o «Ese rojo cae fácil, solo necesitamos decolorar 5 veces hoy».
    DSC_0233
  4. Es importante hacer pruebas de color, sobretodo si tienen el pelo tinturado de negro o de rojo que son los némesis de la decoloración. Corten un mechonsito de pelo y dénselo a la persona que les va a des-pintar el pelo, ella les sabrá decir si lo que quieren es posible o si en realidad están meando fuera ‘el tiesto.
  5. De ahí viene el quinto tip. No todo se puede hacer. Hay personas profesionales que estudiaron sobre el pelo y saben con una prueba de color que su pelo no da para un rubio platinado o para un gris claro. Hay que aceptarlo con dignidad y buscar otro look en Pinterest.DSC_0277
  6. Un proceso de decoloración no es barato. No solo por los materiales sino por la mano de obra. No les puedo dar un presupuesto porque todos los pelos y deseos son diferentes, pero ojalá decidan hacerlo el día después de la quincena (o si son como yo, el mismo día que les pagan). Además porque si quieren hacer las cosas bien, el primer paso es ir a una distribuidora de belleza y comprar cuanta cosa se les cruce para el cuidado del cabello, sin dejar por fuera estas cosas clave:
    • Un shampoo sin sal y para cabello tinturado: La sal sabe muy rico en la comida pero al pelo le hace mucho daño, solo la agregan para que el producto sea más consistente. La sal es la mano derecha del odiado frizz, le quita esencias naturales al cuero cabelludo y es la enemiga número uno de un cabello que ha pasado por un proceso de decoloración o tinte.
    • Un tratamiento para pelo tinturado: No escatimen con esto. Funciona como acondicionador e hidrata el pelo, que es lo que se necesita después de un proceso de decoloración.
    • Un tratamiento de color o «tono sobre tono»: Este viene por colores y sirve para no tener que pintarse el pelo cada 5 minutos (porque con el pelo decolorado el tinte no dura tanto como desearíamos) y además para quitar los reflejos feos que da el sol, el tiempo o la piscina. Ustedes compren el que esté acorde con el color que se aplicaron; si se pintaron el pelo de rojo, el tratamiento rojo, si es rubio platinado, el que tienen que comprar se llama «silver»; en fin, los que atienden las distribuidoras saben más de eso que yo.
    • Aceite de coco: Es como el crack porque una vez lo prueban no pueden dejar de usarlo. A mí me funciona muy bien cuando me embadurno el pelo sucio y me lo dejo mínimo dos horas, luego me lo baño como normalmente lo hago y es como si mi pelo volviera a nacer. Inténtelo, es natural y rinde mucho (a menos que lo usen para cocinar, quitarse el maquillaje y todas las actividades de la vida cotidiana, como yo).
    • Aceite de argán: Si el aceite de coco es el pre, el aceite de argán es el post. Con el pelo húmedo, aplíquenselo de medios a puntas. Esto sella las puntas y le da volumen al pelo sin necesidad de usar plancha ni secador. Lo único que les recomendamos es que no sean exageradas porque no quieren lucir como si no se hubieran bañado el pelo en 1 mes.
    • Champú seco: Es la maravilla del siglo XXI y tienen que probarlo. Les quita la sensación de tener el pelo sucio y hace que aguante un poquito más sin lavar. Si quieren saber más, vean este post sobre champú seco que les puede servir.

    Pueden usar los tratamientos y aceites que quieran, al fin y al cabo todos los pelos son diferentes y lo que les funciona a unas, a otras no les sirven. La clave está en probar y así saber qué de todo lo que venden está hecho para ustedes.

  7. Usen plancha o secador solo si es realmente necesario. Opten por hacerse la queratina o usar tratamientos que les ayuden a moldear su pelo sin tener que aplicarle calor. Este hace que el pelo decolorado sufra mucho y no estamos haciendo nada si lo intentamos hidratar echándonos mil cosas y lo deshidratamos con calor.
  8. No se laven el pelo tan seguido. Ni con todos los tips del mundo un pelo sobrevive a la decoloración si se lava todos los días. No me voy a extender mucho en este punto porque Juliana ya escribió un post sobre lo maravilloso que es no lavárselo todos los días aquí.
    DSC_0245

Piérdanle el miedo a decolorarse el pelo y cuéntennos cómo ha sido su experiencia con la decoloración en los comentarios o en Instagram: @IdearioBlog.

