Celebremos el Día Mundial del Pepino

Empecemos este post con la historia de por qué las integrantes de Ideario nos decimos “pepino” la una a la otra. Nosotras hablamos en el chat del blog todo el día todos los días. Nos mandamos memes, GIFs, nos contamos nuestros triunfos y fracasos, echamos chisme y nos reímos. Entonces un día, al principio cuando creamos el chat después de que Laura y Susi se sumaran al blog, estábamos diciendo alguna bobada y María Alejandra nos quiso decir “crazy people”, pero el autocorrector de su celular lo cambió a “crazy pepinos”. Risas, burlas, diversión. Y desde ahí quedamos como “pepinos”.

Sí, es una bobada, pero el nacimiento de la mayoría de apodos es así, boba. El caso es de tanto decirnos pepino la una a la otra (“buenos días, pepinos”, “oye, pepino, no me mandaste las fotos”, “pepaaaains, las amo”), le cogimos un amor desmedido a ese alimento verde y delicioso.

Hoy, aprovechando que es el Día Mundial del Pepino, decidimos celebrarlo junto a ustedes contándoles sus cinco principales beneficios.

PIEL

Seguro cuando piensan en la palabra pepino, piensan en una persona relajándose en un spa con dos rodajas en sus ojos. Y nos alegra decirles que sí funciona, no es solo decoración. Como tiene un alto contenido de agua, es un hidratante natural. Usado directamente en la piel, las rodajas de pepino tienen un efecto refrescante y calmante que reduce la hinchazón, irritación e inflamación. Por eso, ayudan a bajar las bolsas de los ojos en las mañanas.

Además, comer y tomar pepino ayuda a tener una piel más saludable y resplandeciente porque tiene mucha sílice, un componente que ayuda a desarrollar tejidos conectivos fuertes y sanos. Y como si eso no fuera suficiente, tiene vitamita E, que funciona en la piel como un agente antiarrugas natural.

DIGESTIÓN

Pero el pepino no ayuda solo a tener una piel divina, sino que además es importantísimo para tener una digestión saludable. Como es una mezcla perfecta de fibra y agua, el pepino ayuda al cuerpo contra la constipación y los cálculos renales.

Artboard 1 copy@4x-100.jpg

CORAZÓN

¿Piel radiante y un sistema digestivo 1A no son suficientes? Pues les contamos que el pepino además tiene nutrientes como el potasio y el magnesio, que ayudan a tener la presión sanguínea bajo control. O sea que es el alimento perfecto para quienes tienen hipertensión.

 

DIABETES

Ya que estamos hablando tanto de salud, les contamos que el pepino ayuda a controlar y prevenir la diabetes. Leímos varios estudios y artículos científicos y aunque no han dado resultados irrefutables, la teoría de muchos médicos es que el pepino estimula la liberación de insulina y así ayuda a mantener niveles adecuados de azúcar en la sangre.

Artboard 1@4x-100.jpg

HIDRATACIÓN

Y para terminar, una nota refrescante. Nosotras ya les hemos hablado de la importancia de estar siempre hidratadas. Pues, como el pepino es en su mayoría agua, tiene electrolitos que ayudan a prevenir la deshidratación. Agréguenle rodajas de pepino a sus jarras de agua y verán que sabe deli y les calma la sed.

Ahora, ustedes cuéntennos qué piensan del pepino. ¿Les gusta? ¿Lo usan como alimento? ¿Como ingrediente para su rutina de belleza? Si hasta ahora nunca lo habían usado mucho, las invitamos a incorporarlo en sus vidas.

Un abrazo,

Atte: Las pepinos de Ideario Blog.

3 ejercicios para hacer apenas te levantes

Por: Laura Camila
Ilustraciones: Susana Velasco

Me podría ganar el premio a la persona que menos le gusta hacer ejercicio en el mundo. Me da mamera el gimnasio, salir a trotar, hacer pilates o incluso yoga. Este fin de semana monté bicicleta y fui feliz, pero ya sé que para la próxima tengo que cargar una pipeta de oxígeno.

Ahora mismo estoy haciendo dieta, se llama auriculoterapia (si quieren un post o saber más de esto, escríbannos en los comentarios o en Instagram) y sí he bajado de peso. Pero, aunque la alimentación es la parte más importante, no me puedo quedar sin hacer ejercicio porque quedaría como una gelatina y no me gusta la idea.

Odiar el ejercicio ha hecho que busque alternativas para llegar depronto no a amarlo pero sí a aceptarlo. Durante toda mi vida, he probado varios métodos (gimnasio, funcional, solo cardiovascular) y opté por hacer 3 de los que más me gustan alternados en la semana, justo cuando me despierto para no sentirme completamente inútil.

No son ejercicios inventados por mí, pero sí los puedo hacer en mi apartamento que mide 2×2 y lo mejor: no me tengo que quitar la pijama, porque una de las cosas que más me aterra de hacer ejercicio es la logística.

ACOSTARSE Y PARARSE

1 ejercicios

Una vez fui al médico y le conté mi terror al ejercicio y el médico no me regañó ni me quitó su amistad, sino que me recomendó el ejercicio más fácil del planeta Tierra y uno de los más efectivos, a mi parecer.