Se me empezó a caer el pelo y esto fue lo que hice

caida_de_pelo

Por: Lola MNaranjo
Ilustraciones: Susana Velasco

Toda mi vida he tenido muchos problemas con mi pelo. Cuando nací, no tenía ni medio pelo en mi cabeza y para que la gente supiera que era una niña, mi mamá me pegaba con crema dental un moñito en la cabeza. A medida que crecía, el pelo también lo hacía un poquito. Pero nunca he tenido una melena frondosa como de modelo de comercial de champú. Mi pelo es muy delgado, es poco abundante, no tiene cuerpo ni volumen y es muy delicado. Hagan de cuenta, tengo pelo de bebé.

Cuando dejé mi casa y vine a vivir a Bogotá, empecé a tener mucho estrés y presión en el trabajo. Eso, combinado con la angustia general de la nueva vida de adulta independiente, hizo que mi pelo se debilitara aun más y lo poquito que tengo… ¡¡¡empezó a caerse!!! El momento en el que uno ve que está calvo es horrible, causa aun más estrés del que uno tiene y para colmo de males todo el mundo dice «marica, estás calva».

Nunca fui a donde el dermatólogo para ese problema pero sí recurrí a el sabio Google para buscar qué podía ayudarme a no ser una mujer calva y le pregunté a mis amigas, familiares y conocidas lo que sabían del tema. Entre las idas y venidas de Medellín a Bogotá, hablé con una prima y le conté mi problema. Ella, que es química farmacéutica, me recomendó un tónico. Al principio no le tenía mucha fe, pero con el tiempo empecé a ver que los pelitos salían de a poquito, ¡pero salían nuevos!

El tónico se llama Bulbo Forte. Busqué en la página de la marca y les voy a copiar la descripción del producto porque estoy segura de que ellos lo pueden decir mucho mejor que yo:

calvicie-4

«Regula la secreción de grasa en la piel cabelluda estimulando el crecimiento del cabello, previniendo la caspa y oxigenando el folículo para mantenerlo activo por más tiempo y favoreciendo el crecimiento.

El cabello necesita energía en la fase de crecimiento pero el cuerpo no siempre la provee. Es por esto que Bulbo Forte crecimiento funciona, pues proporciona la energía suficiente para el proceso, estimula la circulación y restaura el folículo controlando la caída del cabello y logrando reestablecer el equilibrio». 

Después de un tiempo, me creció más pelo y estuve feliz… peeeero me di cuenta de que todavía le faltaba vida. Entonces empecé a buscar una opción más que sirviera para la caída y para fortalecerlo. Ahí fue cuando empecé a usar el champú y el acondicionador de quinina de Klorane.

calvicie-3

La quinina es una molécula que se encuentra en la Quina Roja, un árbol que puede alcanzar de 15 a 20 metros de altura. La parte que se usa es la corteza seca. La Quina y sobre todo la quinina se han usado desde hace muchos años para combatir el paludismo, estimular la digestión, aliviar la piquiña, reparar problemas del cuero cabelludo como la caspa, activar la microcirculación cutánea y estimular el bulbo piloso para favorecer el crecimiento de un cabello sano y vigoroso.

calvicie-1calvicie-2

Hasta ahora no hay nada que me haya detenido mágicamente la caída del cabello cuando estoy estresada. Pero esos dos productos me han ayudado varias veces a recuperar el pelo perdido y eso me ayuda muchísimo a relajarme y no estresarme por una razón más.

«Dejé de lavarme el pelo todos los días»: Testimonio de una mujer feliz

post-enero-05

Hace un año dejé de lavarme el pelo todos los días y es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. No solo tengo el pelo mucho más lindo y saludable que antes, además he ahorrado tiempo y plata.

Siempre había oído y leído que lavarse el pelo todos los días era malo pero estaba convencidísima de que tenía que hacerlo. Primero, porque como me lo toco mucho, se me engrasa muy rápido y segundo, porque como mi pelo es muy delgado se me enreda muchísimo y todas las mañanas me levantaba como un león que decidió adoptar el estilo de vida rastafari. Lo que no sabía era que, aunque suene contradictorio, la solución a mis dos problemas capilares estaba en dejar de lavarlo.

Les voy a contar el sistema que diseñé para lavarme el pelo solo dos veces a la semana con la esperanza de convencer a alguna de ustedes que esté preguntándose “¿pero cómo carajo voy a lograr eso sin verme sucia?”.

 KIT IMPORTANTÍSIMO PARA SOBREVIVIR

Hay ciertos elementos que necesito junto a mí a lo largo de la semana para que el sistema de no-lavado-de-pelo funcione. Aceite de coco, secador, champú seco, aceite de argán, un cepillo para desenredar, bobby pins y cauchitos son siete cosas sin las que no podría vivir en paz.

post-enero

El kit de supervivencia es personalizado. Armen el suyo de acuerdo a sus necesidades. Incluyan productos que usen cada semana (cremas para peinar crespos, laca, mousse, diademas) que yo no incluí en mi kit porque no los uso.

ORGANIZACIÓN CAPILAR PARA LA SEMANA

Domingo

Los domingos son el día perfecto para lavarme el pelo porque casi siempre los paso en piyama y echada frente a un televisor rodeada de comida grasosa (aunque ahora que lo pienso no es tan diferente de como paso los demás días de la semana). Me baño en la mañana o en la tarde, me unto el pelo con aceite de coco desde la mitad hasta las puntas y paso el resto del día con el pelo metido dentro de una toalla. Después, en la noche vuelvo a bañarme, esta vez sí con champú y acondicionador para quitar el aceite. Espero a que se me seque o me lo seco con secador y duermo con el pelo en una especie de turbante que pueden ver aquí para que no se me enrede.

Lunes

Los lunes generalmente no me hago nada en el pelo porque está recién lavado y cuando me quito el ‘turbante’ está desenredado y lindo. Lo único que me echo es aceite de argán en las puntas. Este es el día para salir voleando pelo al viento. En la noche me lo desenredo y me hago una trenza ajustada para dormir.

Alguien me preguntó cómo hago para mantener este sistema cuando hago ejercicio o cuando estoy en un lugar donde hace mucho calor. Mi solución inventada por la necesidad es que me cojo el pelo en una colita bajita (amarrada en la nuca), me escondo la colita en un gorro de baño, aseguro el gorro con otro caucho de pelo y luego me lavo en la ducha toda la cabeza con champú (excepto lo que está dentro del gorro, obviamente). Es muy raro porque salgo de la ducha y tengo el pelo de arriba hasta la mitad mojado pero de la mitad hasta las puntas seco. El caso es que es una maravilla. Así me queda limpio sin dañar las puntas.

Martes

Cuando me despierto el martes me quito la trenza y me pongo muy feliz al ver las ondas que quedan como resultado. Una vez más, me pongo aceite de argán en las puntas. Si veo que mi capul está grasoso, me lo lavo en el lavamanos y me lo seco con el secador como les mostré en este post –pero si no tengo casi tiempo, el champú seco es la solución. En la noche duermo con una trenza o con el turbante.

post-enero-16

Miércoles

Este es el día en el que más grasoso tengo el pelo entonces es cuando me gasto la mitad del tarro de champú seco. Me lo echo en toda la cabeza, no solo en el capul. Además, como está sucio, ya no me siento cómoda dejándolo suelto entonces es el día de las trenzas, uno de los momentos más felices de mi semana. En este link pueden ver todas las trenzas que hemos hecho en el blog. Además, así uno puede disimular cualquier enredijo. En la noche me lo desenredo y duermo con el pelo suelto.

Jueves

En este punto ya mi pelo no da más entonces es el día de la segunda lavada. El momento en el que el agua se lleva los restos de champú seco y aceite es muy satisfactorio. Ese día salgo con el pelo suelto y me echo aceite de argán de la mitad del pelo hasta las puntas para que no se vea muy esponjoso, como casi siempre se ve recién lavado. Esa noche duermo con el turbante.

Viernes

Repito el mismo proceso del lunes pero en la noche vuelvo a dormir con turbante.

Sábado

Este día me lavo el capul en el lavamanos y me hago ondas con una pinza para el pelo o me lo dejo suelto y liso. Como casi siempre salgo en la noche, cuando llego a mi casa en la madrugada estoy demasiado cansada (no quiero decir ‘borracha’) como para preocuparme por mi pelo entonces duermo con el pelo suelto.

Domingo

Después del fin de semana, otra vez: baño, aceite de coco y lavada. El ciclo vuelve a empezar.

Y listo. A veces, como cuando estoy de viaje, rompo el sistema y me lo lavo más de dos veces o no hago alguno de los pasos pero en general este ritmo me ha funcionado. El pelo se me enreda cada vez menos, me brilla cada vez más y yo cada día lo amo más que el anterior.

————————–

Ilustraciones de Susana Velasco

post-enero-17

¿Por qué usar tintes sin amoniaco?

dsc_0637

Post hecho en alianza con L’Oreal.