Consiste en acostarse completamente en el suelo y luego levantarse y quedar completamente de pie. No tiene ninguna ciencia, ni técnica. No tienen que poner un mat en el piso, ni nada. Háganlo como les quede más fácil; la forma de levantarse puede ser tomando impulso con las piernas o poniendo la mano en el piso como uno naturalmente lo haría.

Yo me acuesto y me paro 10 veces y ya quedo rendida, pero ustedes que seguramente tienen mejor estado físico que yo, lo pueden hacer 20 veces. Con este ejercicio mueven cada músculo de su cuerpo, se los juro. Al día siguiente de hacerlo la primera vez, me dolía el cuerpo como si hubiera ido 2 horas al gimnasio. “Si tan solo supieran que ni me quité la pijama”, pensé.

SENTADILLAS CAMINANDO

2 ejercicios.jpg

Mi apartamento es muy pequeño (ya, Laura, ya lo dijiste antes) y tiene un corredor que conecta la “sala-comedor” con las habitaciones. Ese corredor no sirve para mucho, pero yo le he sacado provecho para hacer este ejercicio.

Consiste en caminar haciendo sentadillas, como ven en el dibujo. Dando zancadas pero bajando la cola para que surta efecto. Si quieren potencializar el ejercicio, pueden tomar una de esas pesitas chiquitas (mancuernas) en cada mano.

Yo voy y vuelvo 10 veces; son más o menos 5 pasos en cada tramo, pero, de nuevo, lo pueden hacer las veces que quieran o puedan.

ESCALADORAS

3 ejercicios.jpg

Este, con el primero, es mi favorito porque ni siquiera tengo que salir de mi cuarto. Apenas me bajo de la cama, lo hago en el piso. Es famoso en entrenamiento funcional, porque uno solo usa el peso de su propio cuerpo, por lo tanto, de los tres, me parece el más pesado.

Yo hago 20 en total, o sea 10 con cada pierna. A veces hasta pongo el celular al frente y voy viendo Netflix mientras tanto, porque tampoco puedo traicionar tanto a mi pereza.

¿Ustedes hacen ejercicio en la casa?¿o prefieren salir? cuéntennos en los comentarios o en nuestro Instagram: @idearioblog.

 

 

Cómo saber si el estrés nos está consumiendo y cómo combatirlo

Por: Laura Camila

El estrés parece un mito; todo el mundo habla de él, parece estar acabando con la vida de todos pero no se materializa en síntomas claros o en alguna enfermedad que sea fácil de identificar.

El estrés es un estado de cansancio mental que se produce cuando nos exigimos al máximo. Cuando vi la definición, pensé que quedaba muy libre a la interpretación de cada uno, y eso es justamente lo que necesitamos, porque el estrés no se da bajo unas condiciones específicas (trabajar de domingo a domingo o hacer mucho esfuerzo físico en nuestros quehaceres); aun cuando tenemos tiempo libre para compartir con la gente que queremos, no trabajemos todos los días o no seamos el presidente de algún país, podemos sufrir de estrés.

Según mi experiencia, hay algunos “síntomas” que pueden identificar para saber si el estrés está rondando su vida y también ideas para combatirlo. Sin embargo, antes de ver los síntomas, es importante que hagan una reflexión individual y se pregunten cuáles son las causas de su estrés (el trabajo, problemas familiares, la universidad, la pareja, etc). Esas que puse en el paréntesis son las más comunes, pero también lo pueden detonar otras razones que ni siquiera se imaginan.

SUEÑO INTERRUMPIDO

Esto no es necesariamente estar despierto toda la noche pensando en los problemas (ese es el punto máximo), pero también puede pasar que se despiertan de un momento a otro y no se pueden volver a dormir o se acuestan tardísimo mirando el celular o revisando correos.

Como ya saben, el sueño es una de las actividades que más tenemos que cuidar. Si dormimos mal, se alteran muchos procesos en nuestro cuerpo que se regulan en las horas en las que dormimos (temas hormonales, circulación, etc) pero también sufre nuestra mente; las 7 u 8 horas de sueño que tomamos diariamente, sirven para prepararnos para lo que trae cada día.

ANSIEDAD

La ansiedad, como el estrés, están de moda. Todo el mundo dice sentir ansiedad por algo, pero en realidad es más grave de lo que parece y en unas personas se manifiesta más fuerte que en otras. Mover un pie todo el día, no poder quedarse en una misma posición por más de cierto tiempo, comer chicle o fumar, son evidencias de la ansiedad que puede estar detonando el estrés.

NO TENER TIEMPO PARA LO QUE LES GUSTA

Aunque Ideario sea mi pasión, escribir este post fue todo un reto, en medio de mi propio estrés. Revisen si están dedicando mucho tiempo a sus ocupaciones o a eso que les causa estrés y están dejando muy poco para hacer lo que les gusta. No tiene que ser realizar un deporte o tocar algún instrumento, sino simplemente dormir o ver series.

SÍNTOMAS FÍSICOS

El estrés se manifiesta también en nuestro cuerpo. Cuando se nos cae el pelo a manotadas “sin razón”, tenemos la piel muy seca o sufrimos de cambios de peso abruptos, puede que el estrés esté haciendo de las suyas.

Las formas en las que se materializa el estrés pueden ser miles y en cada persona son distintas. En este post, más que nombrar los síntomas, queremos hacer una reflexión sobre la gravedad del estrés. Como no acaba con nuestra vida de un tajo o muestra síntomas preocupantes (aunque no dormir y quedarse calvo a mí me parece preocupante), lo dejamos pasar desapercibido. Nuestra invitación es a que sean conscientes de esos síntomas, hagan una introspección para saber qué está causando el estrés y así poder combatirlo de mejor manera. Nosotras tenemos algunas ideas que nos han funcionado:

IMG_2017-11-16 18_56_08 (1)

ENCONTRARNOS CON NOSOTRAS MISMAS

No creo que nadie nos conozca mejor que nosotras mismas. A veces nos preocupamos mucho por los demás y nos olvidamos de nosotras, aunque nos tengamos las 24 horas. No tienen que irse al monte, dejar todas sus pertenencias y sembrar su propia comida para reencontrarse. Basta con compartir tiempo de calidad solas. Juliana nos mostró 5 cosas para hacer sola que les pueden servir como ejemplo para que dejen de tenerse miedo a ustedes mismas.

BonRescate

BUSCAR AYUDA EN EL EXTERIOR

Cuando estoy en mis picos de estrés, me funciona mucho hablar con alguien más para entender mejor por qué está pasando. A veces el solo hecho de sacar lo que sientes o piensas de tu boca, hace que seas más consciente. Todos tenemos un confidente, alguien que parece entendernos y escucharnos muy bien. Busquen a esa persona y desahóguense.

También pueden acudir a gotas o remedios naturales. María Alejandra y Juliana contaron su experiencia con el Bon Rescate precisamente para momentos de estrés álgido. También pueden usar esencias naturales (nuestra favorita es la de lavanda) porque los aromas tienen un poder muy fuerte en nuestra mente; basta con echarnos un poquito detrás de las orejas para sentirnos relajadas.

IMG_1502

MEDITAR

La palabra “meditar” me da un poco de miedo porque inmediatamente me imagino en túnica sentada en el piso y nunca tengo tiempo para hacer eso. Con el tiempo he descubierto que la meditación no necesita tanta logística. Basta con que vayan a alguna sesión con un experto para que aprendan y luego lo pueden hacer en su casa por medio de apps o incluso con música tranquila, en una posición cómoda, tomar 5 minutos para ser conscientes de la vida. A inicio de año Lola nos mostró cómo tener nuestro propio espacio de meditación.

 

CUIDARNOS

Cosas tan simples como compartir tiempo con nuestras amigas, hacernos una mascarilla, cocinar para nosotras mismas, prepararnos un cóctel o hacer ejercicio, pueden hacer la diferencia y disminuir el estrés.

Jueguen, al menos una vez a la semana, a tener un momento de esparcimiento que las haga sentir bien. No dejen que se les pase la vida trabajando, trasnochando y de afán, porque cuando menos lo piensen todos los estragos que causa el estrés son irreversibles. Cuidemos de nosotras mismas, nadie lo hará mejor que nosotras.

Queremos saber sus experiencias con el estrés. Cuéntennos en los comentarios o en nuestro Instagram: @idearioblog.

 

 

 

 

“¿Nunca se me va a quitar esto?”: Mi experiencia con el acné hormonal

ACNE_1

Por: Juliana Abaúnza
Ilustraciones: Susana Velasco

Empecé a tener acné más o menos a los 15 años, la edad normal. Y aunque nunca tuve la cara completamente brotada, siempre tenía algo. Había semanas en las que estaba bien (con una o dos espinillas) y de repente se me brotaba mucho un lado de la cara. Asumí, por mi edad, que eran los cambios normales de la adolescencia.

Después pasaron los años y vi que a mis amigas sí les dejaron de salir granos y a mí en cambio nunca se me quitaban. Así llegué a los 27 años. ¡Doce años de mi vida con granos en la cara! Desesperante. Frustrante. Triste. Nunca he tenido muchos problemas de autoestima pero es difícil sentirse completamente bien con uno mismo si hay acné. No digo que la única forma de ser bella sea teniendo una piel de porcelana, pero yo lo que quería era una piel normal. No perfecta, normal.

Durante todos esos años desde mi adolescencia hasta mi adultez, los dermatólogos que me veían me mandaban las típicas cremas y lociones de ácido salicílico. Pero esas aunque a veces sí ayudaban a secar algunos granos, realmente no solucionaban el problema de raíz. Además de eso, de tanto echarme cremas y lociones limpiadoras antiacné, mi cara terminó reseca. Era una adulta de casi 30 con acné y además con piel reseca.

Por eso, entonces, a los 27 años decidí ir a donde un dermatólogo y le dije: “Por favor no me mande cremas que me sequen la cara. Lo que yo quiero saber es por qué me salen granos. Cuál es la causa”. Él me envió un montón de exámenes de sangre, entre esos, exámenes para mirar cómo estaban mis hormonas.

Unos días después llegaron los resultados y confirmaron lo que él sospechaba pero nadie nunca me había dicho: Mi acné lo ocasionaba un exceso de testosterona en mi cuerpo. Saber la causa y entender por qué llevaba tantos años con la piel brotada me hizo sentir mucho alivio y esperanza.