Después de muchas investigaciones, los profesionales de salones de belleza y las marcas encargadas de hacer tintes decidieron desde hace un par de años que necesitamos más productos naturales y que no sean tóxicos. Después de vendernos tintes con amoniaco ahora también nos venden tintes sin amoniaco y nosotros, los consumidores, muchas veces quedamos confundidos y nos preguntamos cosas como: ¿Es malo el amoniaco? ¿Los tintes sin amoniaco sí sirven? o ¿Cómo se supone que voy a tomar esta decisión sin sufrir una crisis nerviosa?

Nuestra relación con el amoniaco es difícil. Por una parte, lo amamos porque ayuda a que los tintes penetren el pelo pero por otra parte, lo daña y lo deja poco saludable. Déjanos explicarte cómo funciona esa dualidad y cómo un compuesto químico puede ser al mismo tiempo tan bueno y tan malo.

DSC_0613_1.JPG

Cuando tinturas tu pelo, la cosa no es tan sencilla como que el color «pinta» el pelo por encima y ya. Realmente lo que pasa es que el amoniaco eleva el pH del pelo y al hacerlo relaja y levanta la cutícula para entrar en la corteza. El problema es que al mismo tiempo hace que pierda proteínas e hidratación. Por eso muchas personas que se pintan el pelo lo tienen seco, frágil, poroso, con frizz o con horquilla.

Los tintes sin amoniaco son mucho más suaves con el pelo porque aunque también tienen componentes que abren la cutícula, lo hacen de una forma menos agresiva entonces al final el pelo termina viéndose mucho más saludable. Pero no todo es risas, maravillas y arcoíris. Así como pasa con la mayoría de cosas en el mundo, los tintes sin amoniaco tienen sus pros y sus contras.

DSC_0624.JPG

Además de que son mucho menos agresivos que los tintes con amoniaco, otros pros son que durante el proceso no va a haber un olor tan fuerte y que el resultado final se verá mucho más natural. En cambio, en la lista de contras está el hecho de que realmente no penetran tanto en el pelo (precisamente porque no abren la cutícula de una forma tan drástica). Entonces es normal que después de unas cuantas lavadas (el número varía dependiendo de la marca), el color empiece a desaparecer.

En este punto tal vez dirás: «ok, me han dicho cosas buenas de los dos tipos de tintes pero entonces no me han dicho cuál de los debería escoger» y tienes la razón. No podemos decirte cuál escoger porque eso depende de qué es lo que quieres lograr con el tinte y qué tipo de pelo tienes.

Si tienes un pelo grueso, saludable y lo que quieres es lograr un cambio radical como pasar de pelinegra a rubia, entonces deberías escoger un tinte que te asegure que sí te va a cambiar el color del pelo. Si, en cambio, eres como Lola (que se ofreció a tinturarse el pelo para este post) y tu pelo tiene color natural y además frágil y no muy abundante, vete por la opción sin. Los tintes sin amoniaco son mejores cuando es la primera vez que te vas a pintar el pelo o cuando quieres tapar tus primeras canas o cuando quieres agregarle un brillo o una calidez sutil a tu pelo sin tener que estar preocupándote por la raíz que te va a salir.


Para este post usamos Casting Creme Gloss, un tinte sin amoniaco de L’Oreal.

Especial del Día de la madre: Mascarillas de fresa para que tengan el pelo divino

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Durante toda esta semana compartimos posts para que le hagas un spa en casa a tu mamá y te conviertas en la hija favorita. Ya tienes las tarjetas, los batidos y las mascarillas para la cara. Hoy, por último, te traemos tres mascarillas que harán que las dos tengan el pelo divino. Todos los ingredientes son fáciles de conseguir y probablemente los tienen en la cocina. Lo único difícil será evitar la tentación de comerse las mascarillas porque huelen delicioso.

FRESAS, MIEL Y ACEITE DE COCO 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las fresas, además de tener mucha vitamina C (que estamos seguras de que es buena para todo), ayudan a regular el exceso de grasa de la raíz. Por su parte, la miel y el aceite de coco son humectantes naturales. Al combinar estos tres ingredientes lograrás un equilibrio perfecto y lograrás que tu pelo y el de tu mamá queden brillantes y saludables sin parecer grasosos.

En una licuadora o procesador de alimentos, mezcla 5 fresas, una cucharada de aceite de coco y una cucharada de miel hasta que formes un puré. Con el pelo húmedo, unta la mascarilla y masajea el cuero cabelludo. Si quieres que tu mamá te ame más, ofrécete a hacerle un masaje en la cabeza. Cuando terminen el masaje, enjuaga con agua tibia.