El médico me mandó un tratamiento de tres pastillas. Primero, Isotretinoína, que es una droga muy fuerte que seca la cara (y muchas más cosas, como los ojos, la boca, las manos) y acaba con el acné rápido. De esa tomé una dosis muy baja y solo la tomé durante dos meses y después de una semana ya me había limpiado la cara. Segundo, Aldactone, que es una droga creada para curar otras cosas pero que casualmente inhibe la producción de testosterona, entonces muchos dermatólogos la prescriben para acné hormonal en mujeres. Esas las tomé también solo durante dos meses. Y, finalmente, me mandó unas pastillas anticonceptivas llamadas Bellaface, que tienen una dosis fuerte de hormonas femeninas y son las únicas que sigo tomando.

En un mes ya tenía la piel que siempre había soñado. Fue mágico. Fue todo lo que siempre había querido. PERO…

 

Siempre hay un pero. Para tratar mi acné hormonal, se necesitan hormonas. Y los efectos secundarios de las pastillas me parecieron terribles, especialmente las migrañas hormonales y el síndrome premenstrual que venía acompañado de unas ganas de asesinar a quien se me acercara.

En 27 años de vida, yo nunca había experimentado cambios de temperamento durante mi ciclo. Tal vez era gracias al exceso de testosterona, pero yo era la misma persona los 28 días del ciclo. Pero ahora que tomaba pastillas anticonceptivas para mi acné, de la nada me daban ganas de llorar inexplicables, sentía oleadas de mal genio y fastidio y en general, sentimientos que no podía controlar.

Sin embargo, las seguí tomando porque me tenían la cara divina. Y las tomé juiciosa durante dos años. Hasta que el año pasado, cansada de tener que estar esclavizada tomando una pastilla diaria y cansada también de los cambios de humor, decidí dejarlas. Pensé “ya han pasado dos años, tal vez mis hormonas ya se organizaron y voy a tener la piel bien por siempre”. Dos semanas después de dejarlas, volvieron los granos.

Durante los 4 meses que dejé de tomar las pastillas anticonceptivas, volvieron los granos y volvió el estrés de tener cosas en la cara que no podía controlar. Y me di cuenta de que definitivamente me causa más angustia tener acné que tener cambios de ánimo por culpa de las pastillas. Las dos posibilidades son una chanda, pero entre los dos males prefiero el que implica no tener granos.

A final de año volví a tomar las pastillas esperando que los granos desaparecieran. La situación sí mejoró pero no tengo la cara 100% limpia. Todavía me sale uno que otro grano, especialmente cuando me va a llegar el periodo. Entonces tuve que volver a donde mi dermatólogo y vamos a volver a hacer el mismo tratamiento de hace 3 años: Isotretinoína, Aldactone y Bellaface.

Como pueden ver, no sueno muy feliz. Y sí, tal vez esta no sea una historia con un final completamente feliz. La verdad es que es una historia en la que he tenido que hacer concesiones y he tenido que negociar conmigo misma qué prefiero. Ya acepté entonces que para tener la cara libre de acné, voy a tener que lidiar con los cambios de temperamento que las hormonas femeninas me causan. No es la solución ideal, pero la prefiero cien veces a tener acné. Además, me inventé un mantra cada vez que siento tristeza, rabia o fastidio inexplicables: “esto no soy yo, son las hormonas, esto no soy yo, son las hormonas”. Así me recuerdo a mí misma que lo que siento está producido por algo externo y que debo lidiar con eso para poder tener algo que me hace feliz: una piel normal.


¿Ustedes tienen acné? ¿Es hormonal? ¿Cuál es su historia y cómo lo han tratado? Cuéntenme en los comentarios y armamos una red de apoyo acneística.

Remedios caseros para combatir la migraña

Por: Laura Camila
Ilustraciones: Susana Velasco

He sufrido de migraña desde hace, más o menos, 5 años y me causa tanto dolor que es inevitable querer investigar como loca. En lo que he investigado he encontrado que la migraña se da porque el cerebro se comporta anormalmente, pero los médicos no han logrado encontrar las causas específicas que detonan esta enfermedad o la ruta química que hace el ataque, por eso es que, de repente, a uno le da migraña y no entiende por qué. Generalmente, una vez a uno le diagnostican migraña, la sufrirá durante toda su vida, con más o menos frecuencia dependiendo de los hábitos y esas cosas.

Las que sufren de migraña como yo, entenderán que no se trata de un simple dolor de cabeza; de hecho, después de tantos años de padecerla, es diferente cuando digo “tengo dolor de cabeza” a cuando digo “tengo migraña”. En la migraña, de hecho, el dolor de cabeza no es el síntoma más relevante; antes de eso dan náuseas, mucha sensibilidad a la luz y al sonido y mareo, en algunos casos.

A mí nunca se me ha curado la migraña sin medicamentos; pero tengo una suerte de ritual con remedios caseros que complemento con medicamentos y me ha funcionado para mejorarme en menos tiempo: es importante que si creen que sufren de migraña, vayan al médico para que les prescriban los medicamentos más adecuados según el comportamiento de su enfermedad y las condiciones de su cuerpo. NO SE AUTOMEDIQUEN.

En este post les quiero compartir los remedios caseros que me han funcionado:

PAÑITOS DE BRANDY

IMG_3321.JPG

Bueno, este remedio casero me lo compartió mi mamá porque ella no toma medicamentos para la migraña (mi heroína); consiste en tomar brandy hasta quedar inconsciente y olvidar la enfermedad. No es cierto.

Me ha funcionado todas las veces que lo he probado; no sé la explicación científica, pero asumo que tiene un efecto anestésico. Lo que tienen que hacer es tomar una toallita o pañito y mojarlo en brandy, luego se lo ponen en la frente o en dónde sientan más acentuado el dolor y se quedan dormidas.

No sean exageradas con el brandy, vuelvan a mojar el pañito un par de veces cuando lo sientan caliente y ya.

JENGIBRE

IMG_3332.jpg

El jengibre tiene un componente llamado gingerol, al que se le adjudican efectos antiinflamatorios y analgésicos.

Se pueden preparar una agua caliente de jengibre bien cargada. Pero personalmente, a mí no me gusta tomar nada caliente cuando tengo migraña, entonces en un botilito meto el agua de jengibre con hielo, ustedes pueden hacer lo mismo.

INFUSIONES DE HIERBAS 

IMG_3388.jpg

El agua de romero, manzanilla, albahaca o té verde sirve para combatir la migraña porque todas esas hierbas tienen efectos antiinflamatorios. De hecho, también funciona tomar las hojas sueltas y masticarlas.

Yo tomo infusiones cuando sé que me va a dar migraña (solo las expertas podemos predecirla) y me ayuda a relajarme para afrontar la enfermedad con dignidad y sin tensiones.

También, si tienen esencias relajantes como lavanda, se pueden untar una gotica detrás de las orejas cuando tengan migraña.

FRÍO

IMG_3399.jpg

Lo más reconfortante para un episodio de migraña es el frío. Sea en baterías de gel de las que se meten en el congelador, hielo, pañitos o una ducha de agua fría, distensiona los músculos de la cabeza y contribuye a que dure menos la enfermedad. Tengan cuidado si se van a bañar porque como no están en sus 5 sentidos, es muy probable que se caigan.

Hay personas que solo meten los pies en agua con hielo, pero esto me parece un choque muy fuerte con el cuerpo.

¿Sufren de migraña?¿Qué remedios caseros usan? Cuéntennos en los comentarios o en nuestro Instagram: @idearioblog 

 

Snacks saludables: chips de verduras

CHIPS DE VERDURAS WEB-01.jpg

Por: Maria Alejandra

Mi pinterest está lleno de recetas de comida saludable de las cuales, por supuesto, hago menos del 10%, pero esos pocos trucos y platos que he probado han sido deliciosos.

Hace tres meses empecé a buscar snacks para comer en la oficina porque en la tarde me da mucha hambre. Sí. Pensé en comer buñuelos y papitas de paquete pero luego recordé que no quiero morir de colesterol alto.

Así que los chips de verdura son perfectos para mí, no solo porque son saludables sino porque saben rico. Además puedo hacerlos el domingo en la noche para que me duren toda la semana.

Para hacerlos solo necesitan las verduras que más les gusten, aceite de oliva, una refractaria y un horno. No se demoran más de 40 minutos, así que ya saben cuál es el plan de su próximo domingo.

PASO-A-PASO.png

  1. Corten las verduras en pedazos pequeños que quepan en la refractaria, pueden ser julianas, rodajas o cuadritos . Yo usé cebolla, pimentón, zanahoria y papas. Precalienten el horno a 150 grados. Asegúrense de que el calor esté arriba y abajo.
  2. En una refractaria pongan un poco de aceite de oliva, encima pongan las verduras de forma ordenada para que no queden una sobre otra.
  3. Finalmente, pongan otra capa de aceite de oliva encima de las verduras y metan la refractaria al horno por 25 minutos.  Es importante que revisen cada 10 minutos a ver cómo van y no coman verduras rostizadas. Cuando estén dorados, saquen los chips del horno y déjenlos reposar. Cuando estén fríos los pueden guardar en un recipiente hermético.

FINAL

Si los hacen, cuéntennos en los comentarios cómo les fue o si usaron otras verduras. También pueden encontrarnos en Instagram como @IdearioBlog.

Haz tus propios productos de aseo y ayuda al planeta

Por: María Alejandra

Este sábado 22 de Abril se celebra el Día de la Tierra y en Ideario queremos ser más conscientes del impacto que tenemos en el planeta. Cada vez es más fácil acceder a productos que son saludables para nosotras, que no experimentan en animales y que son más amables con la tierra. Además, cada semana abren una nueva tienda en la que podemos comprar al granel tal y como lo hacían nuestras abuelas, así nos ahorramos el empaque plástico desechable cuando reutilizamos los recipientes que llevamos desde nuestras casas.
En este post voy a darles cinco recetas de cosas que uso frecuentemente en el baño y que hago en mi casa. Las ventajas que me da hacer esto es que me sale mucho más barato y que los ingredientes son naturales entonces no contienen parabenos ni conservantes, a diferencia de la mayoría de productos de aseo que se consiguen en droguerías y supermercados. El único “pero” es que tengo que hacerlos regularmente para que no se dañen.

básicos-aseo-portada

CREMA HIDRATANTE CORPORAL
Ingredientes: 
Manteca de karité, aceite de coco y manteca de cacao
Duración: 1 mes

básicos-aseo-crema-corporal-1-

En un recipiente, pongan en la misma proporción cada uno de los ingredientes. Para hacer suficiente crema para un mes necesitan 1/3 de taza de cada uno. Para mezclar necesitan poner el recipiente al baño maría o en un fondue sencillo y revolver hasta que tengan una textura homogénea. Dejen reposar por 40 minutos y queda lista su crema corporal con olor a chocolate.