FRESAS, YOGUR Y BICARBONATO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si tu pelo o el de tu mamá son mixtos, esta mascarilla les encantará. Como ya te contamos, las fresas ayudan a regular la grasa de tu cuero cabelludo. Por su parte, el bicarbonato lo limpia de suciedad o de los residuos que tenga de productos (champú seco, laca, crema para peinar, etc). Estos dos ingredientes se encargarán de limpiar y dejar perfectas las raíces de tu pelo mientras que el yogur será el que humecta y le aporta nutrientes a las puntas que tienden a ser un poco más secas.

En una licuadora o procesador de alimentos mezcla 5 fresas, 2 cucharadas de yogur y una cucharadita de bicarbonato. Aplica la mascarilla en todo el pelo y déjala actuar durante 10 a 15 minutos. Después, enjuaga con agua tibia hasta que tu pelo quede limpio.

FRESAS, ACEITE DE OLIVA Y HUEVO 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si tu mamá siente que a su pelo le hace falta vida y que está muy seco, hazle esta mascarilla que terminará de convencerla de que efectivamente eres la mejor hija del mundo. El aceite de oliva y el huevo hidratan, suavizan y revitalizan el pelo. Y como no queremos que terminen con las raíces grasosas, le agregamos unas cuantas fresas para que queden con el pelo brillante y divino pero no grasoso.

En la licuadora, mezclen 4 fresas, 1 clara da huevo y 2 cucharadas hasta que formen un líquido/papilla. Aplíquenlo desde la raíz hasta las puntas y déjenlo actuar durante 20 minutos. Después, laven sus pelos con agua tibia (o fría) y el champú que usan normalmente.

¡Eso es todo! Aprovecha esta sesión de spa casero para conectarte con tu mamá, hablar con ella y hacerle saber cuánto la quieres. Al final las dos terminarán con piel renovada, pelos revitalizados, barrigas llenas y corazones contentos.

Con este peinado no se te enredará el pelo al dormir

DSC_0391

Una de las grandes tragedias de tener el pelo delgado es que se enreda con solo mirarlo. Y cualquier mujer que sufra de este mal sabe que los peores enredos son los que nacen al dar vueltas en la cama.

Pero tranquila, hoy te traemos la solución mágica. Juliana sufría todas las mañanas porque debía pasar como media hora desenredándose hasta que un día vio que algunas mujeres duermen con este peinado y dijo «lo intentaré». Muchas mujeres usan esta técnica para alisar su pelo sin necesidad de usar plancha o secador pero lo que Juliana descubrió fue la solución a los enredos nocturnos.

Entonces, alista tu piyama y todos los bobby pins que tengas a la mano.

materiales

Peinado-para-dormir

  1. Desenreda tu pelo. La mejor forma de lograrlo es empezar por las puntas e ir subiendo poco a poco. Ten paciencia e intenta no reventarlo.
  2. Divide el pelo en dos colitas. Usa cauchitos de silicona que no te revienten el pelo cuando los vayas a quitar. Puedes usar también moñas de tela o lo que prefieras para recogerte el pelo.
  3. Levanta una de las colitas y cubre tu cabeza con ella. La idea es poner bobby pins a lo largo de toda la colita para sujetarla. Llévala a la parte de arriba de tu cabeza y pásala hasta el otro lado. La cantidad de bobby pins que debes usar depende del largo de tu pelo y de qué tan abundante es.
  4. Haz lo mismo con la otra colita. Envuelve tu cabeza con ella y ve sujetándola con bobby pins. Al final tendrás una especie de corona de pelo aplastado.

¡Eso es todo! Cuando hayas terminado podrás dormir en paz y te levantarás feliz porque ya verás que al quitar los bobby pins, tu pelo estará liso, suave y desenredado.

La magia del champú seco

shampoo-seco

Hoy te vamos a contar qué es el champú seco, para qué sirve y por qué lo amamos. En los momentos de afán (como cuando te levantas tarde para ir trabajar o estudiar), después de sudar en el gimnasio (porque eres una chica atlética) o si sencillamente tienes el pelo grasoso, el champú seco es tu salvación.

Seguramente estás familiarizada con ese momento en el que el pelo está sucio y se empieza a separar por grupitos.