Las dos mantecas, de cacao y de karité, las pedí en esta tienda virtual de productor orgánicos. El envío me costó $3.500 y me llegó al día siguiente.

básicos-aseo-crema-corporal-2

CREMA DENTAL
Ingredientes:
Aceite de coco y bicarbonato
Duración: 15 días

básicos-aseo-crema-de-dientes-1

Amo esta receta pero me costó mucho trabajo al principio porque el sabor no es nada agradable y todos estamos muy acostumbrados al sabor de las cremas dentales que se compran en supermercados. Para mejorar esto pueden usar de 3 a 4 gotas de aceite esencial de menta. El aceite de coco, como siempre decimos, es mágico y con uso continuo puede prevenir las caries, mientras que el bicarbonato ayuda a blanquear los dientes y a alcalinizar la boca para que tengamos un pH adecuado en el que no crezcan bacterias. Mezclen una cucharada de aceite de coco con dos cucharaditas de bicarbonato y listo.

básicos-aseo-crema-dental-2

ENJUAGUE BUCAL
Ingredientes:
Agua oxigenada, bicarbonato, sal y agua
Duración: 15 días

básicos-aseo-enguaje-

Esta receta se la pedí a mi odontólogo. Él me explicó la función alcalinizadora del bicarbonato y me dijo que estos ingredientes son perfectos para mantener la boca en buen estado y protegida de bacterias. Sólo necesitan mezclar media taza de agua, dos tapitas de agua oxigenada, una pizca de sal y una cucharadita de bicarbonato. Si la usan dos veces al día, tarán, tendrán dientes y encías sanas naturalmente.

ANTIMANCHAS PARA CICATRICES
Ingredientes:
Clara de huevo, limón y miel
Duración: 1 día

básicos-aseo-cicatrices-1

Si van a hacer esta receta necesitan usarla ese mismo día para que los ingredientes no se dañen. Mezclen una clara de huevo, tres cucharadas de miel y el jugo de un limón en un recipiente. Úsenlo durante 10 minutos sobre las cicatrices que quieran eliminar. Van a sentir que arde un poco pero ¡funciona!. Una vez enjuaguen la piel verán la diferencia. Yo lo uso cada 8 días porque me parece fuerte y generalmente con 3 aplicaciones logro el resultado.

básicos-aseo-cicatrices-2

DESODORANTE
Ingredientes:
Agua y alumbre
Duración: Toda la vida

básicos-aseo-desodorante-1

El alumbre lo consiguen en cualquier droguería, cuesta $900 y les dura al menos un año, lo que convierte este en el desodorante más barato del mundo. Sólo tienen que romper el bloque de alumbre en pedazos más pequeños (para que les quepa en un spray) y agregar agua. Al principio no va a ser tan eficaz pero cuando el cuerpo se acostumbre lo van a amar. El secreto está en que el alumbre al ser humedecido deja una capa mineral antibacteriana eliminando el mal olor en las axilas. También pueden usarlo en los pies.

básicos-aseo-desodorante-2

PERFUME
Ingredientes:
Cera de abejas, aceite de almendras y aceite esencial de lavanda
Duración: Seis meses

DSC_0717

Pueden ver el tutorial para hacer su propio perfume sólido aquí.

En lo posible usen un mezclador de madera como unos palitos chinos que les trajeron extra en el domicilio y usen recipientes reutilizables de vidrio que sean fáciles de lavar.

7 alimentos que debes evitar para no inflarte durante la menstruación

DSC_0635

Esta semana queremos celebrar nuestros úteros, reconciliarnos con la menstruación y hacerles altares a nuestros ciclos. La vaina es que a veces es complicado. Cuando estás acurrucada muriendo de cólicos, cuando te manchas después de un día terrible o cuando estás tan inflada que toda la ropa te queda horrible, es difícil pensar “ay, te amo, útero”.

Pero tranquilas. No os desesperéis, dice uno de nuestros mandamientos. Muchas cosas tienen solución y por eso hoy les vamos a compartir una lista de alimentos que deben evitar durante los días de la regla para no inflarse. Ya luego cuando se les vaya sí se pueden desquitar y comer lo que quieran.

LOS FRITOS

DSC_0554.JPG

Qué hermosura de arepaehuevo, ¿no? Es la más linda que hemos visto nosotras. Tiene hasta bordecito de pastel de carne, es una arepaehuevo refinada. Pero eso no le quita el hecho de que es frita y que por ser frita infla. El metabolismo procesa la grasa más lento que las proteínas y los carbohidratos (según la Asociación Norteamericana de Diabetes). Entonces la comida frita se queda dentro del cuerpo por mucho tiempo y hace que uno se vea y se sienta llena.

LOS FRÍJOLES

DSC_0564

Los fríjoles, así como las lentejas, contienen oligosacáridos, unos azúcares que el cuerpo no puede absorber que inflan y causan gases. Por eso, comer bandeja paisa o un burrito del tamaño de un bebé recién nacido tal vez no sea buena idea durante la menstruación.

LA SAL

DSC_0567.JPG

Comer alimentos muy salados hace que el cuerpo retenga líquidos y por eso uno termina con la barriga como si fuera una bomba llena de helio. Lo complicado es que bajarle a la sal no es solo soltar el salero. Hay alimentos que tienen mucha sal y uno no se da cuenta: las carnes empaquetadas, las sopas, los enlatados, el pan. En fin. Opta entonces por comer alimentos frescos hechos por ti en la casa para que te asegures de que no tengan mucha sal.

EL BRÓCOLI

DSC_0606

¿No es esa la foto más linda que han visto de un brócoli? No se dejen engañar. Ahí se ve muy inocente pero el brócoli tiene un azúcar llamado rafinosa que los humanos no podemos procesar completamente y por eso causa que nos inflemos y tengamos gases. Lo mismo pasa con la col, el repollo, el coliflor. La idea no es que dejes de comerlos (porque son alimentos muy buenos) pero durante el periodo, intenta que las porciones sean pequeñas.

LA GASEOSA

DSC_0612

Como son bebidas carbonatadas, las gaseosas hacen que uno se infle y además, si son dietéticas, tienen endulzantes artificales que hacen que uno retenga líquidos y se infle más. Entonces, suelten esas gaseosas de una buena vez.

EL CAFÉ

DSC_0626.JPG

Así como te estimula y te despierta, el café sobreestimula el sistema digestivo, irrita los intestinos y, como te deshidrata, obliga a tu cuerpo a retener líquidos. Entonces durante una semana intenta despertar de otra forma: con una ducha de agua fría, con ejercicio en las mañanas o usando el café para tirártelo en la cara.

LOS LÁCTEOS

DSC_0627.JPG

Los lácteos no hacen que todo el mundo se infle pero para la gente que es intolerante o muy sensible a la lactosa, sí le puede dañar el día. Eso pasa porque cuando la lactosa, el azúcar presente en la leche/queso/yogures, no es absorbida completamente en el intestino delgado y llega hasta el intestino grueso donde es fermentada por las bacterias intestinales. Los resultados son gases e hinchazón.

Estos siete son los mayores infractores en los tractos digestivos de las integrantes de ideario pero tal vez a ti varios no te hagan nada. La idea es que le prestes atención a tu cuerpo, veas con qué tipo de cosas te hinchas y así planees lo que vas a comer mientras tienes la menstruación.

Mi experiencia con la copa menstrual

COPAS MENSTRUALES

Por: Laura Camila
Ilustraciones: Susana Velasco

A los 13 años me llegó la regla y no sentí gran diferencia. Veía a mis amigas del colegio con cólicos, náuseas, pálidas cada vez que les llegaba y a mí no me pasaba nada. Pero esto cambió cuando empecé a crecer. De un momento a otro, me llegaba y era una tortura. Estaba de mal genio todo el tiempo, era irregular entonces me manchaba todos los meses, no entendía por qué el cuerpo no podía encontrar una manera más amable de avisarme que las células que recubrían mi útero se estaban desprendiendo.

Empecé a ir al ginecólogo, que en mi caso es mujer y una de mis mejores amigas así ella no lo sepa (Hola María Cris, si estás leyendo esto: te amo). Ella me ayudó a conocer mi cuerpo y a reconciliarme con él y con la regla. Finalmente no hay por qué hacer tanto revuelo si es algo que a TODAS nos pasa. No lo podemos detener, pero sí podemos hacer que esos días en los que la tenemos sean menos caóticos y, de hecho, podemos encontrar en la regla una oportunidad para encontrarnos con nosotras mismas. Imaginen que todo esto lo dije mientras sonaba All You Need Is Love de Los Beatles.

Ahora, en ese proceso de conocerme a mí misma, probé de todo. Usé toallas de todos los colores, tamaños, formas, con alas y sin alas. Probé tampones, para flujo regular, para flujo más fuerte, con aplicador y sin aplicador. Por cierto, si pudieron usar el aplicador sin pellizcarse el útero, me avisan. Creánme, lo he probado todo. Cuando era pequeña la única opción que tenía era usar toallas, porque mis papás me las compraban y porque pensaba que era lo único que existía. Entonces uno comete el error de quedarse en lo mismo por la costumbre y por la pereza de probar cosas nuevas. Pasa en la regla, en las relaciones interpersonales, en el trabajo, en todo, pero buscando opciones me encontré con la copa menstrual (que le sigue a Maria Cris en mi lista de mejores amigas).

UTERO

La compré. Ya no recuerdo cuánto me costó pero vale entre 60 mil y 80 mil pesos. A mí también casi se me desorbitan los ojos cuando supe que valía TODO ESO. Pero me puse a pensar y a hacer cuentas y resulta que en toallas o tampones me gastaba casi 20 mil pesos al mes y sé que parezco una persona completamente ordenada, que tiene todo claro en su vida, pero no, la verdad era que cuando me llegaba me tocaba salir corriendo al supermercado a comprar toallas, y así, cada mes.

COPAS MENSTRUALES

Los primeros días que usé la copa fueron completamente incómodos, para qué les voy a decir mentiras. Incluso me la puse mal varias veces y alcancé a gritar en el baño ¿A QUÉ HORA SE ME OCURRIÓ COMPRAR ESTA MIERDA?, pero quiero invitarlas a que recuerden: ¿quién se sintió bien la primera vez que se puso una toalla?. No sé ustedes pero yo me sentía orinada, pesada, no podía caminar bien por la angustia de mancharme. Igual con el tampón: ¿me lo puse bien? ¿qué tal no me lo pueda sacar? ¿perdí mi virginidad?. Todo es cuestión de práctica y costumbre. Ya después de cogerle el tiro es como conocer el paraíso. Tan así, que tengo que poner un recordatorio en el celular al final del día para quitármela porque se me olvida que la tengo puesta.