Shampoo seco antes 2
Este no es un look que le favorezca a nadie

El champú seco es un polvo que casi ni se alcanza a ver y que viene en varias presentaciones (spray, polvos sueltos o espuma). Lo que hace es absorber la grasa que el cuero cabelludo produce y que hace que el pelo se vea sucio. Mágicamente tu pelo pasará de separado en grupitos, aplastado y grasoso a limpio, con volumen y sedoso.

Shampoo seco despues 2
Mucho mejor

Lo único que debes hacer es echártelo (cada tarro sugiere una distancia desde la cual debes aplicarlo) alrededor de la línea que parte el pelo, en la coronilla y en el capul. Úsalo siempre con el pelo completamente seco, nunca mojado o húmedo. Después de rociarlo, dale unas palmaditas para que se difumine y listo. ¡Magia! Desde el primer día verás que tu pelo dejará de verse aplastado y sucio porque el champú revitaliza las raíces y quita el brillo de la grasa.

Ve a una droguería o almacén de belleza, consulta con una asesora, escoge una marca no muy barata (vale la pena invertir en cosas como esta) y disfruta de un pelo perfecto en unos pocos segundos.

 

S.O.S: 3 mascarillas que rescatarán tu pelo

Dependiendo de cuándo leas este post, el año se está acabando o el año está empezando. Sea como sea, ¡feliz año nuevo! Tal vez esta semana estás ya de paseo o apenas vas a empezarlo. Te esperan días de sol, piscina o playa. Y aunque eso es buenísimo para el estado anímico, no es tan bueno para el pelo si uno no tiene cuidado.

Si no te gusta meterte a las piscinas o al mar, lo mejor que puedes hacer es proteger tu pelo del sol con un turbante. Pero si eres como yo y te gusta la rutina de nadar/broncearte/nadar/broncearte durante todo el día, necesitarás unos cuidados extra para tu pelo. Estas tres mascarillas son perfectas para reparar el daño del sol, del cloro y del agua de mar.

Mascarillas para el pelo 1

MASCARILLA #1: ACEITE DE COCO & ACEITE DE OLIVA

– 2 cucharadas de aceite de coco*

– 1 cucharada de aceite de oliva

Estos dos aceites son muy hidratantes. Mézclalos y échatelos en el pelo (concéntrate en las puntas porque son las que más rápido se dañan). Cógete el pelo en una cebollita, cúbrelo con un gorro de baño y déjalo actuar durante 30 minutos. Después, lávalo con champú y acondicionador.

*Cuando busques el aceite de coco, tal vez te confundirás porque viene en varias presentaciones. Aunque hay aceites líquidos ya procesados, te recomendamos comprar un tarro que viene en forma de pasta. Este aceite es mejor porque es virgen y lo único que debes hacer es sacar la cantidad que deseas y derretirlo con un baño maría.

Mascarillas para el pelo 3

MASCARILLA #2: AGUACATE, ACEITE DE OLIVA Y HUEVO

– Medio aguacate (entre más maduro, mejor)

– 2 cucharadas de aceite de oliva

– 1 yema de huevo

Es importante que el aguacate que uses esté muy maduro para que sea fácil hacerlo puré (con un tenedor o un procesador de alimentos). Agrégale la yema de huevo y las cucharas de aceite y revuelve bien. Échate la mezcla en todo el pelo, amárralo, cúbrelo con un gorro de baño y deja que actúe durante 30 minutos. Lávate el pelo con champú y acondicionador.

Mascarillas para el pelo 2

MASCARILLA #3: BANANO, MIEL Y ACEITE DE ARGÁN

– 1 banano

– 1 cucharada de miel

– 2 cucharadas de aceite de argán

El aceite de argán no es barato pero te juro que la inversión vale la pena. Es tan mágico como el aceite de coco (además que sirve para tratamientos de piel también). Con una licuadora o un tenedor, tritura el banano y conviértelo en puré. Es importante que intentes deshacerlo mucho y que no queden pedazos grandes porque no quieres terminar con pedazos gigantes de banano en el pelo después. Échale la miel y el aceite. Revuelve bien. Échate la mascarilla en el pelo, desde la mitad hasta las puntas. Lo que yo hago es cogerme el pelo en una colita alta y me echo la mascarilla en la parte que queda suelta. Deja que actúe durante 40 minutos. Después lávate el pelo con champú y acondicionador. Yo siempre uso una peinilla de cerdas delgadas para asegurarme de quitar los pedazos de banano que puedan quedar por ahí.

Estas tres mascarillas te dejarán tu pelo reparado, hidratado y renovado para el año nuevo.