Descubrí que no produzco tanto flujo. En una toalla higiénica pareciera que uno se está desangrando y en un tampón ni se diga. Pero para que se hagan una idea, la copa menstrual cabe en la palma de la mano y nunca se llena completamente.

Yo la amo y no la cambiaría por nada, pero todos los cuerpos son diferentes. A mí me funcionó pero puede que a otras mujeres no. De hecho amigas mías se quedan con los tampones o las toallas higiénicas. Para eso es necesario que se conozcan y que prueben todas las opciones para poder decidir.

TIPOS DE CUERPO.jpg

Después de ya un buen tiempo usándola, les puedo recomendar la copa menstrual porqu tiene las siguientes ventajas:

  1. Está hecha de silicona hipoalergénica, el mismo material del que están hechos los catéteres que se insertan vía intravenosa. Lo que quiere decir que es higiénica y no porque lo diga yo sino porque la copa menstrual está certificada por SGS y la FDA, las organizaciones que se aseguran que lo que comemos, nos untamos o nos insertamos no nos haga daño.
  2. Esta es una revelación y quiero que suenen cantos gregorianos mientras se las cuento: Pueden hacer deporte tranquilas con ella puesta. La copa se adapta a la vagina y el vacío no permite ni que se pierda en nuestro cuerpo, ni que se salga.
  3. Contiene tres veces más sangre que un tampón. Se puede tener adentro hasta por 12 horas sin ningún problema. Claro que mientras se acostumbran y saben cómo usarla, es mejor que la retiren después de 4 o 5 horas.
  4. Es necesario desechar la que tienen y comprar otra después de 3 años. TRES AÑOS. Ya no se gastan 20 mil pesos al mes sino 2 mil pesos, o algo así. Me da pereza hacer matemáticas.
  5. La copa menstrual: 1 – Tampones: 0. La copa menstrual no ha registrado ningún caso de infección, como sí lo han hecho los tampones, que por el algodón o dejarlo mucho tiempo adentro, producen una bacteria o síndrome de shock tóxico.
  6. La copa se vacía al final del día en el inodoro y se lava con agua pringada. Al final del periodo menstrual se mete en una olla (especial para la copa) con agua hervida por 5 minutos. Así no siguen llenando el mundo de basura en forma de toallas higiénicas y tampones.

Hay muchas formas de ponérsela pero a mí me funciona más acostada porque siento que se acomoda más fácil. También hay varias maneras de manipular la copa para insertarla y distintas tallas dependiendo de la edad o de si tienen hijos. Acá les dejo un video que les enseña todas las opciones:

Yo la compré en Mia Luna, si entran a su página hay una cantidad de información para que la consulten y decidan.

Ya podemos dejar de sufrir cuando nos llega la regla. Al menos yo lo hice. Son días en los que debemos celebrar nuestros úteros, no solo escuchando la playlist que hicimos en Ideario, sino informándonos y encontrando la opción que mejor se acomode a nuestro cuerpo.

Remedios caseros para aliviar los cólicos

DSC_0641_1

Amamos nuestros úteros pero ponen a prueba nuestro amor cuando deciden lanzar esos rayos de dolor llamados cólicos. Desde nuestra adolescencia, a varias en el blog nos han dado cólicos de esos satánicos que lo doblan a uno en posición fetal y lo ponen a vomitar. Además de toneladas de ibuprofeno, estos remedios caseros nos han funcionado para calmar el dolor de una forma natural y que no nos dejan dopadas. Ojalá les funcionen.

LA BOLSA CALIENTE

Nuestra amada y adorada bolsa puede ser tu mejor amiga durante el periodo. Asegúrate de que la temperatura no sea muy alta para que no te quemes, póntela sobre la zona que te duela (el abdomen o la espalda), recuéstate y siente cómo tus músculos se relajan. Si no tienes la bolsa, puedes aplicar calor con una toalla mojada con agua caliente.

LA ALBAHACA

Una investigación rápida en Google nos informó que la albahaca tiene un componente llamado ácido cafeíco que alivia los dolores menstruales. Puedes usarla como especia cuando cocines o para hacer una infusión. Hacerla es muy fácil: pon una ramita de albahaca en un litro de agua, deja que hierva y luego espera a que se enfríe un poco. Toma una taza cada hora y te sentirás mejor.

LA CANELA

Además de oler rico, la canela sirve para relajarte, desinflamar y aliviar los espasmos musculares. Espolvoréala sobre tu comida o pon unas cuantas ramas en un té caliente. Si no te gusta mucho el sabor, puedes endulzarlo con miel.

EL JENGIBRE

Pon a hervir unos trozos de la raíz de jengibre durante 15 minutos. Sabemos que el sabor no es el mejor entonces agrégale miel o azúcar a tu gusto. Puedes colarlo si los pedacitos flotantes te molestan. Esta infusión te ayudará a desinflamar y a aliviar los espasmos.

DSC_0641_1

Prueba uno o dos de estos remedios, mira cuáles te funcionan y crea la costumbre en tu ciclo de aliviar los dolores con métodos naturales.